Informe de GMA

Un clásico: la tasa real de diciembre fue -1% mensual (la menor desde abril)

A partir de sus consecuencias se puede entender por qué en Argentina se suele ahorrar en divisas extranjeras

pesos-inflación
14-01-2022
Compartir

Días atrás, se conocieron las cifras que -mes a mes- difunde el Indec. Allí, se evidenció que luego de una leve moderación en noviembre, el último mes del año los precios se aceleraron hasta 3,8% mensual. Así, el año cerró con una suba del 50,9% anual del IPC, lo que lo convierte en la segunda cifra más alta luego de la hiperinflación. 

La inflación, una palabra que ya casi se ha vuelto cotidiana en la vida de los argentinos, ha tenido un fuerte impacto sobre la moneda local

En diciembre se conoció también un dato para nada nuevo. Por el contrario, de los últimos 20 años, el 70% del tiempo la inflación le gano al retorno nominal del peso, según GMA Capital.

A raíz de la suba del IPC, la tasa real de diciembre fue negativa, del 1% mensual -y la menor desde abril-. En tanto, en noviembre se había ubicado en 0,3%, es decir, positiva. En el análisis de todo el 2021, la tasa real fue -7,2% anual, la más negativa desde 2016, cuando se registró -7,3%. En tanto, el capital remunerado con tasa desde noviembre de 2019 acumuló pérdidas por 8,7% una vez descontada la inflación. 

Cuadro: tasas vs inflación

¿Y desde 2002?

Desde fines de 2002, $100 posicionados en divisa al tipo de cambio “contado con liqui” conservaron $65,9 de su valor inicial. Esto muestra, también, una resignación de poco más de un tercio de poder de compra a lo largo del tiempo. 

Así, esta idea sirve para explicar la tendencia de los argentinos de dolarizar los ahorros en pesos. La eficacia relativa de la divisa para hacer las veces de reserva de valor -algo que el peso no cumple-, sumado a un contexto de 26% de inflación anual en 19 años y 37% en la última década, dan cuenta de que lejos está de tratarse de una “cuestión cultural”, como muchos lo ven.

“Desde diciembre de 2002, el poder de compra real de $ 100 (efectivo) se desplomó hasta $1,2. Es decir, hubo una destrucción de 98,8% de la capacidad de compra”, dijo GMA.

¿Y la tasa? Una opción clásica como los plazos fijos permitió preservar solo 40,2% del valor, tras ceder 59,8% real frente a la embestida de los precios.

Como se observa en el gráfico,la estrategia que mejor pudo defender la posición inicial fue el dólar.

cuadro: erosión del poder de compra por la inflación

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés