Finanzas

Crean más trabas para evitar una fuga que ya es masiva

Los inversores creen que tal vez Argentina no acuerde con el FMI. Frente a eso, el dólar alcanzó otro récord mientras que el Banco Central continúa perdiendo reservas

Crean más trabas para evitar una fuga que ya es masiva
Archivo
Luis Varela Luis Varela 20-01-2022
Compartir

Como si se tratara de una persona que quiere tapar con las manos un techo con cien goteras, el Gobierno puso ayer más trabas para que la salida de capitales no sea tan pronunciada, pero los inversores ya entraron en fuga masiva: salen por cualquier canal, algunos usan los dólares, otros las criptomonedas, algunos los Cedears, o cualquier camino posible: lo importante es irse, porque están convencidos de que el Gobierno no se acerca a un acuerdo con el FMI.

Las señales fueron contundentes. El canciller Cafiero se reunió con su par de  EE.UU., que le aseguró que ese país es amigo de Argentina, pero le retumbó en la cabeza la misma frase que escucha Alberto Fernández y su ministro de Economía Guzmán desde hace 25 meses: tienen que presentar un plan creíble, sin rojo fiscal, tasas de interés positivas y desregulación cambiaria y laboral. Se lo dijeron en todos los foros. Y encima ayer también se supo que China no abrirá crédito a Argentina si no acuerda con el Fondo.

Paradójicamente, mientras Cafiero fue a buscar apoyo a EE.UU. para lograr su 16% de voto en el board del FMI, el Presidente se sigue mostrando inclinado a seguir cerca de países que Europa, Japón y Estados Unidos no ven como naciones que respeten las democracias representativas. Rusia, China, Nicaragua, Venezuela, Cuba y ese tipo de aliados no están en la órbita, no tienen fondos como para apoyar a Argentina, y los analistas reiteran: si Argentina arregla tiene poco para ganar y si no arregla tiene mucho para perder.

Por si esa coyuntura internacional no fuera suficiente, la vicepresidenta Cristina Kirchner salió con una nueva comunicación. Y al mismo tiempo, Guzmán reabrió el canje para los que no entraron a la reestructuración de agosto de 2020 con papeles ley local, pero no está haciendo ningún tipo de anuncio con los papeles ley Nueva York.

Dólares en alza

Con ese marco, la fuga de capitales se acentúa: ayer se concretó un nuevo aumento, con valores récord, en los 14 dólares de Alberto, con el blue cotizando a 113 pesos en la Ciudad de Buenos Aires pero negociándose a 118 pesos en el interior

A partir del 1° de enero, Guzmán tenía que actualizar los bonos que quedaron fuera de la reestructuración, pero ofrece canjear los ley argentina y nada a los ley Nueva York. Con eso, los inversores comprenden que la intención es no pagar nunca: si no cumple ni con el canje que hizo hace un año, tampoco lo hará con un acuerdo con el FMI, light o no light. De esa manera, por desconfianza, la fuga de los pesos no se escapa únicamente hacia el dólar, sino que también se eluden por ejemplo las compras de acciones argentinas y se elige comprar directamente acciones extranjeras.

Vemos de manera sorprendente que la Bolsa de Buenos Aires está cada vez más seca. De operar en acciones argentinas casi US$ 10 millones por día en el primer semestre de Alberto, ahora negocia menos de US$ 3,5 millones. Mientras que las operaciones en empresas extranjeras (Cedears) creció sin parar: en el primer semestre de Alberto los cedears operaban 42% menos que las acciones, hoy operan 238% más. El dinero se escapa, no se ven condiciones para invertir con seguridad y el dinero vuela.

Por si todos estos problemas no fueran suficientes, ayer se conoció que los números del Covid en Argentina se están agravando de nuevo: confirmaron 128.321 nuevos casos y hubo 208 muertos, el mayor número desde el 13 de setiembre último, más de cuatro meses. Las camas de terapia intensiva se van completando, las ausencias laborales crecen y todo eso impactará de lleno en la actividad económica.

El rumbo de las commodities

Para peor, este complejo momento de Argentina, a menos de nueve semanas del Día D con el FMI, el 22 de marzo, momento en el que vence un gran pago, con una suma de dólares que no está en el BCRA, el mundo también está en una situación muy compleja. Mientras se ven datos de recesión en Japón, desaceleración económica en Europa, China e incluso en EE.UU., los precios de las commodities siguen volando hasta niveles que nadie esperaba, generando las inflaciones más altas en décadas también en países europeos.

Ayer, a pesar de que la FED sigue anunciando que en 40 días termina el tapering y que, al revés, empezará a vender bonos, iniciando una suba de tasas de interés, los tenedores de materias primas siguen subiendo los precios de manera contundente. El petróleo subió otro 0,2% y alcanzó su mayor precio en siete años. Los metales básicos directamente brincaron: el níquel sumó 5%, el cobre 1,8% y el aluminio 1,2%, por lo que alcanzó un récord histórico jamás tocado. Los granos también saltaron: en Chicago hubo subas promedio del 2,4% y en Rosario el maíz saltó, con el trigo algo hacia arriba y la soja en descenso. 

Y, a pesar de este furor de los granos, el BCRA volvió a perder reservas por segundo día consecutivo. Ya pasó casi toda la cosecha de trigo, en una movida en la que el Banco Central esperaba sumar US$ 3.500 millones, pero sin embargo la autoridad monetaria está cada vez más vacía. Tenía US$ 43.111 millones en julio pasado, cuando terminó la liquidación de la cosecha gruesa, y ayer perdió otros US$ 58 millones y ahora tiene US$ 39.033 millone brutos, que son teóricos, ya que las reservas líquidas están en zona negativa según varios expertos, con el oro de Basilea ya alquilado.

Esta inestabilidad general, con una inflación mundial que no cesa y una Reserva Federal que por el momento está actuando lentamente según varios expertos, hizo que ayer el dólar perdiera contra casi todas las monedas. Ayer en el exterior, el dólar subió 0,4% en México, pero bajó 0,1% contra el euro y la libra, 0,2% contra el yen, 1,1% en chile y cayó 2,3% en Brasil. Y detrás de esa movida resurgen las búsquedas de refugio: el bitcoin repuntó apenas 0,3% (con el resto de las cripto hacia abajo), pero la onza de plata saltó y el oro mejoró, moviéndose menos porque China está vendiendo para afrontar este momento difícil. 

Toda esta dificultad es vivida a pleno en Wall Street, que registró ayer una nueva caída en la Bolsa de nueva york, con sus índices principales retrocediendo 1% en bloque, con el Nasdaq como el más castigado. Mientras que la Bolsa de San Pablo pudo repuntar, pero México bajó 0,8%, en línea con lo que sucedió con las Bolsas europeas y con Tokio, que se hundió 2,8%.

La Bolsa de Buenos Aires, mientras tanto, se convirtió en un maxi kiosco. Con 736 millones de pesos operados en acciones y 5.047 millones en Cedears, la bolsa de buenos aires subió 0,21%. Mientras que los ADR argentinos que se negocian en Nueva York operaron mixtas, con subas de hasta el 1,5% en Pampa E, IRSA I y Macro, pero con bajas de hasta el 3,6% para Mercado Libre, Edenor e YPF, una petrolera que no levanta cabeza, a pesar de que el petróleo vuela. 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés