El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 13°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 13°C
Día tranquilo para los mercados

Allá una Fed previsible y aquí frenaron al dólar con reservas

El dólar global se debilitó y las tasas largas achicaron. En el mercado local, el Gobierno gastó reservas y logró frenar a los dólares.

El BCRA usó en el MULC US$ 140 millones para darle un martillazo a la suba de todos los dólares.
El BCRA usó en el MULC US$ 140 millones para darle un martillazo a la suba de todos los dólares. Archivo.
Luis Varela Luis Varela 15-06-2022
Compartir

En vísperas de un feriado extra-large que le dará algo de oxígeno al Gobierno después de tantos cascotes en contra, el súper miércoles encontró a los mercados (más los internacionales que el local) con un clima de mayor tranquilidad, ya que ocurrieron dos cosas que domaron los precios (al menos por un día): por un lado, la Reserva Federal la tasa tal como había prometido pero lo hizo con explicaciones muy cautas por lo que las bolsas del mundo festejaron, y por otra parte el Gobierno nacional apuntó todos los cañones (usó reservas, bonos e incluso le giró emisión nueva al Tesoro) con tal de frenar la corrida cambiaria, por lo que los precios de los dólares libres se apaciguaron.

El titular de la Fed, Jerome Powell, hizo lo que todos esperaban: subió la tasa corta en 75 puntos básicos y adelantó que de ninguna manera quiere llevar a la economía a una recesión, sino que está enfocado en aplacar la inflación, y ese camino será completado por un viaje que realizará pronto el Presidente de EE.UU. a Arabia Saudita para lograr un acuerdo y que la Opep (sin Rusia) finalmente decida aumentar la oferta de barriles de crudo, algo que con solo mencionarlo terminó provocando ayer una fuerte baja del 2,3% en el petróleo, tanto que la variante WTI terminó ayer a US$ 115,80, muy por debajo de los US$ 123 de hace una semana.

Lo inquietante de esta propensión árabe a recibir a Biden es que llega después de los atentados que hubo en yacimientos de su zona. Y, además, de manera muy intimidatoria, se conoció también ayer que hubo una comunicación telefónica entre el mandamás de Rusia Vladimir Putin con su par de China, Xi Jinping, en la que finalmente los chinos le transmitieron a Rusia su total apoyo en materia de seguridad. Este anuncio y las movidas de Biden, que estuvo presionando hace pocos días por la libertad de Taiwán, llega en un momento en el que el papa Francisco denuncio que la invasión a Ucrania pudo ser provocada por el comercio de armas, y que ya empezó la Tercera Guerra Mundial.

Sin que esta comunicación generara demasiado temor en los negocios financieros, los metales básicos (insumos de las industrias) lograron tener la mejor rueda en semanas, con una suba promedio del 2%, esperando demanda de parte de sus compradores. Los granos en cambio se mostraron mixtos, con subas y bajas tanto en Chicago en Rosario, con el girasol muy entonado en Santa Fe porque será utilizado para ver si pueden suplir la ausencia generalizada de gasoil. Las criptomonedas siguieron colocadas en una gran barranca, con el bitcoin 2,3% abajo y con el Ethereum desintegrándose. Y lo que sí cambió de dirección fueron los metales preciosos, que anotaron fuertes rebotes, sobre todo la onza de plata, que había sido muy castigada últimamente.

El anuncio de Powell, manifestando que en este momento sube la tasa 0,75 unidades, adelantando que puede llegar a haber una suba más similar y que luego se irá a un incremento de medio punto, si la inflación empieza a aplacarse, hizo que el dólar dejara de ser un imán, hubo corriente más tranquila con los bonos de la Fed y sus tasas largas retrocedieron, operando a 3,4% anual a 5 años, 3,3% a 10 años y 3,3% a 30 años. Y esto llegó con un paso atrás general para el dólar: ayer en el exterior el billete verde bajó contra todas las monedas: cedió 1,5% contra la libra y el mexicano, 1,4% contra el chileno, 1,3% contra el real y el yen y cedió 0,3% contra el euro. Lo único que hizo girar la cabeza de muchos analistas fue la confirmación del Banco Central Europeo, que tuvo que salir al rescate de los bonos de la deuda de España, Italia, Grecia y Portugal, porque sus precios habían bajado demasiado y sus tasas largas volaban.

Las bolsas avanzan  

Un Powell no tan agresivo y un petróleo mucho más barato se mostraron como música para las bolsas mundiales. Pese a la suba de la tasa de la Fed, la Bolsa de Nueva York no se asustó y volvió a subir: el Nasdaq saltó 2,5%, el S&P avanzó 1,5% y el Dow tuvo un alza del 1,5%. Y las principales bolsas latinoamericanas acompañaron: la de San Pablo subió 0,7% y la de México mejoró 0,4%.

En Argentina, por supuesto, todo el movimiento fue diferente. El Gobierno salió con toda la artillería decidido a frenar la corrida cambiaria iniciada hace una semana, y de alguna manera logró lo que los operadores consideraron como una especie de pausa, justo en vísperas del feriado largo, en el que muchos pequeños ahorristas necesitarán pesos para moverse si planean hacer un viaje corto, de cuatro días. 

En concreto, después de que los dólares libres brincaran en dos meses de $188 a $240, el Gobierno salió ayer a usar reservas para aplacar el precio del dólar, hizo movimientos con bonos y el Banco Central le adelantó también pesos al Tesoro, para que participara en diferentes movimientos en la city. En un día en el que Guzmán realizó la licitación revancha (el segundo intento de la semana para colocar deuda) y ciertamente no le fue bien: el llamado estuvo casi desierto ya que con apenas dos ofertas, logró colocar deuda en dos letras en pesos por apenas $558 millones. El 90% del dinero captado fue en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura) y el 10% restante en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 16 de diciembre de 2022 (x16d2 - reapertura). Ahora el ministro se las verá en figurillas el martes 28, ya que ese día está obligado a conseguir en el mercado más de medio billón de pesos, para poder seguir cumpliendo con los pagos de bonos en pesos que él mismo emitió.

La respuesta del Central

Detrás de eso, con el BCRA usando en el MULC US$ 140 millones para darle un martillazo a la suba de todos los dólares (y con una pérdida consolidada de US$ 134 millones en las reservas brutas de Reconquista 266), mientras el directorio del Banco anunciaría una suba de tasas (que podría estar entre 4 y 5 puntos), los dólares libres se tranquilizaron, aunque no demasiado. El blue, sí sufrió una fuerte estocada, ya que cayó $7 y terminó a $217. Pero el dólar MEP bajó $2,13 hasta $229,83 y el contado con liquidación cedió apenas 79 centavos hasta $238,32, por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 69,5% y la del CCL con el mayorista se mantuvo en el 94,2%, una diferencia que permite hacer un festín para los que realizan el "rulo" que permite esta economía encepada.

Bonos más tranquilos

Con el dólar frenado, los bonos tuvieron una rueda algo más apaciguada y el riesgo país logró ceder 17 unidades, hasta 2.109 puntos básicos. Y la Bolsa de Buenos Aires tuvo un día incluso mejor que San Pablo y México. Con $1.114 millones operados en acciones y $4.074 millones en Cedear, la Bolsa porteña recuperó 1,2%. Y los ADR argentinos que cotizan en Nueva York tuvieron una suba en bloque del 2% al 9% con Mercado Libre, Cresud, Central Puerto, Despegar y Francés como las mejores del día, con Edenor en baja y gran quietud en YPF porque están por llegar los fallos por los juicios que tiene en contra la petrolera nacional.

¿Hacia dónde pueden seguir las cosas? El Gobierno está enfocado en multiplicar el cepo a todas las operaciones de sobrefacturación de importaciones que con trampas y contactos en la Aduana están convirtiendo al Banco Central en un barril sin fondo. La llegada de Daniel Scioli al gabinete parecerá orientarse hacia esa prioridad, ya que la primera de sus movidas fue realizar un encuentro con el ministro Martín Guzmán y con el titular del BCRA.

La espera de Guzmán

De acá a fin de mes Guzmán esperará ansioso los dólares que prometió enviar el FMI por haber aprobado las metas de marzo. Y también se espera que se cumpla la promesa que Biden le hizo a Alberto, con préstamos de organismos internacionales, que también le darán a la autoridad monetaria más dólares para ir aguantando. No le queda mucho tiempo: dentro de trece días, unas 300 horas, tendrá que enfrentar un cuello de botella muy complicado, cómo conseguir que el mercado le preste medio billón de pesos, cuando nadie quiere colocar fondos que venzan más allá de fin de año.
 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés