El Economista - 70 años
Versión digital

dom 19 May

BUE 9°C
Panorama

Si los días previos fueron graves, ayer fue aún peor

En una rueda, en la que el dólar blue abrió subiendo de $423 a $440, el Gobierno salió a vender dólares y sobre todo bonos para contener la corrida. Al final el billete terminó a $432, $9 arriba que el miércoles.

Con caída de bonos y suba del riesgo país. Hubo suba de tasas.
Con caída de bonos y suba del riesgo país. Hubo suba de tasas.
Luis Varela 21 abril de 2023

Completamente a contramano de lo que los inversores esperan escuchar desde hace rato, el Gobierno volvió a repetir otro día agudizando su política económica de cierre de la economía y de más cepos para operar libremente. Eso agudizó la corrida cambiaria, profundizó la baja de los bonos y elevó más el riesgo país. Sólo la Bolsa porteña se sostuvo, con otro día negativo en Nueva York, donde Tesla y T&T se hundieron.

Lentamente, como si no se viera por delante otra alternativa posible, cada vez más inversores se van convenciendo de que a partir de mañana y hasta que el próximo Gobierno se asiente un par de meses en el cargo se abrirá una ventana de licuación que va a ocurrir sí o sí. Por supuesto, como ocurrió varias veces en la historia argentina, la decisión de quién será el sector perdedor de esta poda saldrá del Gobierno, que avisará a sus amigos antes de que se produzca, si puede para que se salven. ¿Qué es lo que puede sobrevenir? Nadie puede asegurarlo.

La marcha del dólar soja

dolar soja 1
 

Ayer, transcurridas ya nueve ruedas de iniciado el dólar soja 3.0 y cuatro ruedas de dólar agro, se liquidaron desde el campo US$ 72 millones, pero como el BCRA tuvo que vender en el mercado US$ 28 millones para frenar la estampida del dólar, la autoridad monetaria terminó quedándose con una suba de reservas que al final fue de US$ 47 millones. Ya pasaron veinte días de abril, esperaban sumar del dólar agro unos US$ 5.000 millones en todo el mes, y por ahora no se llega ni a US$ 1.100 millones.

Frente a eso, los inversores se van asustando cada vez más, realizan algunos retiros de dólares de los bancos, hay cierto freno en los depósitos en pesos. Y eso obligó al Banco Central a subir nuevamente su tasa de interés de Leliq y plazos fijos, esta vez del 78% al 81% anual.

La suba de las canastas

pobreza
 

En línea con esa situación, mientras cada vez más consultoras realizan estimaciones con un IPC de abril que estaría en la zona del 7,3% mensual, aparecieron cifras del Indec que helaron la sangre: la canasta básica general subió en marzo 8%, por lo que una familia tipo necesitó ingresos por $191.118 para no ser pobre. Y la canasta básica alimentaria escaló 9% en marzo, por lo que una familia necesitó ingresos por $87.719 para no ser indigente.

Esto provocó un susto que llevó al dólar blue hasta un récord histórico sin precedentes de $440, que luego fue bajado a cañonazos con una lluvia de bonos de parte del Gobierno, que logró achicarlo a costa de deuda carísima a futuro. Terminó a $432, $9 por encima del cierre del miércoles. Y, por supuesto, que la quema de bonos, los titulos argentinos volvieron a caer y el riesgo país se elevó en otras 36 unidades hasta 2.617 puntos básicos.

Fernández con Massa

718222-af-massa-na
 

Fue tan grande el susto del Gobierno que Alberto convocó a Massa y a Pesce a Olivos, para sacarse fotos llenas de sonrisas para demostrar que en el Gobierno hay unidad y que está todo muy tranquilo. Pero en medio del incendio, Alberto fue a inaugurar un canal en ensenada y llamó a unirse al FdT (que tendrá una reunión decisiva este viernes) "para que la derecha maldita no vuelva a gobernar nunca más la Argentina".

Al mismo tiempo, además de subir la tasa de interés para que los pesos no se escapen de los bancos, el Gobierno aumentó el cerrojo de la economía, con el BCRA aplicando una nueva restricción que obliga a las empresas a diferir hasta fin de año pagos por US$ 2.000 millones, postergando de manera unilateral los pagos de servicios y de fletes.

Mientras se difundía esta decisión, la consultora Abeceb dio a conocer que la cuenta de comercio exterior de la Argentina se está derrumbando. Según Abeceb, "Argentina tuvo en marzo un déficit comercial de US$ 1.059 millones, el peor resultado desde agosto de 2018, con una tendencia que se profundiza. Las exportaciones mostraron la caída anual en porcentaje más grande de los últimos soete años y las importaciones se contrajeron el 4,2%". Y el canal comercial era la única fuente genuina de divisas que nos quedaba.

Mientras el mercado local vivía esta complicadísima situación, en Wall Street siguieron apareciendo balances trimestrales que no convencen, al punto que las acciones de AT&T o de Tesla terminaron con un derrumbe del 10%, con los inversores inquietos, a la espera de la suba de tasa base de la Fed a la vista. Con ese marco, el dólar global estuvo débil. Hubo leve baja en las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 3,6% a 5 años, 3,5% a 10 años y 3,7% a 30 años. Y con eso, en el exterior el dólar bajó contra casi todas las monedas: achicó 0,5% en Brasil, 0,4% en Japón, 0,2% en México y China, 0,1% contra el euro y en Chile y no cambió contra la libra.

El dólar en Argentina

dolar
dolar

A nivel local mientras tanto, el mercado cambiario fue literalmente una locura. El dólar blue salto $9 contra el miércoles, hasta un récord nominal de $432, el dólar Qatar subió $1,32 hasta $450,42, el Senebi saltó $7,20 hasta $436,78, el MEP subió $12,13 hasta $421,90 y el contado con liquidación saltó $6,37 hasta $435,95. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue saltó hasta el 92% y la del CCL con el mayorista fue del 100%

Con semejante brecha, sin dólares en el Banco Central y con pagos de cupones que ya están a la vista, los bonos argentinos enfrentaron otra rueda complicada. Con triple volumen, los bonos argentinos cayeron otro 3%, por lo que el riesgo país se ubicó en el mayor nivel de casi seis meses, otra vez nueve veces más alto que el de los países vecinos.

Esto sucedió, además, en el día en el que en la licitación revancha Economía tuvo que convalidar tasas del 132% efectivo anual a manos amigas, que le prestan con vencimientos antes de las PASO. En la licitación revancha de Ledes y Lecer que se hizo ayer,  con 23 ofertas, el Gobierno recaudó un adicional de $31246 millones. El 81% del dinero captado fue con una Letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de julio de 2023 (x18l3 - reapertura). El 16% con una Letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de julio de 2023 (s31l3 - reapertura). Y el 3% restante con una Letra del  Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de septiembre de 2023 (x18s3 -reapertura).

Las bolsas para abajo

mercados
 

En papeles privados las luces se siguen apagando. En Nueva York siguen entrando balances que no convencen y con eso el Dow cedió 0,3%, el S&P perdió 0,6% y el Nasdaq bajó 0,8%, reiteramos por su importancia, con caídas de casi 10% en papeles muy operados como AT&T y Tesla. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo subió 0,4% y la de México cedió 0,1%.

En el mercado local el Merval subió en pesos pero ni se movió medido en dólares. Con $6.577 millones operados en acciones y $11.193 millones en Cedears, La Bolsa de Buenos Aires subió 2,3%. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York mostraron subas del 1% al 2% para Loma Negra, Central Puerto, Galicia, Francés, Telecom, Macro y Supervielle; con bajas del 1% al 4% para Despegar, Adecoagro, Bioceres y Mercado Libre.

Detrás de toda esta realidad financiera, el mundo más real de las commodities sigue mostrando que la posibilidad de una recesión global no es una quimera. Por eso se vio una caída del 2,5% para el petróleo. Los metales preciosos estuvieron en alza, los metales básicos actuaron en baja. En Chicago cayeron fuerte todos los granos. En Rosario hubo precios mixtos, pero sin demasiadas operaciones. Y donde también hubo destrozos fue en el mundo cripto, ya que el Bitcoin cayó 3,7% y hubo derrumbes de hasta casi 5% en el resto de las criptomonedas.

Por arriba de la foto de ayer, la Bolsa de Cereales dio un anuncio que trajo más inquietud: recortó su proyección de cosecha de soja, aunque mantuvo la de maíz. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés