Precios (Des)Cuidados

La inflación cerró 2021 en 51% y dejó un piso similar para 2022

En 2022, las estimaciones privadas señalan que la inercia de los precios podría llevar a una variación, por lo menos, similar a la del 2021

Dólar
Agustín Maza Agustín Maza 13-01-2022
Compartir

En línea con lo que anticipaban las consultoras, el Indice de Precios al Consumidor de diciembre pasado tuvo un incremento mensual del 3,8% y acumuló una suba de 50,9% a lo largo de todo 2021, según informó el Indec. 

Así, la inflación fue la más alta desde 2019 (53,8%) y la segunda de mayor magnitud desde 1991 (84%). En cuanto a lo que se espera para 2022, las estimaciones privadas señalan que la inercia de los precios podría llevar a una variación, por lo menos, similar a la del 2021.

En tanto, el acumulado del año pasado estuvo lejos de las estimaciones que había realizado el Gobierno para el período. 

La primera pauta se había ubicado en el 29% que, ante la aceleración de precios del primer semestre, luego fue corregida al 45% en el proyecto de Presupuesto 2022. Para este año, el Gobierno estima un porcentaje del 40% como un objetivo “cumplible”.

La consultora LCG detalló que la inflación mensual promedio del año pasado se ubicó en 3,5% (vs. 3,7% en 2019, último año con inflación elevada, aunque sin ancla cambiaria). En ese sentido, durante el año hubo una evolución “diferencial” con los mayores registros en el primer trimestre (4,1% promedio) y los menores en el tercer trimestre (3% promedio), “presumiblemente afectado por la política de un crawling lento del dólar oficial”.

También resaltaron que la inflación interanual en diciembre de 2021 fue de 15 p.p. mayor a la de diciembre de 2020 (36,1%) y 3,1 p.p. menor a la de diciembre de 2019 (54%). 

Diciembre

Volviendo al dato de diciembre, es preciso señalar que el valor total estuvo “contenido” por el freno de los precios regulados, que avanzaron “solo” 1,7% mensual y 37,7% interanual a nivel nacional. Aquí se incluyen los precios que el Gobierno tiene pisados y no refleja la dinámica real de las variaciones.

La inflación núcleo, que no tiene en cuenta los regulados, presentó una aceleración respecto del mes anterior. Esta categoría tuvo una variación de 4,4% mensual y de 54,9% anual. La brecha con la inflación “headline” interanual es de 4 p.p. por encima.

En tanto, el 3,8% del mes pasado fue traccionado también por la suba en los precios estacionales (3,7%) que se aceleraron 3,2 puntos porcentuales (p.p.) respecto a noviembre. Ese incremento se explica por alzas en rubros como hoteles y restaurantes.

Por rubros

Según destacó la consultora Ecolatina, en lo que respecta a los rubros relevados por el Indec, 6 de las 12 divisiones se ubicaron por encima del 4%, algo que no sucedía desde marzo de 2021, cuando la inflación general había sido de 4,8%.

El rubro de mayor aumento fue restaurantes y hoteles (5,9% mensual) que cerró el año con un alza acumulada de 65,4%. Para la consultora ACM esa suba se explica por “las bajas restricciones al turismo interno, las restricciones a los pagos al exterior por turismo, bajos salarios en dólares y un componente estacional de mayor demanda por las Fiestas y vacaciones de verano”. 

El siguiente rubro que encabeza la lista es bebidas alcohólicas y tabaco, con un aumento de 5,4% mensual que se explica en parte por las Fiestas, ya que generan una mayor demanda de este rubro, junto con el aumento del precio del tabaco (6%).

Además, transporte quedó en tercer lugar, con un incremento del 4,9% respecto a noviembre que se explica mayormente por la variación de precios en la adquisición de vehículos y por el aumento del costo del transporte público. 

Por último, prendas de vestir y calzado mostró una suba de 4,8%, que dadas las heterogeneidades observadas por zona puede deberse al impacto de los regalos que implica la época del año analizada. Este segmento finalizó el año con un incremento del 64,6%).

Los rubros con el menor aumento fueron salud con 0,5%, educación con un aumento de 1% y comunicación con un aumento de 1,8%, todos rubros que se encuentran alcanzados por regulación del Gobierno.

Alimentos y bebidas

En cuanto a alimentos y bebidas no alcohólicas la suba fue del 4,3%, acelerando 2,2 p.p. sobre noviembre y quedando por encima del promedio general. El impacto del congelamiento de precios se sintió menos que en el mes previo y las subas en carnes traccionaron el segmento al alza, a pesar de las regulaciones en el mercado externo.

A pesar de las medidas del Gobierno, el rubro cerró el año creciendo cerca del IPC general 50,3%, aunque por primera vez en tres años quedó por debajo del promedio general.

“Al interior de la división existieron dinámicas heterogéneas”, sostuvo Ecolatina. “Por un lado, en el mes incidió principalmente la suba de carnes (+9,1% a nivel nacional). Teniendo en cuenta el importante peso que tiene esta categoría sobre la canasta (pondera 8,9% en el total país), la suba de este grupo explicó poco más de 0,9 p.p. de la variación a nivel general”, explicó la consultora.

A su vez, mencionaron que las categorías de bienes de consumo masivo (productos empaquetados) treparon 2,9% mensual. Dicha cifra se aceleró respecto a noviembre, cuando habían subido 1,5% mensual en promedio. 

“Hay que tener en cuenta que la variación del último mes se alcanzó a pesar del congelamiento a más de 1.300 productos de la canasta iniciado a mediados de octubre. De todas formas, no volvió al ritmo previo de aumentos (entre enero y octubre, dicha canasta de bienes subió 3,6% en promedio). En este sentido, la suba de este conjunto de bienes explicó 0,5 p.p. de la suba mensual del mes de diciembre (vs. 0,2 p.p. en noviembre)”, detalló Ecolatina.

Vale aclarar que los alimentos estacionales “contuvieron” parcialmente la inflación el mes pasado. En este sentido, las verduras cayeron en torno al 5,6% a nivel nacional, nuevamente gracias al tomate, mientras que las frutas subieron solamente 1,6%, ayudando a que la variación del capítulo de alimentos no sea todavía mayor. 

2022 caliente

Las previsiones de los analistas para este año marcan que el piso será del 50%. Sin embargo, ese número podría crecer en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que obligue a llevar adelante correcciones en algunas variables macroeconómicas como el congelamiento tarifario y el atraso del tipo de cambio. Un escenario sin acuerdo, sin embargo, también sería desafiante.

Para enero, podría esperarse nuevamente un registro alto. “El BCRA aceleró la tasa de depreciación del peso, el Relevamiento de Precios de los Alimentos que realizamos reflejó subas de 1,2% y 0,9% en las dos primeras semanas y se anunciaron aumentos en prepagas y telecomunicaciones”, mencionó LCG. En línea con esto, “cualquier ajuste de tarifas que el Gobierno habilite para los próximos meses sumará más presión”.

Para los próximos meses, desde ACM también esperan que la inflación se ubique en niveles similares a los del último año. Aunque estimaron que los precios podrían mostrar tensiones al alza de la mano de una aceleración en el ritmo de devaluación del peso y por la implementación de aumentos de los precios regulados. “La incertidumbre en torno al acuerdo con el FMI podría también jugar en un mismo sentido”, dijeron. 

Otro factor a tener en cuenta será la salida del congelamiento de precios que será reemplazado por Precios Cuidados con subas autorizadas del 2% mensual promedio en el trimestre en curso. “Eso podría traer presiones en el corto plazo”, consideró Ecolatina. 

“De esta manera, esperamos que la inflación en 2022 vuelva a cerrar en la zona del 50% anual. Así, la suba de precios se mantendría en este umbral en 4 de los últimos 5 años”, concluyó la consultora.

Peor aún, el último REM arrojó una estimación para este año de 54,8%. “En la medida que no se diseñe e implemente un plan de estabilización resulta muy complicado pensar en una convergencia en la evolución de los precios”, finalizó ACM. En tanto, LCG afirmó que “son varios los motivos que hacen pensar que la inflación tendrá una dinámica ascendente este año, con un piso de 60% anual hacia diciembre”. 

Finalmente, el director del Insituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Nadin Argañaraz, destacó que con la inflación del 50,9% del año 2021, Argentina terminó registrando una inflación promedio anual del 18% durante los últimos 30 años.

“Un promedio anual del 18% durante 30 años es algo realmente preocupante para el desarrollo económico y social. Con ese valor, el arrastre estadístico para el año 2022 (inflación promedio) es de 18,7%. Es decir, que la inflación seguirá en altos niveles durante este año, continuando las distorsiones que genera, principalmente para los sectores sociales de menores ingresos”, apuntó Argañaraz.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés