El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Abr

BUE 18°C
Panorama

Con teoremas que engañan, los dólares se dieron vuelta

Sin negocios en Wall Street, por el feriado del Día de los Presidentes, la rueda de negocios fue mínima y poco consistente. Los bonos siguieron muy firmes. Las acciones casi no operaron y estuvieron débiles. Y la nota del día fueron los dólares libres.

A nivel local el mercado bursátil fue una lágrima: hubo $16.207 millones operados en acciones y $9.646 millones en Cedears.
A nivel local el mercado bursátil fue una lágrima: hubo $16.207 millones operados en acciones y $9.646 millones en Cedears. .
Luis Varela 19 febrero de 2024

En una sociedad tan condicionada por la política desde hace muchas décadas como es la de Argentina se hizo bastante famoso el reconocido "Teorema de Baglini", un particular postulado deslizado por el radical mendocino Raúl Baglini, fallecido a los 71 años en enero de 2021. 

Su pícaro pensamiento fue un concepto que sostiene que el grado de responsabilidad de las propuestas de un partido o dirigente político es directamente proporcional a sus posibilidades de acceder al poder. O sea, en campaña se dice una cosa, y si se accede al Gobierno se hace algo posiblemente completamente opuesto.

Pero por supuesto, en este ideario argentino hay muchos otros pensamientos que dan vueltas por todos lados. Por ejemplo está el no tan conocido "Teorema de De Pablo", salido de la boca del a veces hilarante e irónico economista Juan Carlos De Pablo, cuyo pensamiento plantea: "Si un Gobierno tiene una buena noticia para dar, la publica lo antes posible, pero si el dato en cuestión es negativo, lo posterga todo lo que sea posible". 

Y el "Teorema de De Pablo" se cumplió a la perfección el viernes pasado, ya que con la velocidad de un rayo el ministro de Economía, Luis Caputo, informó en el cierre de la semana pasada que, gracias a la política que está aplicado, enero tuvo un superávit financiero (es decir incluyendo pagos de la deuda) de $ 518.408 millones, lo cual significó el primer superávit financiero desde agosto de 2012 y para un mes de enero el mejor superávit financiero desde enero de 2011.

Por supuesto, durante todo el fin de semana economistas de todo origen y color se pasaron las horas revisando cómo fue posible que se llegara a semejante resultado. Es decir, ¿en qué sectores se hicieron los principales recortes? ¿Gracias a qué decisiones se logró? Y fundamentalmente entender si estos recortes pueden ser algo permanente o si son puramente transitorios, lo cual puede volver a convertir este divulgado superávit financiero en cuentas en rojo nuevamente, muy pronto, antes de que cualquiera pueda esperarlo.

pesos
 

Por supuesto, los fríos números demostraron que la parte del león del ajuste fue ahorro en prestaciones sociales, esencialmente con una durísima caída en el pago de las jubilaciones con importante recortes en una serie de programas sociales. Y, una vez conocido eso, en un día en el que los números de las finanzas fueron casi teóricos porque no operó Wall Street (por el feriado por el Día de los Presidentes en EE.UU.), el mercado local continuó mostrando un ávido interés por la compra de bonos, pero las acciones casi no operaron y están muy dormidas. Y los dólares libres volvieron a rebotar, por lo que la brecha cambiaria volvió a estirarse del 30% al 37%.

El mundo se sigue desacelerando

  • Alemania se declaró en recesión, por lo que el Bundesbank (sostén del euro) puso un alerta. Y eso alcanzó para que se concretara una leve baja en las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5% anual a 1 año de plazo, 4,3% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,4% a 30 años. Y, sin negocios en Nueva York, en el exterior el dólar casi no se movió: subió 0,1% en China, no cambió contra el euro, la  libra y el mexicano y bajó 0,1% en Brasil y Japón.

A nivel local, en cambio, con el dólar exportador a $ 934,61, el BCRA logró comprar US$ 93 millones en el mercado, pero como muchas actividades económicas se están congelando (como el sector automotor que no está volviendo de sus vacaciones por escasez de piezas), el equipo económico tuvo que abastecer un poco más a los importadores y al final del día el Banco Central perdió reservas por US$ 28 millones

E inmediatamente detrás de eso, la gran confianza que generó Caputo el viernes se evaporó el lunes y el dólar blue subió $15 hasta $1.110, el Senebi subió $17,48  hasta $1.147,73, el MEP subió $37,42 hasta $1.108,61 y el contado con liquidación subió $25,14 hasta $1.143,92. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 26% y la del CCL con el mayorista fue del 37%.

Los bonos argentinos repitieron otro sólido aumento

Mientras tanto, con todos los negocios posibles ofreciendo rentabilidades negativas, con doble volumen, los bonos argentinos repitieron otro sólido aumento. Pero mientras en Manhattan se desarrollaba la conmemoración por los cumpleaños de George Washington y Abraham Lincoln, Wall Street no operó, la Bolsa de San Pablo subió 0,1% y la de México mejoró 0,6%.

El mercado bursátil fue una lágrima

Y a nivel local el mercado bursátil fue una lágrima: con $16.207 millones operados en acciones y $9.646 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,6% en pesos, pero bajó 0,7% medida en dólares, por supuesto sin negocios con los ADR argentinas ya que Nueva York estuvo sin actividad.

Detrás de todos estos números de un día para el olvido, el petróleo bajó 1,1%, los metales preciosos estuvieron mixtos, los metales básicos actuaron débiles y las criptomonedas se siguen consolidando, con suba del 0,1% para el Bitcoin y del 2% para el Ethereum, la segunda moneda más famosa de todo ese panel.

Por supuesto, a Caputo le queda por delante el desafío de convertir este superávit financiero temporal en algo permanente. Y si bien ayer Chicago no tuvo negocios por el Día de los Presidentes, el ministro de Economía tuvo una mala noticia surgida de la Bolsa de Rosario: las lluvias van llegando, la cosecha puede no sufrir tanto como se dijo la semana pasada y, en línea con lo que está pasando en el mundo, la ayer hubo una caída vertical para el precio del trigo rosarino, con fuertes bajas para el maíz y la soja.

Además del calor y los mosquitos, el colapso del precio de la cosecha gruesa puede convertirse en otro desafío para los meses que vienen.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés