El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 27°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 27°C
Situación económica

Para auxiliar al BCRA, el Gobierno quiere que empresas salgan a comprar bonos en pesos

Por ahora los inversores privados le están dando vuelta la cara a Finanzas y no quieren más títulos, sino los pesos para dolarizarse.

Será difícil tentar a empresarios de comprar bonos en pesos si el Gobierno no logra mejorar su performance en los vencimientos de deuda.
Será difícil tentar a empresarios de comprar bonos en pesos si el Gobierno no logra mejorar su performance en los vencimientos de deuda.
Leandro Gabin Leandro Gabin 01-12-2022
Compartir

En medio de una acelerada impresión de pesos por parte del Banco Central para intervenir en el mercado de bonos en pesos, que ya llevaría más de $350.000 millones desde mediados de octubre hasta ahora, el Gobierno está buscando alternativas para que el BCRA no sea el único "que le ponga el pecho a las balas".

Según trascendió, hay una iniciativa que el equipo económico está empezando a sondear entre empresarios: que éstos salgan a comprar bonos en pesos con la "zanahoria" de una rebaja de impuestos. Todo esto para que no dependan tanto de la intervención oficial.

Se sabe, en un mercado donde sobran pesos y faltan dólares y cae la demanda de moneda local, cada vez que el Banco Central vuelca pesos tiene que intentar absorberlos vía pasivos remunerados. Este esquema se exacerba con el "dólar soja 2.0" que insumiría la friolera de entre $500.000 y $700.000 millones de emisión tan sólo para comprar los dólares que liquidarán los sojeros.

Así, y con pasivos remunerados (léase Leliq y pases) que llegarán a los $10 billones pos-dólar soja, el Gobierno necesita "aflojar" con la maquinita y quiere tentar a los empresarios para que compren títulos. La iniciativa está en etapa de "consulta" y muy probablemente intente ver la luz pronto, de prosperar, ya que el Gobierno necesita bajar una de las fuentes de emisión monetaria "espuria" como es darle salida a los inversores que ya no quieren más títulos soberanos emitidos en moneda local. 

Se sabe, si los pesos no encuentran demanda, el temor es que se vayan al dólar (financiero) y/o a precios. De ahí que la brecha del 100% pareciera ser difícil de que baje con este nivel de inflación y emisión de moneda.

"La emisión monetaria sin respaldo que implica el nuevo diferencial cambiario complica aún más el frente monetario que se viene deteriorando en los últimos meses. En términos generales, el equilibrio macroeconómico se mantiene inestable por más que se consiga aire de corto plazo; un sinceramiento de precios y disminución de la brecha luce sumamente necesario para comenzar a alinear expectativas de largo plazo", advirtió el banco CMF. 

Al dólar soja se le suma la considerable caída en el roll over de la deuda, algo que podría también generar más emisión monetaria para cubrir los vencimientos en el futuro. 

Gonzalo Gaviña, asesor financiero de Portfolio Personal Inversiones (PPI), recordó que al Gobierno le está costando generar confianza y eso mete presión al mercado. "Sumado a esto, está la nueva versión del dólar soja, que por un lado trae tranquilidad a las reservas, pero que no deja de ser una emisión implícita porque se vuelcan pesos al mercado. Y con los pesos en manos, el argentino termina refugiándose en el dólar", sostuvo.

Gaviña dice que la realidad es que el inversor necesita medidas concretas y un plan económico que ordene a la macro. "Es difícil tener certidumbre en estas condiciones. Y en diciembre, se viene un vencimiento muy fuerte, con la sequía del agro como escenario de fondo", apuntó.

Tras la implementación del nuevo dólar soja, aflojó el CCL: bajó de $330 a $324. "Pero la pregunta que se hace el mercado es si será 'solo una baja muy puntual' para tomar después impulso, en un marco que estructuralmente no cambió nada", se pregunta el asesor de PPI. 

"En este contexto, habrá que ver cuándo y cómo terminará este espiral de financiación y emisión, que se refleja en una base monetaria más amplia", concluyó. 

Será difícil tentar a empresarios de comprar bonos en pesos si el Gobierno no logra mejorar su performance en los vencimientos de deuda. Por ahora los inversores privados le están dando vuelta la cara a Finanzas y no quieren más títulos, sino los pesos para dolarizarse.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés