El blue rozó los $200

Dólar y riesgo suben, bonos bajan y las acciones flotan

Hay incertidumbre. Nadie sabe qué pasará ni el 15, ni con el FMI. Se teme a la inflación. Eso llevó al contado con liquidación libre a $216

Las acciones argentinas tuvieron un buen desempeño, mientras que dólar siguió su
Luis Varela Luis Varela 04-11-2021
Compartir

A 250 horas de las elecciones legislativas y con una inflación que no da tregua, la huída del peso se profundiza. 

Esa preocupante tendencia de salida se vio ayer en una nueva suba para los 14 dólares de Alberto, con valores récord para los dólares blue, MEP y contado con liquidación libre, al tiempo que los bonos argentinos sufrieron la undécima caída de las últimas trece ruedas. Y lo único que se salvó del mundo de las finanzas fue la Bolsa de Buenos Aires, que logró subir más del 3%, con el mayor volumen diario de negocios desde el día siguiente a las PASO del 12 de septiembre.  

Todo este movimiento de salida plantea valores absolutos de pánico, completamente atados a la cuestión electoral y a la negociación con el FMI, y a la enorme incertidumbre por lo que vendrá el días 15, un día después de que se vote: en los papeles, como se desconoce si el oficialismo perderá por más o si logrará achicar diferencias, nadie sabe quién se quedará con el poder parlamentario. Y, detrás de eso, se desconoce por completo cuál será el Gobierno y el Gabinete que tendrá el país para el arranque de dos años, hasta  2023, que todo el mundo adivina muy complejos. 

La inflación, siempre 

Por supuesto, el fondo de la cuestión está ligado al inmediato traslado a precios que van generando la gran desconfianza y la escalada de todos los dólares. Y a todo eso, con varias encuestas que destacan que cerca del 70% de la población cree que hay que hacer algún tipo de acuerdo con el Fondo, ayer hubo un nuevo round entre el ministro Martín Guzmán y el ala dura del kirchnerismo, con el titular de Economía obligado a decir que en diciembre se le pagará al FMI US$ 1.892 millones que están programados, y que seguirá avanzando en la negociación para cerrarla en el primer trimestre de 2022. 

Es tan inmensa la deuda con el fondo, empiezan a ser importantes los vencimientos en dólares con los privados, es tan gigante la deuda de bonos en pesos con el mercado interno y es tan kilométrico el pasivo de Leliq que tiene el Banco Central con el sistema financiero, que inversores, ahorristas y público en general entienden que hay al menos 35% o 40% de inflación reprimida. 
Con una grieta política que nos llevó a una sucesión de ideas locas, que espantaron la inversión y extinguieron el empleo privado (cuando insólitamente en el último año el Estado engrosó su plantilla en más de 90.000 empleados públicos), uno de los economistas históricos que últimamente habló bastante poco, Juan José Llach (Secretario de Programación Económica de la Convertibilidad de Cavallo-Menem) salió a quejarse contra el ministro Guzmán, aconsejándole que "en vez de atacar a la oposición diciendo que no tiene argentinidad, el ministro debería dedicarse a armar un plan económico". 

El exhombre clave de Cavallo advirtió que "faltan hacer acuerdos entre fuerzas que piensan distinto pero que conviven. Hay que aunar productividad e inclusión. Luce difícil un acuerdo entre JxC y el FdT, pero se puede hacer un acuerdo de JxC con el peronismo. Todos saben que hay que bajar el déficit y frenar la inflación, pero sin congelamientos, porque eso es un error”.  

La incertidumbre está motorizando la salida del peso, por lo que ayer el dólar contado con liquidación libre saltó hasta un récord de $216, mientras que el dólar blue llego a tocar los $200 y cerró apenas abajo, con brecha cambiaria en el máximo del año y un riesgo país que nos saca por completo de cuadro de todo lo que pasa en el resto de América Latina. 

Todo este temblor financiero argentino se dio ayer en un día en el que la Reserva Federal terminó su reunión de dos días y decidió hacer lo que se esperaba: empezará a achicar lentamente la compra de bonos en Wall Street, pero por ahora no moverá hacia arriba las tasas de interés, ya que en sus minutos el titular de la Fed, Jerome Powell indicó que, aún en la salida de una pandemia que no terminó, hay problemas de suministros y "la inflación nos parece más temporaria que estructural". 

Con ese pensamiento, Powell adelantó una medida tibia: desde el 15 de noviembre comprará en Wall Street US$ 10.000 millones menos en títulos del Tesoro y US$ 5.000 millones menos en títulos respaldados con hipotecas de agencias. Desde diciembre bajará la compra otro tanto: hasta US$ 60.000 millones por mes en títulos del Tesoro y US$ 30.000 millones en papeles hipotecarios. Y a partir de enero seguirá con reducciones similares, pero ajustará el ritmo según lo que vaya mostrando la perspectiva económica. 
Powell lo dijo con todas las letras: "La inflación norteamericana aún es elevada, reflejando en gran parte factores que se espera sean transitorios. Hay desequilibrios de oferta y demanda relacionados a la pandemia y a la reapertura de la economía. La trayectoria de la actividad sigue dependiendo del rumbo del nuevo coronavirus, y del progreso en la vacunación y, con todo eso, los riesgos sobre las perspectivas económicas permanecen". 

El dólar en el mundo  

Estas señales amarillas de Powell se conocieron el mismo día en el que el mundo económico entró en alerta porque se supo que el crecimiento de China no superará al de EE.UU. por primera vez desde 1976. Y con toda esa alternativa, los precios de las commodities se dieron vuelta y el valor del dólar global se apagó contra casi todas las monedas: ayer en el exterior el dólar no cambió contra el yen y en Chile, pero bajó 0,3% contra el euro, cedió 0,5% contra la libra, 1,2% en México y cayó 2,4% en Brasil. 

Pero mientras el dólar se debilitaba afuera, sus cotizaciones directamente hirvieron en el mercado local. Con el BCRA manteniendo las tasas inmóviles en 38% las Leliq y 37% los plazos fijos, el dólar turista subió 4 centavos hasta $173,88. El dólar oficial subió 2 centavos hasta $105,38 y blue saltó $1,50 hasta $199. El dólar mayorista subió 5 centavos hasta $99,91 (con el BCRA perdiendo nada menos que otros US$ 92 millones de las reservas) Mientras que el dólar Senebi saltó $3 hasta $213 (tocó $217 a media rueda), el dólar MEP subió 75 centavos hasta $180,07 y el contado con liquidación subió 81 centavos hasta $180,23. Y con todo eso, la brecha entre el oficial y el blue fue del 88,9% y la del CCL y el mayorista fue del 80,4%. Y, medidos en pesos, el euro subió 35 centavos hasta $115,95, el real subió 37 centavos hasta $17,97 y la libra subió 78 centavos hasta $136,70.  

Por supuesto, el susto es tan grande que los bonos argentinos también defeccionaron, un poco porque vendió el Gobierno para parar al dólar y otro poco porque hubo inversores que decidieron desensillar porque ven que no se llega a ninguna salida lógica posible. Así, los bonos bajaron otro 0,5% (perdieron valor en 11 de las últimas 13 ruedas) y detrás de eso el riesgo país trepó otras 8 unidades, hasta un nuevo récord poscanje de 1.741 puntos básicos. 

Nueva licitación de Guzmán 

Y el valor de los bonos tendrá hoy, además, un examen decisivo ya que Martín Guzmán realizará una nueva licitación para colocar deuda. Este jueves se llamará a los inversores para colocar Lelites, Ledes y Boncer por efectivo, y también se ofrece un bono dollar-linked 2021 por una canasta de bonos dollar-linked 2022 y 2023 o un bono dollar-linked 2021 por una canasta de Ledes febrero 2022 y bono dollar-linked 2023. 

Entre los papeles concretos que se ofrecerán hay una letra de liquidez del Tesoro en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2021 (nueva) que supuestamente pagará más del 44% anual, una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de marzo de 2022 (s31m2 ? reapertura), un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,30% vencimiento 20 de septiembre de 2022 (t2x2 - reapertura) y un  bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,4% vencimiento 25 de marzo de 2023 (tx23 - reapertura). 

Lejos de lo que pasó con el dólar y los bonos, el mundo de las acciones fue otro. El tapering no asustó a Wall Street que logró un nuevo triple récord para sus índices principales. Los principales índices de la Bolsa de Nueva York subieron entre 0,3 y 1%, con el Nasdaq arriba de todo. Mientras que la Bolsa de San Pablo subió apenas 0,1% y la de México tuvo un alza del 0,4%. 

En cambio, lo que fue un éxito fue el valor de los activos privados argentinos. Con $2.119 millones operados en acciones y $4.272 millones en Cedears (juntos, el mayor volumen desde el 13 de setiembre), hubo una suba del 3,2% para la bolsa de Buenos Aires. Con una suba en bloque de hasta el 10% para los ADR argentinos en Nueva York, con Edenor, Central Puerto, Galicia, Macro y Supervielle como los papeles más beneficiados. 

El Covid sigue golpeando 

Pero nada es definitivo. La pandemia sigue dando contagios preocupantes en varios países del Hemisferio Norte y el menor estímulo que empezará a aplicar la Fed, hace que muchos abran el paraguas, por lo que las commodities tuvieron ayer una importante reversión en sus cotizaciones. El petróleo por ejemplo se hundió 4,3%, los metales preciosos estuvieron flojos, los metales básicos actuaron mixtos, los granos anotaron un particular descenso que preocupa, tanto en Rosario como en Chicago. Y el mundo de las criptomonedas está en sintonía fina, con baja del 0,8% para el bitcoin, con panel mixto para el resto de las criptomonedas, salvo para el Cardano que sigue creciendo. 

¿Qué se ve por delante? Hoy será un duro test para Guzmán, que además de ser presionado por los K, deberá contar con el "sí" de los inversores, en un momento de fuga del peso.  
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés