El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 10°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 10°C
Descontento por nuevas medidas

La canción es repetida y los inversores bailan menos

La suba de retenciones está generando malestar. Los volúmenes operados se achican y los dólares financieros se afirman. Los bonos no salen de su pantano.

El mercado argentino funcionó con los dólares financieros subiendo nuevamente, en tanto que las acciones mejoraron.
El mercado argentino funcionó con los dólares financieros subiendo nuevamente, en tanto que las acciones mejoraron.
Luis Varela Luis Varela 21-03-2022
Compartir

El otro día al borde de la cornisa y con fuertes tensiones, el ministro de la Producción Matías Kulfas se plantó antes los empresarios, exigiéndoles que retrotraigan precios, en una reunión con fuertes discusiones, en la que alguno de los presentes preguntó si YPF también volvería sus precios hacia atrás, y ante una risa general todos comprendieron lo evidente: el sector privado seguirá siendo exprimido por un sector público que no está dispuesto a bajar el gasto ni un solo centavo.

Estos encuentros nerviosos entre Gobierno y empresarios se dieron en un día en el que el sector Público Nacional admitió que registró un déficit primario de $76.283 millones en febrero, por lo que cálculos de organismos privados advierten que en los últimos doce meses el déficit primario creció 306% y los subsidios a la energía subieron 95%. 

Y justamente el agujero energético fue uno de los temas que más inquietó al ministro de Economía, Martín Guzmán, que fue fuertemente presionado por el ala K desde la Secretaría de Energía, en un momento en el que tenemos un país en el que Presidente y vice no se hablan. Insólito.

La suba de retenciones

Además de medidas estrictamente fiscales, que no tienen nada que ver con la inflación, el Gobierno había anunciado el fin de semana la suba de retenciones a los derivados de la soja y al biodiesel, además de conformar un fideicomiso para el trigo, con la intención de impedir que el kilo de pan vuele por encima de los $350. 

Y ayer, en medio de todas esas discusiones, se conoció además que Kulfas, poniendo al kirchnerista Roberto Feletti al mando, ordenó la creación de otro fideicomiso, esta vez para ponerle un freno a las frutas y las verduras.

Frente a todas esta decisiones, que fueron tomadas de manera reiterada desde asirios y caldeos hasta ahora, siempre con éxito absolutamente nulo, la Asociación de Consumidores salió a advertir que "las medidas del Gobierno son parches, es como tener el techo lleno de goteras y arreglar todo poniendo baldes". Y desde la Cámara de Supermercados Chinos (centros de venta que están desapareciendo cada vez más) denunciaron: "Lo que se hace es maquillaje, tienen que hacer una reforma tributaria y laboral, ¿cómo es posible que sigan con una receta que se aplicó cien veces y nunca funcionó?”.

El movimiento del dólar

Detrás de ese gran tema en el centro del escenario, el mercado argentino funcionó con los dólares financieros subiendo nuevamente (con el blue tranquilo), en tanto que las acciones mejoraron con bajo volumen de negocios, en tanto que los bonos permanecieron planos con un leve incremento de 5 unidades en el riesgo país, hasta 1.791 puntos básicos, diez veces más alto que el de los países vecinos de nuestra propia región.

El mercado cambiario está mostrando un raro comportamiento. Mientras los pequeños ahorristas tienen que salir a vender dólares del colchón para cubrir gastos cada vez más altos, los dólares financieros siguen subiendo de manera muy consistente, tanto que el dólar mep acaba de anotar una suba de trece pesos en la última semana, alcanzando ayer los $198, colocándose ya muy cerca del blue, que se mantuvo a $202.

De fondo, a pesar del acuerdo logrado por el Congreso para refinanciar la deuda con el FMI, hay cierta inquietud porque el directorio del FMI decidió postergar la discusión sobre el tema argentino. No tomará el día de mañana como fecha de default, por falta de pago, sino que discutirá todo en el directorio el viernes próximo, con varios países mostrando desconfianza por el portazo que dio Cristina Kirchner al acuerdo. Y, de no haber fracaso en la votación, todo se correría hasta el 31 de marzo, día en el que supuestamente se enviarían los dólares, y se completaría el pago de la cuota que se le debe en este momento al FMI, de US$ 2.850 millones.

Las tensiones globales

Junto con este retraso, el ministro Guzmán, que parece un malabarista que debe manejar diez pelotas en el aire, siguió con sus tratativas para ver si logra encontrarle alguna salida a la inminente dificultad por la provisión de gas en el invierno, luego de que los K retrasaran la suba de tarifas durante trece meses. 

Y anoche, además, se tomó un avión rumbo a Francia, para ver si el Club de París entrega alguna dispensa, porque detrás de este pago, esta misma semana, también debía cobrar una cuota, que no podrá ser cubierta hasta que el FMI termine de seguir dándole oxígeno a la quebrada Argentina.

Junto con todo este complicado marco, siguieron las tensiones mundiales en torno a la guerra de Rusia contra Ucrania. La Unión Europea finalmente comprendió que seguir comprándole crudo a Putin significaba financiarle el gasto en armas, por lo que decidió cortar con la compra de petróleo y el barril volvió a subir fuerte, tanto que ayer aumentó más del 5%, colocando al WTI en US$ 110 y al Brent en US$ 116, con una materia prima que impulsa el valor de todos las commodities.

Detrás de la suba del petróleo, los que más reaccionaron fueron los granos, que volvieron a anotar fuertes subas de hasta el 5% en Chicago, sobre todo en el trigo. Movimiento que movilizó al titular de la Fed, Jerome Powell, a advertir que finalmente se verá obligado a realizar subas de interés más agresivas, algo que causó inquietud en el mercado cambiario mundial y también movilizó a los mercados bursátiles.

Con precios tan altos para el petróleo y para los granos, el gran ganador de la jornada fue Brasil, que fue pura sonrisas. En el exterior, el dólar subió 0,4% contra el euro y 0,2% contra el yen, no cambió contra la libra y el mexicano, pero cayó 1,2% en Chile y se hundió 1,7% en Brasil, colocándose por debajo de 5 reales por dólar, al menor valor de los últimos nueve meses, todo en campaña electoral, con Lula arriba en las encuestas, pero con Bolsonaro recuperando escalones.

Un poco más de deuda

Mientras Guzmán volaba hacia París, su equipo de la secretaría de Finanzas se preparaba para salir a tomar hoy más y más deuda. Desde las 10 de hoy Economía colocará más Lelites, Ledes, Lepase y Boncer. Le ofrecerá a los fondos comunes de inversión una letra de liquidez del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 18 de abril de 2022 (nueva). 

Le ofrecerá a los creadores de mercado tres letras, una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (s29l2 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a tasa variable más margen con vencimiento 16 de agosto de 2022 (nueva); y una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura). Y le ofrecerá a los inversores en general dos bonos, un bono  del Tesoro nacional en pesos ajustados por CER 1,55% vencimiento 26 de julio de 2024 (t2x4 - reapertura); y un bono del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER 2,00% vencimiento 9 de noviembre de 2026 (Boncer 2026 2,00%) (tx26 - reapertura).

El mercado está muy atento al resultado de este llamado. Todo el mundo está percibiendo que el Gobierno acordó un programa con el FMI, que el board tiene que aprobarlo, pero por ahora no se está siguiendo ninguna de las sugerencias. Hasta ahora, con una inflación del 52% anual, los plazos fijos pagan 10 puntos menos. En los últimos treinta días, con una inflación mensual del 4,7% el dólar mayorista subió 2,7%, por lo que se sigue utilizando como ancla. Y nada parece indicar que si el board aprueba el acuerdo Alberto pueda aprobar ni siquiera la primera auditoría. Y ahora está mucho más solo: sin los K acompañándole y con Pablo Moyano advirtiéndole que si llega a haber un ajuste "los trabajadores saldrán a las calles".

Con ese marco, mientras la Bolsa de Nueva York anotó una baja promedio del 0,3%, con una suba del 0,7% en la Bolsa de San Pablo y del 2% en la de México, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,1%, pero con un volumen muy bajo, de apenas $1.510 millones operados en acciones y $2.623 millones en Cedears. En el mercado cambiario del día el Central terminó vendiendo dólares para que la suba de los tipos de cambio libres no fueran mayores, pero compensando con el comercio exterior sumó US$ 5 millones en reservas. Todo muy chiquito, mínimo, con un cuadro de situación que al board del Fondo le generará muchas dudas a la hora de poner los pulgares hacia arriba.

EL DATO

-49

El BCRA tuvo ayer su tercera rueda consecutiva en rojo, con ventas por US$ 49 millones. Así, el saldo mensual se achicó hasta US$ 463 millones (sigue siendo el mejor arranque de mes desde octubre). “Destacamos que el volumen operado (US$ 421 millones) fue el mayor desde mediados de diciembre del año pasado”, dijeron desde PPI.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés