El blue rozó su máximo del año

En un contexto complejo, los dólares alternativos vuelan

La huida del peso se acentúa y en los valores alternativos se rozaron los $200

Los dólares paralelos rozaron los $200.
Luis Varela Luis Varela 20-10-2021
Compartir

Con un descontrol que casi no tiene precedentes, el Gobierno argentino amenazaba ayer en una puerta a un cúmulo de empresas con aplicar la ley de abastecimiento si no cumplen con el congelamiento de precios electoral (por 90 días), mientras que por la puerta de atrás entraban los fabricantes de motos y de vinos advirtiéndole que habrá desabastecimiento de esos productos porque no tienen insumos para seguir trabajando. 

Los súper cepos ultra recargados que viene aplicando el Gobierno para que la economía no colapse antes del 14 de noviembre están provocando diferentes tipos de burbujas que brotan desde abajo de una alfombra que ya no puede tapar el equipo económico que jamás quiso mostrar un plan ni bajar el gasto, aplicándole todo el peso del ajuste a los privados, que ya están asfixiados y no pueden seguir. 

La difícil situación se coronó ayer con una gigantesca absorción de $ 394.780 millones en Leliq que tomó el Banco Central de los depósitos bancarios que la gente tiene en las entidades financieras. Miguel Angel Pesce retiró todos los pesos que pudo del mercado, ya que en este momento hay una suerte de tsunami, en el que los tenedores de pesos sobrantes se desprenden de ellos y forman demanda en todos los dólares que pueden encontrar. 

El rumbo del dólar 

De ese modo, mientras ayer el dólar subió 1% en Brasil, no cambió en Japón y bajó 0,2% contra el euro, cedió 0,5% contra la libra y achicó 0,8% en México y en Chile, en Argentina los 14 dólares de Alberto volvieron a subir.  

El dólar turista subió 15 centavos hasta $173,05, el oficial subió 9 centavos hasta $104,88 y el blue saltó $1,50 hasta $187. El dólar mayorista subió 4 centavos hasta $99,31, con el Banco Central sumando US$ 40 millones a las reservas, hasta US$ 42.983 millones brutos. Mientras que el dólar Senebi saltó $1,67 hasta $195, pero con los alternativos operados con Cedears, ADR o criptomonedas montándose en los $200. El dólar MEP subió 34 centavos hasta $178,36 y el contado con liquidación avanzó 34 centavos hasta $178,46. Y, medidos en pesos, la libra subió 67 centavos hasta $136,96, el euro subió 29 centavos hasta $115,55 y el real bajó 26 centavos hasta $17,74.  

La inestabilidad local se encuentra con un problema adicional. Brasil está sumergiéndose en una crisis de proporciones, tanto que ayer -en línea con  Argentina- fue uno de los pocos países del mundo en el que el dólar estuvo en alza, con fuerza. Y, sobre todo, se profundizó la caída de la Bolsa de San Pablo, con un cúmulo de inversores que están de salida por tener un presidente como Jair Bolsonaro, capaz de hacer cosas totalmente inesperadas, y con un posible candidato que lo reemplace, como Lula, que también asusta a los tenedores de capital. 

Todas estas situaciones se dan en un mundo que sale del Covid muy lentamente, con exceso de dinero en efectivo y escasez de oferta, con todos los inversores mirando los movimientos con dos ojos, ya que en tres semanas puede iniciarse el tapering de la Reserva Federal, al tiempo que empiezan a mirarse con cierto cariño las tasas largas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que ayer se ubicaron en el 1,16% anual a 5 años, 1,64% a 10 años y 2,1% a 30 años. 

Este generalizado desconcierto está provocando una ebullición en los inversores y en los commodities. Ayer se produjo el debut del ETF a través del cual los inversores podrán operar libremente y en blanco con Bitcoin en la Bolsa de Nueva York, y la principal criptomoneda volvió a estar en el centro del escenario, con un salto del 4,3% que la llevó a un precio récord de todos los tiempos de más de US$ 64.000. Mientras que el petróleo siguió subiendo, los metales preciosos estuvieron firmes, los metales básicos estuvieron mixtos (pero con el níquel volando), aunque para mal de Argentina con los granos más tranquilos, ya que las cosechas vienen abundantes en todas partes. 

Esta situación, mas la llegada de balances con muy buenas ganancias, hicieron que la Bolsa de Nueva York siga sin freno: hubo subas del 0,5 al 0,7% en los principales índices de Wall Street, pero las Bolsas latinoamericanas siguen muy débiles, con baja del 0,5% en la Bolsa de México y dura caída del 3,3% en la de San Pablo, con muchos inversores preocupados por la situación de Petrobras. 

En la Bolsa de Buenos Aires, sin embargo, con la expectativa de que en las elecciones del 14 de noviembre se repita un resultado parecido al de las PASO, con $1.558 millones operados en acciones y $3.729 millones en Cedears, se registró una suba de 1,7%, con un resultado mixto en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York. 

Los bonos locales siguieron sin fuerza, el riesgo país cedió 4 unidades, hasta 1.648 puntos. No hay interés, ni de inversores externos ni de inversores internos por tomar posición en titulos públicos argentinos. Por ahora se está pensando que la elección puede mejorar el valor de las acciones, pero los bonos no parecen tener driver ni con las urnas, ni con un posible acuerdo con el FMI, si se concreta en el verano. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés