El Economista - 73 años
Versión digital

mar 23 Jul

BUE 12°C

Pese a alta inflación, el BCRA no tiene margen para subir las tasas

El ala política del Gobierno ya dejó trascender el mensaje de que es inadmisible un alza del costo del dinero

11 diciembre de 2017

El martes, el BCRA tendrá otra reunión de política monetaria. A pesar de que la inflación de diciembre parece estar acercándose al 3%, la mesa chica de la entidad sabe que no podrá hacer mucho: políticamente es imposible aumentar las tasas de interés otra vez. El ala política del Gobierno ya dejó trascender el mensaje de que es inadmisible un alza del costo del dinero. La razón: temen que impacte en el crecimiento del año que viene.

Así las cosas, Reconquista 266 mantendrá la tasa de política monetaria o sea los pases en 28,75%. Las Lebac en el mercado secundario no paran de subir. La que vence el 20 de diciembre cerró el jueves en 30% mientras que la que caduca el 28 de abril del 2018 quedó en 29,50%. Con este nivel de tasas, que también interviene el BCRA, no es necesario subir pases para mantener una política ultrarestrictiva.

Lo cierto es que razones no le sobrarían a Federico Sturzenegger para intentar un retoque adicional de tasas. El Banco Central difundió el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que reflejó un nuevo ajuste hacia arriba de las tasas esperadas tanto de inflación como de interés.

Las proyecciones del IPC Nacional para los próximos meses subieron cerca de 0,1 punto porcentual pero la proyección para diciembre saltó a 2,1% ante los aumentos previstos de bienes y servicios regulados. De esta forma, la tasa anual para el 2017 sería de 23,5% y de 16,6% para 2018. La inflación núcleo también se corrigió, principalmente para diciembre, pero en términos anuales permaneció en 21% para 2017. La tasa de interés de referencia volvió a corregirse fuertemente (subió entre 100 y 200 pbs por mes), reflejando el reciente endurecimiento de la política monetaria por parte del BCRA. Para fin de año se espera que este en 28,75%, pero con trayectoria descendente para el próximo año hasta alcanzar 22% en diciembre de 2018.

Por otro lado, el tipo de cambio mantuvo la tendencia positiva pero la curva cayó levemente en 3 centavos promedio por período. La cotización a fin de año se espera que esté en $17,80 mientras que para fines de 2018 el dólar se estima que valdrá $20.30.

De esta forma el mercado está operando con varias premisas: que las tasas se mantendrán altas, el dólar seguirá atrasado precisamente por eso y que la inflación no cederá tanto como quiere el BCRA.

Todo esto hace que la autoridad monetaria no tenga mucho margen de maniobra. Por ende, tendrá que mantener el status quo. De todas maneras, el BCRA ya avisó que hasta abril se mantendrá la dureza monetaria. Pero se desconoce si pasado el verano podrá empezar a relajar su política o no. La inflación para el año próximo parece más desafiante de lo que se creía en un primer momento. Las metas, otra vez bajo la mira.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés