El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 29°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 29°C

Motivar, la clave para trascender el ámbito empresarial

Para contribuir al crecimiento de la compañía y fortalecer al equipo de trabajo, los líderes deben transmitir confianza

30-03-2017
Compartir

Con la incipiente irrupción de futuros profesionales y sus particulares características, las compañías enfrentan el desafío de construir un ámbito de trabajo que sea confortable para todos. Así, ante la complejidad, fue necesario sentar las bases para la formación de líderes que fueran cada vez más ágiles y flexibles. En este sentido, considero que una característica fundamental del líder es la de transmitir confianza.

Para contribuir al crecimiento de la compañía y fortalecer al equipo de trabajo, los líderes y dueños de empresas deben dar una respuesta inmediata a las demandas de los millennials. Esta generación que crece y ocupa cada día más puestos de trabajo, sobre todo en compañías con talentos jóvenes como la que lidero, necesita un ambiente en el que se priorice el bienestar a largo plazo, y donde prime la confianza, la credibilidad y el respeto mutuo. Pero no sólo eso: también exigen -y debemos escuchar estas exigencias si queremos crear equipos sólidos y bien predispuestos- herramientas que los empoderen, capacitaciones y oportunidades.

Brindarles un rol protagónico y participativo a nuestros colaboradores refuerza el vínculo con la empresa. Este poder de acción hace que se sientan más comprometidos con lo que hacen. A la vez, se posicionan como una fuente de inspiración y motivación para el resto. Esta es la razón por la cual es necesario que las compañías ofrezcan un espacio de trabajo enfocado a desarrollar el máximo potencial humano y profesional. De esta manera, un entorno laboral que sea dinámico, carismático, cercano, creativo, resolutivo y emprendedor motivará a los empleados y los hará sentirse parte.

Hacerlos sentir apasionados por lo que hacen es una de esas exigencias que no deben ser pasadas por alto. Otro de los factores que no puede faltar es la autonomía: el trabajo por objetivos, sin la tediosa tarea de tener que reportar a cada paso lo que están haciendo, ofrece la libertad necesaria para aumentar el compromiso y la productividad.

Claro que cada persona necesita un acompañamiento distinto: hay quienes necesitan más libertad, mientras que otros requieren menos. El éxito del líder pasa entonces por entender qué necesita cada uno. Si bien asumir el desafío no es tarea fácil, es un primer paso importante. Estas premisas son las que facilitan el liderazgo de una empresa que hsata hace no mucho tiempo era una Pyme y que actualmente cobija 5 mil empleados, la mayoría de ellos millennials, en 7 países del mundo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés