Expectativas negativas de los inversores

Moody's: el mercado considera que se marcha a otro default

El Gobierno se endeuda más y pierde reservas, pero no cambia de política económica

En la jornada de ayer la huida de capitales se profundizó.
Luis Varela Luis Varela 19-11-2021
Compartir

El Gobierno se radicalizó aún más ayer, y con eso, la huida de capitales se profundizó: hubo salida intensa de dólares, salto sin precedente para el dólar fuga, nueva baja para los bonos argentinos, con tasas a vencimiento insólitas, nueva suba de riesgo país, y el único lugar donde apareció alguna buena noticia fue en la Bolsa local, que subió, pero con menos volumen operado. 

Desde muy temprano hubo inquietud entre ahorristas pero sobre todo entre inversores más sofisticados. 

Además, se conoció una iniciativa del senador Oscar Parrilli para conseguir aprobar determinados proyectos sin necesidad de mayorías especiales, desconociendo de ese modo el avance de la oposición en las legislativas. Y, además, a la carrera, hubo máxima tensión en el Congreso porque el oficialismo aprobó, con la oposición retirándose del recinto, 116 decretos de necesidad de urgencia en minutos, casi sin ser leídos, en los que se juegan grandes decisiones, políticos y financieras. 

Mientras esto ocurría, decidido a no bajar el gasto ni un milímetro, y planteándole a la oposición que quieren buscar un acuerdo con el FMI con condiciones que el FMI rechaza desde hace 24 meses, el Estado se endeudó ayer por partida doble. Por una ventanilla, el Tesoro tomó $126.063 millones en una nueva licitación de deuda y por la ventanilla de atrás el Banco Central tomó de los bancos $190.000 millones en Leliq al 38% anual. 

Cayeron más los bonos 

Frente a este movimiento, los bonos argentinos entraron en una fuerte caída de más del 3%, por lo que los bonos más cortos del canje de deuda realizado por Guzmán hace apenas quince meses tuvieron importantes descensos en sus precios contado, y sus tasas a vencimiento alcanzaron máximos nunca vistos desde la reestructuración, con el bono AL30 llegando a una TIR del 25,9% anual y el AL29 superando el 26%, insólito. 

Frente a este movimiento el representante argentino en la calificadora Moody's dijo que " Argentina no tiene mucha deuda, pero tiene problema de financiación porque no tiene mercado de capitales propio, y eso sucede porque la población no cree en el peso, por problemas de cumplimiento. Y ante esta situación, lamentablemente debemos decir que los mercados creen que la Argentina va a defaultear nuevamente su deuda y nosotros estamos de acuerdo con eso". 

La fuerte baja de los bonos, con presión sobre los dólares financieros libres, determinaron que el riesgo país de Argentina volviera a subir ayer, al incrementarse en 23 unidades, hasta 1.743 puntos básicos, casi 300 puntos por encima de los niveles que había antes de las PASO y las legislativas, donde la oposición obtuvo un claro triunfo en las urnas, que el presidente Alberto Fernández eligió desconocer, plantear un hipotético acuerdo con el FMI, con un particular silencio de parte de la jefa política del Frente de Todos, Cristina Kirchner

El contexto global 

Esta compleja situación argentina se da con un marco internacional en el que el Covid sigue complicando la actividad en muchas naciones europeas, con EE.UU. por ahora embarcado en retirar los estímulos ya que su inflación es demasiado elevada. Por lo que se genera un marco internacional con presión para las monedas emergentes. Así, ayer hubo un resbalón importante para la lira turca, con fuerte tensión en Turquía porque en ese país el dólar acumula una suba del 20% en los últimos 30 días, al pasar de 9,20 a 11 liras. 

Al mismo tiempo, hubo presión en los mercados cambiarios de América Latina, ya que en el exterior el dólar subió 0,8% en Brasil, 0,6% en México, 0,4% en Chile y 0,1% contra el yen, pero bajó 0,1% contra la libra y cedió 0,4% contra el euro. 

A nivel local, mientras tanto, hubo gran participación del Gobierno para que los dólares no se dispararan. Hubo uso de reservas y de bonos, movida que frenó al dólar blue y al Senebi, pero que no pudo parar la estampida en los dólares financieros. El dólar turista subió 2 centavos hasta $174,82, el oficial subió un centavo hasta $105,95 pesos y el blue bajó 50 hasta $201. El dólar mayorista subió 6 centavos hasta $100,41, con el Banco Central perdiendo US$ 141 millones de las reservas. El dólar Senebi bajó $1,10 hasta $213,40, pero el dólar MEP subió $4,52 hasta $204,52 en tanto que el contado con liquidación subió $3,99 hasta $212,77. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 89,7% y la del CCL con el mayorista fue de 111,9%. Y, medidos en pesos, el euro subió 58 centavos hasta $114,19, la libra subió 15 centavos hasta $135,55 y el real bajó 14 centavos hasta $18,04. 

Parte de las reservas perdidas por el BCRA ayer tuvieron que ver con los movimientos de importación, generados por la brecha cambiaria que se sigue estirando. Al respecto, la Aduana sigue frenando el ingreso de productos del exterior para evitar que las reservas se sigan volando.  

Pero, tal como ocurre con las cápsulas de café Nespresso, el titular de su competidora Martin Cabrales advirtió que "también puede llegar a haber faltantes de cápsulas de café de su marca, ya que a lo mundial le agregás las trabas argentinas y hay problemas. Hay muchos insumos industriales que son importados y eso significa problemas de producción. Yo mismo quiero comprar una maquina en el mundo para fabricar acá y me piden pago ya y tardan un año, piensan con los problemas mundiales para que me voy a meter con un país como Argentina. Y piensen que mi empresa tiene ochenta años, y debo decirle al Gobierno que si no gano plata no puedo mantener el sueldo de los empleados, por eso espero que acuerden con el Fondo y que salgan de esta situación. Tienen que simplificar impuestos, es un lío pagar 120 tributos, todo tan dividido, es imposible, además en un alimento el 45% es impuesto y en una bebida 51%". 

Con esa estructura planteada por el equipo económico, Pablo Goldin, de Macroview advirtió que "hay que estar atentos, porque los veranos argentinos siempre son complicados. No queda claro cómo funcionará la alianza política. Alberto dijo una cosa pero Cristina todavía no habló. Hay pagos manejables hasta febrero y un pago impagable en marzo, y si no acordamos nos caemos del mundo". Y Gustavo Neffa (de Research for Traders) señaló "con la elección no ha cambiado nada (?) sabemos que un acuerdo solo con el FMI no alcanza, se necesita recuperar la credibilidad. Una brecha de más del 100% es inconsistente. No hay drivers, la elección pasó y lo del FMI está en pañales. Frente a esto los inversores tienen que estar protegidos. No veo por ahora haya nada que dispare una compra interesante de activos argentinos". 

Sin embargo, Economía señaló ayer que en la licitación recibió 527 ofertas, para comprar Lelites, Ledes,Lecer, Bote y Boncer por $ 126.063 millones. El 37% de lo captado fue en un bono del Tesoro nacional en pesos a tasa fija 22% vto. 21 de mayo de 2022 (ty22p - reapertura), el 25% en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 30 de junio de 2022 (x30j2 - reapertura), el 16%  en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 - reapertura), el 12% en un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,4% vencimiento 25 de marzo de 2023 (tx23 - reapertura) y el 10% en una letra de liquidez del Tesoro en pesos a descuento con vencimiento 15 de diciembre de 2021 (nueva) (solamente para fondos comunes de inversión). 

Mientras todo este mundo financiero muestra gran inestabilidad, las consultoras dicen que los precios de noviembre siguen subiendo fuerte, que se viene una suba para la carne de dos dígitos y, según el Indec, se informó ayer que el índice de precios mayoristas subió 2,8% en octubre contra septiembre. O sea, la inflación sigue horadando a la sociedad: la canasta básica aumentó 2,6% en octubre y una familia tipo necesitó $ 72.365 para no ser pobre. Y una familia necesitó 31.000 pesos de ingresos mensuales para no ser indigente. 

Cierres mixtos en las bolsas 

Mientras tanto, en los mercados bursátiles del mundo los índices de van apagando, con cada vez más analistas especializados diciendo que por ahora la codicia le gana al miedo, pero eso no va a durar demasiado más. Así, ayer hubo cierre mixto en la Bolsa de nueva york: suba del 0,5% para el Nasdaq, alza del 0,3% para el S&P y baja del 0,2% para el Dow. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó otro 0,6% y la de México bajó 0,4%. 

En el mercado bursátil local, luego de las fuertes caídas de las últimas dos semanas, hubo una pausa. Una dura editorial de The Economist señaló que la elección del domingo “puede marcar el principio del fin del kirchnerismo”. Y así, con algunos precios de regalo, la bolsa local repuntó, pero con bajo volumen de negocios. Con apenas $1.649 millones operados en acciones y $3.043 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 2,2%. Mientras que los ADR argentinos en Nueva York mostraron una realidad mixta, con suba para Despegar, Telecom, YPF y Pampa E, pero con bajas para IRSA I, Central Puerto, IRSA P y Mercado Libre. 

En línea con lo que pasó con las commodities, hubo mucho alboroto por los nuevos impuestos que está aplicando el Gobierno argentino a los envases y a las criptomonedas. Y el panel de materias primas mostró que el mundo está en ebullición: el petróleo recuperó 1,1%, los metales preciosos estuvieron débiles, los metales básicos mejoraron, los granos no tuvieron un buen día. Y lo más destacado de todo, muy ligado a los impuestos que se les quieren aplicar en el mundo y en Argentina, los que más sufrieron fueron los criptoactivos: el Bitcoin cayó otro 4%, ya pierde US$ 10.000 desde el pico del ETF, y el resto de las criptomonedas tuvieron caídas de hasta el 10%. 
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés