El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 10°C
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 10°C
Alta tensión cambiaria

Dicen que no hay corrida, pero el dólar Senebi superó los $300

El mercado cambiario siguió en ebullición con los dólares financieros libres en zona de $300

El dólar Senebi (totalmente libre contra ADR) asustó más ya que finalizó por primera vez en la historia a $301,50
El dólar Senebi (totalmente libre contra ADR) asustó más ya que finalizó por primera vez en la historia a $301,50 Tima Miroshnichenko
Luis Varela Luis Varela 08-07-2022
Compartir

Con idas y vueltas a lo largo de todo el día, marchas y contra marchas, especulaciones políticas y presiones de todo tipo, el mercado financiero tuvo un jueves ciertamente convulsionado: el dólar blue subió apenas, pero los dólares financieros libres pegaron un salto, los bonos mejoraron apenas, con el riesgo en baja, y las acciones resucitaron, porque en el mundo las materias primas repuntaron y eso generó algún alivio.

Desde primera hora hubo mucho estruendo, sobre todo por las declaraciones de la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, quien de alguna manera adelantó que se iban a limitar los gastos que hagan los argentinos en el exterior, y porque se conoció una agenda de miedo, con declaraciones anoche de Máximo Kirchner en un acto en Escobar, hoy de Cristina Kirchner desde El Calafate y el sábado de Alberto, en un acto por el Día de la Independencia. 

Con esa situación de entrada, la economista Marina Dal Poggetto manifestó que “estamos montados en una corrida que depende de lo que Cristina diga el viernes (por hoy)”

“La situación es muy inestable, emiten para comprar bonos, esterilizan con Leliq y en el medio los pesos pasan y mueven todo el esquema de precios. Con eso tenemos precios de algunas cosas ridículamente caros y tarifas ridículamente baratas, lo cual determina un despelote de precios relativos. Tenemos una economía encepada, es una olla a presión, si desdoblan y le sacás la tapa, el puchero sale volando, y para tener un Rodrigazo necesitás un Rodrigo. Evidentemente necesitan tener un plan de estabilización y no lo hay”, dijo.

Para peor, en medio de toda esa gran incertidumbre, con faltantes de muchos productos en los comercios, y sin gasoil en la mayor parte del interior del país, la ministra Batakis dejó a todos con la boca abierta, fundamentalmente a la gente que peina canas, al afirmar que José Ber Gelbard (el que preparó el campo a la asunción de Celestino Rodrigo, que provocó un terremoto en sus seis semanas y media de ministro en 1975) fue el “mejor ministro de Economía de la historia argentina”.

Los dólares para arriba

Mientras Batakis iba confirmando a los Federicos en Energía e iba nombrando gente de La Cámpora en diferentes puestos de su equipo económico, el mercado cambiario entró en ebullición, con el Gobierno actuando a dos manos para frenar una corrida cambiaria que parecía imparable. En el mercado blue, que es más chico, el dólar terminó con una suba de apenas dos pesos, en $257. 

Pero en los dólares financieros libres, donde se opera mucho más volumen y es más complejo fijar precio artificialmente, los dólares pegaron un salto de hasta $19 en un solo día: el MEP terminó a $284,32, el contado con liquidación finalizó a $296,29 y el dólar Senebi (totalmente libre contra ADR) asustó más ya que finalizó por primera vez en la historia a $301,50. De esta manera, la brecha entre el oficial y el blue fue del 92,8% y la del CCL con el mayorista saltó hasta el 134%. Y no subieron más porque el BCRA usó reservas para frenarlos, ayer se fueron US$ 56 millones de las reservas y US$ 566 millones en lo que va de julio.

Esta corrida cambiaria sin límite debió haber asustado algo al oficialismo, ya que a lo largo de la tarde, probablemente para anticipar que quizás no haya tantos dardos contra Alberto de parte de Máximo y de Cristina, ni tanta respuesta "locuaz" de parte del Presidente el sábado, comenzaron a aparecer anuncios que parecieron de alguna manera sensatos. 

  • Se comentó que hubo charlas entre Alberto, Cristina y Massa para reflotar el Gobierno, después de la mala recepción de los mercados a Batakis tras la renuncia intempestiva de Guzmán.

Y fundamentalmente hubo dos de cal y una de arena: por un lado se descartó que se vaya a aplicar un salario básico universal y también se dio de baja la idea de endurecer las trabas para quienes viajen al exterior; en el primero se dijo que no dan las cuentas y en el otro terminaron entendiendo que necesitan una ley para hacer eso, y tampoco dan las cuentas para los votos en el Congreso, sobre todo en Diputados. 

Pero sí se le puso otra lámina hojaldrada al cepo, al definirse que ya no se podrán hacer compras en cuotas en los free shops, y al mismo tiempo el BCRA mejoró las condiciones de acceso al mercado para importación de autopartes, fertilizantes y fitosanitarios.

Mejoran los títulos locales

Esos anuncios un poco más sensatos hicieron que los inversores con alto conocimiento en lo financiero decidieran hacer una movida en dirección a los destruidos títulos argentinos. Por un lado, hubo una mejora mínima, del subsuelo número 20 al subsuelo número 19, en los titulos públicos argentinos, por lo que el riesgo país cedió otras 60 unidades, hasta 2.628 puntos básicos. Pero sobre todo, lo mejor del movimiento se vio en las acciones argentinas, que virtualmente resucitaron después de siete meses en caída libre.

La mejora bursátil en realidad fue mundial. En el mundo muchos empiezan a dudar de que haya chances ciertas de recesión mundial, por lo que los commodities levantaron cabeza. Hubo un fuerte rebote del 4,2% para el petróleo. Los metales básicos estuvieron mixtos, sin tanto castigo como últimamente. Y los granos anotaron fuertes mejoras, más en Rosario que en Chicago. 

Pero lo que más dominó el movimiento fue la sensación de que quizás la Fed no tenga que ser tan agresiva (a pesar de que confirmaron que se viene una suba de 75 puntos básicos en la tasa de interés), pero el dólar global no estuvo tan positivo, por lo que en el exterior subió 0,2% contra el euro y 0,1% contra el yen, pero bajó 0,8% contra la libra y el mexicano, 1,1% en Chile y 1,5% en Brasil. Y con el dólar no tan fortalecido, los metales preciosos finalizaron sin cambios, pero las criptomonedas tuvieron un gran rebote, con el Bitcoin anotando un alza del 7%, con reacciones también positivas pero algo menores para el Ethereum y el Stellar.

El resultado de todo este movimiento hizo que los inversores especulativos volvieran a poner sus fichas en las bolsas. Hubo subas del 1% al 2,3% en la Bolsa de Nueva York, un buen día en San Pablo con alza del 2% y dudas en México (bajó 0,7%) porque AMLO se metió con el retiro de Citibank de tierra mexicana, cuando tenía todo bastante abrochado con Santander o Banorte para vender toda su estructura mexicana.

En el mercado bursátil local, los zombies volvieron a respirar. Con un gran volumen operado,  $2.469 millones operados en acciones y $7.404 millones Cedear, hubo un salto del 7,6% para la Bolsa de Buenos Aires. Al tiempo que en NY las ADRs argentinas tuvieron un panorama mixto, con buen día para Cresud, Pampa E, TGS y Mercado Libre, y un resultado hacia abajo para Loma Negra, Telecom y Supervielle. Pero lo que fue ciertamente festivo fue el panel de cedears, ya que el salto en el contado con liquidación y el buen día en Wall Street provocaron un salto del 9 al 13% en papeles como First Solar, Vale, Ark Innovatiom Caterpillar y otros.

¿Hasta dónde puede extenderse la corrida? ¿Puede mantenerse esta recuperación de los títulos argentinos? Hay varios desafíos muy cortos para Batakis. Este sábado tendrá que pagar unos US$ 700 millones por los cupones de los bonos que surgieron del canje de Guzmán en agosto 2020 (serán acreditados el lunes) y el miércoles se las tendrá que ver con el mercado local para empezar a recaudar medio billón de pesos que necesita para pagar vencimientos de los bonos en pesos que dejó el inesperadamente renunciado ministro recomendado por Joseph Stiglitz.

Pronósticos poco optimistas

Por otra parte, el banco de inversión Wells Fargo insistió con pronosticar que a la Argentina le llegará una mega devaluación del peso y que será en 2022. Y junto con ese aviso, también se sumó el pronóstico de Claudio Loser, quien afirmó que "se puede devaluar pronto". Al tiempo que el empresario de la soja Gustavo Grobocopatel declaró que "Argentina tiene poca productividad y para salir de este momento necesita devaluar".

Y eso no fue todo, Gabriel Torres, de la calificadora Moody's anunció que "la salida de Guzmán de Economía es un hecho relevante; la situación económica argentina ya era complicada y este hecho la complica un poco más, a corto plazo por lo menos. Si se apartan de lo acordado con el FMI no habrá préstamos ni del Club de París ni de otros organismos. Y el mercado parece estar convencido de que van a tener que volver a reestructurar la deuda. Si hacen una nueva reestructuración, para que hagan o no quita de capital, dependerá de quién esté en el Gobierno, cuanta más quita hagan habrá más juicios en Nueva York tardarán más en volver a los mercados. Nosotros calificamos de 1 a 21, donde el 1 está ocupado por los países más seguros y el 21 es el peor, Argentina está ahora en el escalón 20. Para que la bajemos al escalón 21 la pérdida actual debería tener un adicional del 65%, y no la veo ni bajando ni subiendo".

Ayer a la tarde, Máximo Kirchner arengó a los propios diciendo “se abrazaron a Guzmán, los dejó tirados y ahí está Cristina otra vez para sacar esto adelante”. Habrá que ver qué dice Cristina hoy y que contesta el sábado Alberto. Por el momento hay programado un paro del campo, el 13, y una movida general de los movimientos sociales el 14, por lo que todo parece indicar que los el mercado argentino seguirá sumergido en una volatilidad muy ruidosa.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés