El Economista - 70 años
Versión digital

jue 22 Feb

BUE 27°C
Los dólares libres siguieron subiendo y la brecha cambiaria se estiró nuevamente hasta el 60%.
Jornada

Divorcio entre el mercado y lo que pasa en política y seguridad

El mercado argentino tuvo un día positivo. Los dólares libres subieron más y la brecha llegó al 60%, pero el BCRA compra reservas y los bonos y las acciones lograron seguir ganando precio.

Luis Varela 22 enero de 2024

Con números en general muy positivos, la plaza financiera argentina inició hoy la semana completamente divorciada de lo que está pasando con la política y la seguridad. Se vivió un verdadero día de luto, ya que dos incalificables le arrebataron la vida de una nena de 9 años. Y al mismo tiempo estamos a dos días del paro general más rápido que hizo la CGT en toda la historia argentina.

Y se concretan en momentos en el que el nuevo Presidente intenta una mega reforma, que está siendo desmenuzada hasta por la oposición más desmenuzada, por lo que es altamente posible que todo este esfuerzo termine con la realidad cambiando bastante poco.

Con ese punto de inflexión que puede llegar a convertirse en una nueva decepción, los dólares libres siguieron subiendo este lunes, la brecha cambiaria se estiró nuevamente hasta el 60%, pero -a contramano de lo que pasaba- los bonos lograron recuperar terrenos y el riesgo país retrocedió. 

Al tiempo que los papeles privados suben sin parar, convirtiendo a la Bolsa de Buenos Aires en la mejor de todas, mientras el Banco Central logra seguir juntando reservas, a pesar de faltar todavía 90 días para que se empiece a cobrar una cosecha llena que vendrá con muchos granos y con precios no tan buenos.

Este vértigo que vive Argentina está bastante desconectado del lento desacople que van mostrando los mercados internacionales. 

En las primeras horas del día hubo bastante temor porque las Bolsas chinas sufrieron caídas de proporciones, pero en Occidente hubo tranquilidad. En EE.UU. se tiene la convicción de que se irá a un aterrizaje suave y que habrá baja de tasas de la Fed este año. Por lo que se siguieron aplanando las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,9% anual a 1 año de plazo, 4% a 5 años, 4,1% a 10 años y 4,3% a 40 años. Y con eso en el exterior el dólar subió 1,2% en Brasil, 0,6% en México y 0,1% contra el euro, no cambió en China y Japón, con baja del 0,1% contra la libra y el chileno.

A nivel local el mercado cambiario actuó con otro ritmo. Con un dólar exportador que subió a $956,87, el Banco Central pudo comprar US$ 133 millones en el mercado y al final del día la autoridad monetaria pudo sumar US$ 66 millones a las reservas. 

A pesar de eso, con tasas de interés claramente negativas (-9% contra una inflación de enero que estará entre 20 y 25%), el dólar blue saltó $15 hasta $1.235, el Senebi subió $7,01 hasta $1.313,52,  el MEP bajó $10,28 hasta $1.246,29 y el contado con liquidación subió $3,14 hasta $1.311,73. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 42% pero la del CCB con el mayorista, que en los primeros días de Javier Milei estaba al 10%, saltó nada menos que hasta el 60%.

En el mercado de bonos está ocurriendo algo bastante peculiar. Se repiten los pedidos de compra de papeles que nadie quiere vender, y la respuesta de los operadores es casi la misma: "si comprás con este precio tan alto, la ganancia a vencimiento va a ser cercana a cero, estos papeles cortos ya subieron demasiado". 

Con ese marco y, con pocos negocios, los bonos argentinos recuperaron 2% y el riesgo país bajó 36 unidades, hasta 1.935 puntos básicos.

  • En la operación con papeles privados los toros altamente especulativos están convencidos de que Jerome Powell deberá bajar su tasa base pronto, porque si no lo hace terminará dañando a la economía más de lo que la quiere cuidad. Por eso siguen apostando por la compra de acciones y así se dio otra suba en la Bolsa de Nueva York, con alza del 0,4% para el Dow, del 0,3% para el Nasdaq y del 0,2% para el S&P. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,9% y la de México bajó 1,3%, ya que los precios de los commodities se siguen desinflando.

A nivel local, sin embargo, el mercado bursátil sigue viviendo una verdadera euforia. Los inversores parecen convencidos de que de un modo u otro pasará la Ley Ómnibus, con dictamen este martes, votación en diputados el jueves, con una movilización indiferente el miércoles de parte de la CGT. Al tiempo que el DNU viaja rápidamente hacia la Corte Suprema, que lo tomará dentro de 10 días. 

Nadie puede asegurar el resultado, pero los compradores de acciones locales siguen devorando acciones como si fuera la última vez. 

Así, con $21.880 millones operados en acciones y $27.479 millones operados en Cedears, la Bolsa porteña subió otro 3,8%, hasta un récord histórico medido en pesos, pero muy lejos de su máximo en dólares. 

En tanto que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York tuvieron una suba en bloque, con saltos del 1% al 7% para Galicia, Francés, Macro, Telecom, Loma Negra, Edenor, IRSA, Cresud, Supervielle, TGS, Pampa E, Despegar, Mercado Libre y Central Puerto y una sola baja, del 1% para Bioceres.

Mientras tanto los precios de las commodities abrieron la semana extremadamente convulsionados. Por la tensión en el Mar Rojo, hubo una suba del 3% para el petróleo. Los metales preciosos siguen bajando. 

Los metales básicos se siguen desinflando. En Chicago los granos en general están con tendencia alcista, sostenido por una ola de frío pocas veces vista en EE.UU. Y lo que más sorprendió fue la declinación en bloque del mundo cripto. El debut de las 12 ETF criptográficas no fue bien digerido por el sector y el Bitcoin bajó otro 3,7% y hubo caídas de hasta el 7% para el resto de las criptomonedas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés