El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 10°C
XII Convención Anual del IGEP

Scaglione: "La mejor motosierra que podemos tener es la OCDE"

Unas 100 personas participaron del encuentro titulado "Gobierno corporativo: una agenda abandonada".

Economistas, directivos y empresarios intercambiaron ideas alrededor de tres paneles temáticos.
Economistas, directivos y empresarios intercambiaron ideas alrededor de tres paneles temáticos. .
Nadia Allemand 28 septiembre de 2023

Este miércoles se llevó a cabo la XII Convención Anual del Instituto de Gobernanza Empresarial y Pública (IGEP) en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Unas cien personas participaron del encuentro titulado "Gobierno corporativo: una agenda abandonada", donde economistas, directivos y empresarios intercambiaron ideas alrededor de tres paneles temáticos: el rol del director en las empresas con participación estatal, el retraso de la Argentina en materia de gobierno corporativo y el desarrollo del mercado de capitales argentino.

Habla Juan Curutchet, ex presidente del Bapro
Habla Juan Curutchet, ex presidente del Bapro

Juan Curutchet, expresidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, habló del riesgo que puede representar un personal jerárquico mediocre en empresas públicas. "Necesitamos que el país demande estándares de calidad (...). En un país que exige poco en materia de calidad institucional, si tenés un castigo, aunque sea la dificultad de renovar una línea, el aumento de la tasa de interés, una objeción de la auditoría o un comentario de Bloomberg, todo eso hace que la propensión a tirar la chancleta y ser menos serio sea un poco más difícil", sostuvo. 

A su vez, frente a la estabilidad y una jubilación superior a la media que ofrece el sector público, afirmó que la mayor parte de la gente en Argentina quiere entrar a trabajar al Estado. En este sentido, propuso la implementación de un examen obligatorio para los aspirantes a cargos en empresas públicas y destacó la importancia de la formación vía capacitaciones o posgrados para el personal jerárquico. "La aspiración principal del sindicato de cualquier empresa pública es meter a tu hijo. Esto hay que prohibirlo. Tampoco en el extremo. Si tuviera un examen universal y el hijo de alguien quedó muy alto, me parece que no lo podés excluir. Pero tiene que ser claramente por mérito (...) porque si no se genera lo que alguno llama 'la casta'", concluyó.

img_5714
Santiago Gallichio, Presidente del IGEP

José Luis Inglese, expresidente de AySA, aseguró que, independientemente de que la tenencia del capital de una empresa sea privada o pública, es fundamental seguir las reglas de gobernanza que plantea la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En el caso de las empresas públicas, habló de la necesidad de promover el desarrollo de los profesionales en funciones directivas y afirmó: "Si queremos mejorar muchas cosas del país, tenemos que mejorar la gobernanza en todos los sentidos. La primera gobernanza, por supuesto, es respetar la Constitución. El estatuto de las empresas es a las empresas lo que la Constitución es a la nación. Tenemos que respetar la Constitución, pero además tenemos que respetar las reglas de juego de este tipo de empresas".

En esta misma línea, Alejandro Marchionna, exvicepresidente de Aguas Bonaerenses, sostuvo que las empresas públicas no forzosamente son ineficientes y, en este sentido, destacó la importancia de un buen directorio y de que no haya corrupción. "El problema es que no hay continuidad y que los directores siguen siendo nombrados muchas veces con criterio político", declaró.

Por su parte, Marcelo Scaglione, exsubsecretario del Ministerio de Economía y representante de la Argentina ante la OCDE, habló del proceso de incorporación de la Argentina a dicho organismo internacional por el que viene transitando el país durante los últimos seis años. Luego de que la Argentina presentara su candidatura al bloque, Rumania, Perú, Brasil, Croacia y Bulgaria siguieron los mismos pasos. 

"El 25 de enero del 2022, seis países precalificados recibieron una invitación (para integrarse a la OCDE). Cinco países respondieron la invitación el mismo día (...). El Presidente de la República recibió una carta y, un año y medio después, todavía no la contestó...", relató con indignación Scaglione. 

"No saben bien qué es la OCDE (...). Algunos piensan que es un apéndice del Fondo Monetario", agregó. Scaglione consideró así que la falta de respuesta por parte del Gobierno se debe a un desconocimiento de la institución y a cuestiones ideológicas. "Tener buenas políticas públicas en temas institucionales, productivos, sociales y ambientales no es una cuestión ni de derecha ni de izquierda: es una cuestión de sentido común", sentenció.

"Algunos hablan de la motosierra. La mejor motosierra que podemos tener es la OCDE. ¿Seríamos capaces de perder esta oportunidad única que tenemos, no sólo de integrar este club, sino de que nos ayuden a crecer? Ser país miembro de la OCDE nos obliga a cambiar muchas de nuestras posturas. Tenés que hacer el cambio de paradigma y entender que ingresar a la OCDE implica adherir a una serie y cuerpo de valores que son los que gobiernan el mundo desarrollado. Nosotros somos un país subdesarrollado. Con lo cual, sí o sí tenemos que cambiar de valores. Ese proceso de transformación tiene sus costos, lleva tiempo, pero está demostrado que da resultado", afirmó Scaglione. 

Finalmente, se mostró optimista sobre las perspectivas a futuro de la Argentina y la región: "El ingreso a la OCDE es un camino al desarrollo. Hoy América Latina cuenta por el 3,5% del comercio en el mundo. No existimos. Pero hoy el mundo tiene muchos problemas, esencialmente de alimentos, de energía y de minerales críticos, y muchos problemas ambientales para equilibrar la huella de carbono. Gran parte de la solución está en América Latina. Si miramos las cosas en perspectiva, de acá a 15 años, la segunda región OCDE del mundo va a ser América Latina".

Por otra parte, Patricio Merlani, exsubsecretario de Finanzas del Ministerio de Economía, puso el acento sobre el déficit fiscal y sostuvo que, frente a las altas tasas de interés que mantienen la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Central Europeo, el 2024 no va a ser un buen año para los procesos de búsqueda y reestructuración de deuda soberana.

"No veo posibilidad, no sólo para la dolarización, para ninguno de los tres programas económicos posibles, de que el año que viene haya algún tipo de gradualismo financiado con el sector externo. El 2024, en cualquiera de los tres escenarios, va a ser muy complicado porque va a requerir políticas de ajuste de shock. El financiamiento es lo que te permite el gradualismo y financiamiento no va a haber. No va a haber para financiar una transición y no va a haber para financiar una dolarización", afirmó. 

.
Mondino sostuvo: "En Argentina estamos, a través de nuestra pésima política macroeconómica, destrozando el valor de nuestras compañías" 

Con respecto al desarrollo del mercado de capitales argentino, Diana Mondino, economista y exdirectora de Standard & Poor's para América Latina, sostuvo: "En Argentina estamos, a través de nuestra pésima política macroeconómica, destrozando el valor de nuestras compañías y haciendo que, aún aquellas compañías que tengan valor, no puedan ser libremente vendidas o transaccionadas. Con esta macroeoconomía que tenemos, cotizar en bolsa es, para una empresa mediana o grande, posiblemente la única posibilidad de ser transferida. Estamos dejando de lado un instrumento que podría tener una cantidad de virtudes importantes porque hay un problema macro".

El IGEP presentó su agenda de gobierno corporativo para el 2024-2027

Al final del encuentro, el IGEP presentó su agenda de gobierno corporativo para el 2024-2027. Allí destacó la necesidad de desarrollar el mercado de capitales argentino vía la recuperación de la moneda y el crédito bancario al sector privado y la importancia de la libertad de movimientos financieros internacionales para reinsertar la Argentina en los mercados y normalizar las relaciones con organismos multilaterales. Paralelamente, hizo hincapié en revisar el sentido de cada empresa pública y sus lineamientos con las directivas de la OCDE, en fomentar la transparencia en los procesos de reclutamiento y en incrementar la exigencia de formaciones y certificaciones para los directivos, entre otras cuestiones.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés