El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 12°C
Nueva suba de las tasas de la Fed: ¿hasta cuándo?
Escenario

Nueva suba de las tasas de la Fed: ¿hasta cuándo?

Tras el último movimiento, el mercado se pregunta si ésta será la última suba del ciclo de endurecimiento monetario que viene llevando adelante la Fed de Powell desde marzo de 2022.

Nadia Allemand 28 julio de 2023

Con el objetivo de seguir conteniendo la inflación, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció una nueva subida de 0,25 puntos básicos de sus tasas de interés, que pasan a un rango del 5,25 al 5,50% y alcanzan así su nivel más elevado desde 2001

El mercado se pregunta si ésta será la última suba del ciclo de endurecimiento monetario que viene llevando adelante la Fed desde marzo de 2022 o si un último incremento de las tasas podría anunciarse en septiembre, posibilidad que el Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, viene deslizando desde finales de junio.

Según los últimos datos publicados, el Índice de Precios al Consumidor del mes de junio fue del 0,3% mensual y del 3% interanual. Entre los sectores que presentaron los mayores aumentos de precios en junio se encuentran la vivienda (6,3%) y los alimentos y bebidas no alcohólicas (5,7%). 

Si bien la inflación viene cayendo desde junio de 2022 cuando alcanzó un máximo del 9,1% interanual, aún se mantiene por encima de la meta del 2% anual. A su vez, la inflación subyacente, que excluye de la medición a los alimentos y la energía, se situó en junio en el 4,8% interanual, valor lo suficientemente elevado como para seguir preocupando a la Fed. 

Sin embargo, se sabe que actualmente el índice preferido por la Reserva Federal para medir la inflación es el denominado supercore que será publicado este viernes. Éste propone una medición de la evolución de los precios aún más estrecha que deja de lado los alimentos, la energía y la vivienda. 

Desde la sociedad de bolsa local Criteria, su Director de Relaciones Institucionales, Gabriel Vidal, explica por qué cree que este índice es particularmente significativo hoy: "(Joe) Biden entregó en 2021 una cantidad gigante de cheques. Se le dio un stock inesperado a gente que no pensaba que iba a recibir un cheque y eso cambió el perfil de consumo y ahorro. En 2021, la Fed decía que la inflación era coyuntural, pero en 2022 se empezó a ver que los cheques habían cambiado el patrón de consumo y que había nueva data que procesar".

En este sentido, Nicolás Max, Director de Asset Management de Criteria, agregó: "La política fiscal está haciendo la tarea más difícil de la política monetaria. En este momento, el impulso fiscal es de cuatro puntos más del PIB que hace 12 meses. La política fiscal, que normalmente es contracíclica, en este momento está tirando para el mismo lado que la economía y la Reserva Federal tiene que hacer entonces un esfuerzo doble para contener la inflación. A pesar de que la inflación ha aflojado, la política fiscal expansiva que acelera el gasto impide a la Fed cantar victoria".

max
"La política fiscal está haciendo la tarea más difícil de la política monetaria", dice Nicolás Max, Director de Asset Management de Criteria

Paralelamente, el mercado de trabajo no está siendo afectado por los intentos de enfriamiento de la economía: el índice de desempleo del mes de junio fue de sólo el 3,6 %, situación que se considera de pleno empleo. Aun así, existe temor ante a una posible recesión y los mercados pronostican un futuro recorte de por lo menos 100 puntos básicos de las tasas en 2024, con reducciones escalonadas a partir del mes de marzo hasta llegar a un rango del 4 al 4,25% en noviembre. 

"Durante los 12 meses previos a la recesión, la tasa de interés llega a un pico y se mantiene durante un tiempo en ese nivel. Eso es lo que creemos que está pasando en este momento. Probablemente, en 2024 empezará el camino de baja de tasas. El mercado está pensando en un escenario de soft landing, con una baja de tasas ordenada, donde la recesión puede ser muy suave o prácticamente nula. Pero la realidad es que los episodios pasados nos han traído hard landing. No hay que olvidar que cada hard landing, primero pareció un soft landing. Si uno mira el pasado, de 13 veces que la Reserva Federal subió la tasa de interés, tres veces logró un soft landing y diez veces generó un hard landing", afirmó Max. 

Por su parte, la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de Estados Unidos publicó ayer su estimación de la tasa de crecimiento del país durante el segundo trimestre del año. Frente a previsiones que vaticinaban un resultado del orden del 1,8%, el PIB sorprendió con un aumento del 2,4% entre abril y junio de este año con respecto al mismo período de 2022. 

Si bien las cifras definitivas serán publicadas el 30 de agosto, los resultados parciales anticipan una mejora en el crecimiento con respecto al 2% interanual constatado en el primer trimestre. Los principales sectores que impulsaron este nuevo crecimiento fueron: el gasto del consumidor (con incrementos tanto en bienes como en servicios), la inversión fija no residencial, el gasto de los gobiernos estatales y locales, la inversión en inventarios privados y el gasto del gobierno federal.

En el plano local, el potencial impacto que la decisión de la Reserva Federal podría tener sobre la Argentina es aún incierto. 

El aumento de las tasas de interés estadounidenses y su consecuente incentivo al ahorro podrían, en teoría, implicar menos posibilidades de financiamiento externo para el país. Las economías emergentes, a fines de ser alternativas atractivas para los inversores internacionales, deberán ofrecer también mayores tasas de rentabilidad. En términos de comercio internacional, el encarecimiento del dólar podría provocar una contracción de la demanda y una eventual caída de los precios de los commodities, lo cual podría perjudicar la balanza de pagos y las reservas del Banco Central.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés