El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 8°C
Enfrenta dos desafíos

El mundo se aplasta y el peor escenario es el de Guzmán

Por Omicron, Ucrania y las tasas de la Fed, las commodities y las bolsas del mundo entraron en descompresión

Los analistas advierten que el mercado de pesos está perdiendo volumen y que eso le irá haciendo cada vez más difícil a Guzmán rolear la deuda.
Los analistas advierten que el mercado de pesos está perdiendo volumen y que eso le irá haciendo cada vez más difícil a Guzmán rolear la deuda. Archivo
Luis Varela 12 abril de 2022

En medio de un momento esencial en la vida de una persona, el presidente Alberto Fernández experimentó su segunda paternidad el domingo (llegó Francisco, en el Otamendi) y en vez de confirmar que se tomaría una licencia, avisó que solo faltará tres días y que el miércoles estará nuevamente en su puesto, ya que pasado mañana se vivirá probablemente una de las jornadas más difíciles de toda su Presidencia.

En realidad, mañana y pasado el Poder Ejecutivo deberá rendir dos exámenes bien complicados. Mañana el ministro de Economía, Martín Guzmán, saldrá a tomar más deuda (con revancha el miércoles, en Lelites, Ledes, Lepase, un bono Badlar, un Boncer y canasta de Boncer, además de hacer otro canje del bono dollar-linked TV22D. Y el miércoles todos los ojos del país estarán sobre Alberto y Guzmán, porque el Indec dará a conocer el IPC de marzo: según adelantos, estaría en la zona del 6,3% de inflación de marzo, por lo que la variación anual llegaría al 54% anual, la mayor variación desde 2022.

El mercado de pesos

Por supuesto, los dos desafíos son bien complicados: los analistas financieros advierten que el mercado de pesos está perdiendo volumen y que eso le irá haciendo cada vez más difícil a Guzmán rolear la deuda, para ir cumpliendo efectivamente con los pagos de bonos que ya no son heredados de Mauricio Macri, sino de la propia administración actual. Y como hay límites a la emisión, se especula que para cubrir expectativas Economía recurrirá, como hizo otras veces, colocando papeles de colores en organismos públicos, entre ellos canjeando Leliq por Letras o Bonos del Tesoro, que luego son negociados en el mercado secundario.

Y si se confirma que la inflación de marzo fue del 6,3% (promediando el 5,9% que midió la CABA y el 6,8% que midieron los gremios), habrá más presión encima del Gobierno para que las paritarias sean cada vez más frecuentes. Ayer la Federación Obrera de la Industria del Vestido y Afines cerró un aumento del 53,4% y es el primer gremio en acordar. Pero finalizó sin acuerdo la reunión del Gobierno con organizaciones sociales opositoras: prometieron no hacer un nuevo acampe el miércoles (que hasta ahora permanece), pero advierten que se viene una protesta nacional. .

En medio de esa compleja realidad, voces de diferentes puntos del espinel político salieron a decir que Alberto vendrá el miércoles preparado para hacer algunos cambios. Los rumores indican que se prepara la vuelta de Agustín Rossi (descartado por Cristina en Santa Fe en la última elección) a un puesto clave del Gobierno, que podría ser el Ministerio del Interior, con la idea de desplazar a Eduardo de Pedro al caliente Ministerio de Justicia, puesto que el referente de la Cámpora no estaría dispuesto a aceptar.

Mientras todas esas movidas de palacio continúan, la realidad que afronta la gente cada día encuentra a las familias cada vez más complicadas, con los gastos convirtiéndose en una cuesta arriba imposible de superar.  Ayer mismo hubo consultoras que advirtieron que cuatro de cada diez de los productos con precios cuidados que tanto promociona el secretario de Comercio Feletti no están en las góndolas: hay escasez de aceites, leche, harina, yerba, galletitas y mayonesas. Y ahora una compra de cuatro cosas se llevan $1.000 y se sale de almacenes o supermercados con las bolsas a medio llenar.

Esa situación de precios carísimos y escasez de fondos está generando en muchos hogares la necesidad de levantar el colchón y desprenderse del "canuto" que se pudo juntar en alguna época pasada, por lo que ayer el mercado cambiario estuvo muy repartido.

El dólar afuera

En el exterior el dólar estuvo muy repartido: subió 0,9% contra el yen, 0,3% en chile y 0,1% contra la libra; pero bajó 0,1% contra el euro, 0,3% en Brasil y 0,6% en México. Y en Argentina bajó otros dos pesos en el blue, hasta 195 pesos (el menor valor desde octubre), pero los dólares financieros libres estuvieron mixtos, con el MEP apenas abajo y el CCL apenas arriba, ambos cotizando en la zona de los $191.

Esta compleja foto de escasez de fondos y de productos que se vive en Argentina está surgiendo en un mundo en el que todos los analistas plantean que la economía global marcha hacia una desaceleración, con posible condición de estanflación, si es que no llegamos a una recesión como la de Japón, que está sufriendo una corrida cambiaria notable, que llevó al precio del dólar de 103 a 125 yenes, en el valor más bajo para la moneda japonesa de los últimos veinte años.

En realidad, tres componentes están formando la escenografía actual. Por un lado, los contagios de Omicron están castigando mucho a China, tanto que está confinando a ciudades con millones de habitantes, frenando mucho la actividad y cancelando los pedidos de varios productos. También está el riesgo de que Putin intente una embestida aguda contra el este de Ucrania, después de haber fracasado en su intento de tomar Kiev (ciudad donde ayer el primer ministro inglés Boris Johnson estuvo caminando junto al presidente Volodimir Zelensky, adelantándole que Gran Bretaña el enviará aún más armas para frenar la ofensiva rusa). 

Y, la bomba atómica para los operadores financieros es el anuncio en ciernes de la Fed, ya que hoy se conocerá que EE.UU. habría tenido en marzo una inflación anual del 8,4%, por lo que la absorción de dólares y la suba de tasas son irrefrenables. De hecho ayer las tasas largas de EE.UU subieron a su mayor nivel desde marzo de 2019: colocándose en el 2,8% anual tanto a 5, como a 10 y a 30 años.

Bolsas para abajo

El duro impacto de Omicron, Ucrania, pero sobre todo la tasa de la Fed puso a la mayor parte de las bolsas del mundo en rojo. El día empezó muy mal en las bolsas chinas con caídas de más del 3%, en Europa se salvó la Bolsa de París (gracias a que Macron salió primero por poco, con el tercero anunciando que lo apoyará en el balotaje y que podrá vencer a Marine Le Pen y seguir en la Presidencia de Francia). Pero hubo una dura caída en Wall Street: el Dow perdió 1,2%, el S&P achicó 1,7% y el Nasdaq cayó 2,2%. La bolsa de san pablo bajó 1,2% y la bolsa de México achicó 0,4%. Y en Buenos Aires las cosas tampoco estuvieron bien: con $909 millones operados en acciones y $3.361 millones en Cedears, el índice S&P Merval cayó otro 1,6%. Y, lo que es peor, los ADR argentinos que cotizan en Nueva York sufrieron una baja en bloque de hasta el 4%, con Bioceres, Francés, Telecom, Galicia, Central Puerto y Mercado Libre como las más afectadas.

¿Cuál es la raíz de esta baja global de las bolsas? La desaceleración mundial se aproxima cada vez con más seguridad y están por llegar los balances. Hay condiciones contables con dificultades para muchas empresas, que empiezan a medir gastos, por menor actividad en todas partes. De ahí que ayer hubo una nueva baja del 3,3% para el petróleo, los metales básicos estuvieron aún más cuesta abajo, e incluso los granos también perdieron valor, sobre todo en Rosario, con la Argentina sufriendo un paro por tiempo indeterminado de parte de los transportistas de granos por falta de gasoil y por reclamos en las tarifas de los fletes. Con todo ese cuadro, los inversores más osados huyeron de las criptomonedas, que anotaron ayer caídas de entre 6 y 8%. Pero, atención, siguen montándose sobre los metales preciosos como refugio, tanto que lentamente el oro se va acercando a los US$ 2.000 por onza y la plata acaba de superar los US$ 25.

Aquí, en lo local, todo estará centralizado desde esta misma madrugada en lo que pase con el ministro Guzmán. El kirchnerismo en pleno lo culpa de todos los males, cuando la inflación actual es producto directo de no haber actualizado tarifas de gas y electricidad y de haber repartido el plan platita para recuperar votos entre la PASO y la legislativa pasada. Media hinchada oficialista está empujando para que Guzmán se vaya, Alberto por ahora lo sostiene, quizás no encuentre alguien capaz para reemplazarlo, y que aguante esa silla caliente.

El desafío de Guzmán

Hoy el ministro necesita una gran recaudación porque los vencimientos en pesos que se amontonan en los próximos 45 días son enormes. Por eso, le ofrecerá a los  fondos comunes de inversión una letra de liquidez del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de abril de 2022 (nueva). Y le propondrá a los denominados creadores de mercado una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (s29l2 - reapertura); una  letra del Tesoro nacional en pesos a tasa variable más 14% con vencimiento 16 de agosto de 2022 (sg162 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura); y una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2022 (s30s2 - reapertura). Además, como si todo eso fuera poco, también les presentará a los creadores de mercado un bono del Tesoro nacional en pesos a tasa Badlar privada más margen con vencimiento 18 de abril de 2024 (nuevo); un bono del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER 2,00% vencimiento 9 de noviembre de 2026 (Boncer 2026 2,00%) (tx26 - reapertura); y una canasta compuesta en un treinta por ciento (30%) por el bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,45% vencimiento 13 de agosto de 2023 (t2x3 - reapertura) y en un setenta por ciento (70%) por el bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,55% vencimiento 26 de julio de 2024 (t2x4 - reapertura). Y como si toda esa basura debajo de la alfombra no fuera suficiente, el ministro también sale a canjear un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,10% vencimiento 29 de abril de 2022 (TV22D) por una canasta de instrumentos en el marco del artículo 8 de la ley 27.561. 
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés