El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 18°C
Panorama

Mercado con claroscuros a la espera del balotaje del 19N

Sorprendió ayer el Indec con un IPC más bajo de lo esperado. El dólar fuga subió, pero el MEP y sobre todo el blue bajaron, con quema de bonos de parte de organismos oficiales.

Las reservas subieron, pero tanto bonos como acciones se mostraron sin fuerza, con riesgo país en alza.
Las reservas subieron, pero tanto bonos como acciones se mostraron sin fuerza, con riesgo país en alza.
14 noviembre de 2023

El día después del tan esperado debate entre Javier Milei y Sergio Massa, con el ministro candidato claramente más preparado para el enfrentamiento dialéctico, encontró ayer al mercado local con claroscuros, en el que sobresalió una baja medición del IPC oficial del Indec, al tiempo que el dólar fuga estuvo en alza, con el mep y sobre todo el blue en baja. En tanto que los bonos siguieron apagados (con riesgo país 19 unidades en alza, hasta 2.494 puntos básicos) y con una nueva baja en la Bolsa porteña, mientras que los ADR argentinos en Nueva York mostraron precios mixtos

El dato del Indec

indec
 

Mientras voces de los dos lados de la grieta desgranaron a lo largo de todo el día de mil formas distintas todas las chicanas vacías sin propuestas concretas en el debate ciertamente opaco del domingo por la noche, el número que hizo girar todas las cabezas ayer fue la medición que anunció el Indec exactamente a las 16. Para el organismo dirigido por Marco Lavagna, la inflación de octubre fue del 8,3%, por lo que en diez meses de este año se acumula una suba de precios del 120% y en los últimos doce meses la variación alcanza el 142,7%, la suba anual más grande de los últimos 32 años.

Durante la última semana los estudios privados de medición de precios habían calculado que el IPC del mes pasado estaría entre 9,4 y 11%, por lo que el 8,3% medido por el Indec sorprendió. E inmediatamente comenzaron a circular de boca en boca por los operadores expectativas de que la suba de precios puede tener un pico mayor para adelante, con 11,5% para noviembre, 14% en diciembre, 13,9% en enero, 12% en febrero, 10% en marzo y 9% en abril.

Las estimaciones de inflación

Frente a estas estimaciones, el economista Miguel Kiguel, de Econviews, señaló que "la inflación bajó porque lo que se hizo desde agosto fue pisar el tipo de cambio, y eso tiene impacto en los precios. Cuando hay una devaluación, en general tiene impacto en los dos primeros meses, y fue lo que pasó con agosto y setiembre con más de 12% y ahora tenemos un octubre con 8,3%. Estaba dentro de las previsiones que el salto devaluatorio que se hizo después de las PASO tuviera menor peso en octubre, reforzado con un montón de precios pisados, como la nafta, las prepagas, y mucha presión para las empresas. Veremos qué pasa a partir de ahora, desde este miércoles (mañana) ya le sacan el freno de mano para el tipo de cambio, por lo que en noviembre y diciembre nos vamos a encontrar de vuelta con una realidad bastante compleja, por lo que esto no es para celebrar. Lo que es importante es ver la tendencia de largo plazo, y el número de 142% anual está diciendo algo y cuando cierre el año va a ser más alto todavía".

Mientras se masticaba el debate y se digería el número del Indec, el mundo se sorprendió ayer con novedades importantes a nivel internacional. Probablemente lo más significativo fue que la agencia de calificaciones Moody's le bajó la perspectiva nada menos que a EE.UU., con cada vez más analistas de ese país destacando que hay sectores que se van apagando, y que la economía norteamericana tiene altas chances de tener a mediados de 2024 una importante desaceleración, que quizás sea algo más importante que un aterrizaje suave, posiblemente signos de recesión, justamente a muy pocos meses de la elección presidencial decisiva para el intento de Joe Biden de mantenerse en el cargo, con Donald Trump mostrándose como posible competidor.

Tasas arriba en EE.UU.

La demanda de apertura de cuentas en EE.UU. está en uno de los puntos más altos en los últimos años
 

Mientras las mala nota de Moody's era asimilada, ayer volvieron a afirmarse las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,7% a 5 años, 4,7% a 10 años y 4,8% a 30 años. Y pese a eso, en el exterior el dólar subió 1,2% en Chile y 0,1% en Brasil y Japón, pero bajó 0,1% en China, 0,2% contra el euro, 0,3% en México y cedió 0,4% contra la libra. Y todas las miradas están centradas en lo que ocurra hoy, ya que se dará a conocer el dato de inflación minorista de EE.UU., algo que puede anticipar qué hará la Fed en diciembre. Hasta ahora parecía mandar la idea de que la suba de su tasa base había terminado, pero hay voces que ven un escalón más, de 25 puntos básicos, de 5,5 a 5,75% anual, lo cual complicaría mucho a todos los activos de riesgo y a los endeudados.

Mientras el dólar global estuvo prácticamente mixto, en el mercado cambiario argentino la posición fue muy intervenida por el Gobierno, ya que es absolutamente decisivo para las aspiraciones de Sergio Massa que de acá al viernes el dólar no supere nuevamente la barrera de los $1.000. En ese sentido, sobresalió ayer la venta masiva del bono GD29D, un papel ofrecido desde organismos oficiales, usado para planchar al dólar, por lo que el precio de ese títulos se hundió 8,5%, con lo que para apagar al dólar preelectoral el Estado está repartiendo papeles que a vencimiento significa el compromiso de pagar una imposible deuda con un costo del 54% anual en dólares.

En cuanto a divisas propiamente dichas, desde el BCRA informaron oficialmente que se concretó la compra de US$ 23 millones en el mercado de cambios, por lo cual se abre la cuarta semana en positivo, al tiempo que al final del día la autoridad monetaria logró sumar US$ 61 millones a las reservas. Con esos movimientos hubo un gran movimiento de tijeras en las cotizaciones de los dólares libres. El dólar blue cayó $35 hasta $925, el Senebi subió $9,70 hasta $905,20, el MEP cedió $8,38 hasta $873,33 y el contado con liquidación subió $5,89 hasta $882,37. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 152% y la del CCL con el mayorista también fue del 152%. 

Y hay que estar muy atento para ver cómo continúa el movimiento ya que mañana empieza nuevamente el crawling (la microdevaluación diaria). Como dato puramente especulativo, en los contratos de dólar futuro del Rofex, el valor de fin de noviembre está 14% más arriba que la cotización actual del dólar oficial y el valor de fin de diciembre está 94% por encima, por lo que el mercado espera que no en noviembre, pero sí en diciembre, vendrán fuertes novedades cambiarias para Argentina, que pueden llegar a mover de forma considerable todas las inversiones.

Mal para los títulos

En ese sentido debe decirse que, tras el debate y tras el IPC a la baja, los títulos argentinos no tuvieron un buen día. Con pocos negocios, los títulos públicos casi no cambiaron y el riesgo país subió 19 unidades, hasta 2.494 puntos básicos, por lo que continúa la tendencia de cotizaciones laterales que vienen mostrando los bonos desde prácticamente las PASO celebradas el 13 de agosto pasado. 

Las Bolsas quietas

En cuanto a papeles privados, los mercados internacionales estuvieron como inmovilizados, esperando el IPC que anunciará hoy EE.UU. Así, ayer hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: con suba del 0,2% para el Dow, bajas del 0,1% para el S&P y del 0,2% para el Nasdaq. Mientras que los principales mercados latinoamericanos mostraron una debilidad mínima: la Bolsa de San Pablo bajó 0,1% y la de México cedió 0,4%.

En el mercado bursátil local las cosas estuvieron un poco peor. Siguieron apareciendo balances y, con $8.634 millones operados en acciones y $18.647 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 3,5%. En tanto que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1% al 1,5% para Bioceres, Edenor, IRSA y Supervielle; pero con bajas del 1% al 3% para Loma Negra, Despegar, YPF, Francés, TGS, Galicia y Telecom.

Commodities en alza

Dólar soja
 

Finalmente, el mercado de commodities se desarrolló como desafiando al índice de precios que anunciará hoy Estados Unidos, ya que la mayoría estuvo para arriba. El petróleo subió 1,1%, hubo un repunte para los metales preciosos y también una recuperación para los metales básicos. Se registró una potente suba para los granos en la bolsa de Chicago y valores mixtos con negocios mínimos en Rosario, a la espera de la devaluación y del resultado electoral del domingo, que sigue con un balotaje completamente incierto, con final abierto. Y las criptomonedas, que habían tomado mucha ventana, encontraron ayer una baja del 1,1% para el Bitcoin, pero con clima ultra selectivo para el resto de las criptomonedas.

Cuando las oficinas de los hombres de finanzas se cerraban, operadores y analistas afirmaban que quedan hasta que se vote cuatro ruedas con una puja muy intensa, en la que el Gobierno hará lo que sea para que el dólar no signifique peligro para Massa, y con títulos que se muestran sin fuerza porque nadie conoce de qué manera se arreglará el agujero tremendo que deja esta administración, con una deuda inmanejable en el Tesoro, en el BCRA y en el pasivo con los importadores. Al respecto, desde Nueva York, el analista Alberto Bernal, de XP Securities, describió: "En este momento yo no diría que Argentina es 'game over' pero sí es una pausa. Por los problemas que tiene por delante, la necesidad de bajar el déficit fiscal, sin que se sepa quién va a pagar el ajuste, en el día de hoy en Wall Street no hay ni un solo centavo para la Argentina. Los inversores primero tendrán que ver qué se hace y cómo se hace, recién después de eso, quizás surja, o no, algún interés por un mercado que en este momento está fuera de órbita".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés