El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Abr

BUE 16°C
Energía

¿El superávit energético llegó para quedarse?

El aumento de los volúmenes exportados tiene relación directa con las nuevas obras de infraestructura en Vaca Muerta. Para 2025, la balanza comercial energética arrojaría un saldo positivo de U$S 8.000 millones. ¿Y en los años siguientes?

El salto de productividad de Vaca Muerta permite en una primera instancia la sustitución de importaciones.
El salto de productividad de Vaca Muerta permite en una primera instancia la sustitución de importaciones.
Daniel Barneda 23 febrero de 2024

Ni el fracaso del proyecto de la Ley Ómnibus, ni lo avatares políticos y económicos de los últimos dos meses del gobierno de Javier Milei pueden hacer mella a una realidad que a esta altura de las circunstancias parece insoslayable: Argentina se encamina a lograr un superávit comercial energético después de 13 años.

Los números de las principales consultoras coinciden. Daniel Dreizen, director de Aleph Energy, pronosticó que a fines de este año el saldo será positivo en casi U$$ 4.000 millones y en 2025 esa cifra podría trepar a más de U$S 8.000 millones.

La proyección es la misma que hizo Sebastián Menescaldi, director de la consultora EcoGo, quien señala que la expansión de Vaca Muerta y el crecimiento de la infraestructura favorecen las exportaciones.

Para este año se prevé una caída de las importaciones en materia energética, principalmente de gas natural licuado (GNL), del orden de los U$S 5.900 millones (-26%) y un incremento de las exportaciones de hidrocarburos (especialmente del crudo) de más de U$S 10.000 millones (+28).

Las cifras tienen su correlato en la menor demanda de compras de GNL, el impacto de la culminación de la obra del primer tramo del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner, la caída de los precios internacionales de los embarques que requirió Enarsa para apuntalar la oferta local, el incremento de la capacidad de evacuación de petróleo a través del rehabilitado Oleoducto Trasandino (OTASA) que vincula la Cuenca Neuquina con Chile, y la primera etapa de ampliación de Oleoductos del Valle (Oldelval) que conecta Vaca Muerta con Puerto Rosales.

Según los datos de la provincia de Neuquén, en el período enero-agosto de 2023 las productoras con bloques no convencionales comercializaron al exterior 20,4 millones de barriles de petróleo. La cifra implica el 26% de la producción provincial para ese período.

Estas transacciones totalizaron un valor aproximado de U$S 1.450 millones. Según informó el ministerio de Energía y Recursos Naturales de esa provincia, se trata de una suba del 88% en los volúmenes exportados y del 39% en divisas con respecto a igual período de 2022.

Los expertos indican que la balanza energética en dólares durante diciembre fue superavitaria en US$ 371 millones.

Consultado sobre el tema, Nicolás Gadano, economista, especialista en Oil & Gas, anticipó que el escenario de enero refleja la tendencia positiva de la balanza comercial energética local con aumento de las exportaciones y caída de las importaciones.

El especialista atribuyó esta situación a un doble efecto: "Una economía recesiva y cuestiones propias del sistema energético relacionados con una mayor disponibilidad de gas natural, más hidraulicidad, menos importación de combustibles líquidos y de gas boliviano".

"Las perspectivas son positivas. Es la de un sector que en términos netos va a estar aportando divisas y con exportaciones en ascenso para 2025. Para ello necesitamos una macro economía estabilizada y un mercado único y libre de cambios", explica.

Con una mirada más de mediano y largo plazo, el director de la consultora Economía y Energía (E&E), Nicolás Arceo, afirmó que "el sector de los hidrocarburos requiere de un cambio regulatorio drástico para dar un salto de inversión".

En esta línea, consideró que la adopción de un nuevo entorno jurídico permitiría incrementar sustantivamente los niveles de inversión y, con ello, la producción hidrocarburífera.

"El aumento de la producción permitiría un nivel de exportaciones incremental a fines de 2030 de más de U$S 20.000 millones respecto a las exportaciones verificadas en 2022 y una disminución de las importaciones de casi U$S 8.600 millones en idéntico período", dijo Arceo en una de las conferencias de la última AOG.

"Sin embargo, aclaró que este proceso virtuoso de expansión de la producción hidrocarburífera, crecimiento de las exportaciones y disminución de las importaciones, fue acompañado por un retraso significativo en los precios de la energía en el mercado local, proceso que se agudizó en los últimos meses como consecuencia de la aceleración en el ritmo de depreciación de la moneda".

El salto de productividad de Vaca Muerta permite en una primera instancia la sustitución de importaciones y la ampliación progresiva de las exportaciones hacia los mercados regionales.

En enero la producción nacional de petróleo llegó a los 678.925 barriles por día, y en gas alcanzó los 123,5 MMm3/d, por lo que el aporte neuquino en este caso es del 66,2% y en crudo más del 50%.

En la segunda mitad de la década -según Arceo- comenzarían a desarrollarse las primeras exportaciones de GNL, alcanzando 11 MTPA a fines de la presente década y más de 20 MTPA a mediados de la próxima década. Por otra parte, la instalación de plantas de licuefacción será determinante para expandir las exportaciones de gas natural.

El rol del shale neuquino en este nuevo escenario superavitario energético ha sido determinante, especialmente en los últimos 4 años. Los expertos prevén que la actividad en las áreas petrolíferas de Vaca Muerta se triplicaría respecto al nivel actual y en el caso de las gasíferas sería cuatro veces mayor.

Se asume, además, que Bolivia dejaría de suministrar gas natural a partir de 2025. La producción de gas natural, traccionada por el aumento de las exportaciones a los mercados regionales y por la exportación de GNL, permitiría alcanzar una producción superior a los 220 MMm3/d en 2030.  

Según el análisis de E&E, durante los primeros 9 meses de 2023 el volumen de crudo exportado prácticamente duplicó los niveles existentes en 2019. Dicho aumento de las exportaciones correspondió exclusivamente a la cuenca neuquina. Las exportaciones de gas natural también se incrementaron en los últimos años.

En tanto, en los primeros diez meses de 2023 Argentina exportó hidrocarburos por U$S 3.788 millones, un 166% más que en idéntico período de 2019.

Hacia adelante la mayoría de los analistas muestra un optimismo moderado, pero real.

Según el economista Guillermo Nielsen, ex secretario de Finanzas, se vienen dos años clave para cambiar la tendencia en la balanza comercial energética.

"En el corto plazo, para el año 2025, dependerá mucho de la concreción de obras de infraestructura como el proyecto de reversión del Gasoducto Norte que permitiría recuperar parte de esa mala inversión hecha en su momento, y al mismo tiempo permitir la exportación de gas desde Vaca Muerta. Igualmente la salida lógica por la magnitud de las reservas de shale es llegar al mercado de Brasil. Ese es el objetivo", finalizó.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés