El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 15°C
Ley Bases y paquete fiscal

La Libertad Avanza busca contrapesar el rechazo unánime de Unión por la Patria en el Senado

El oficialismo deberá pescar votos en los bloques federales y conseguir el respaldo unánime del PRO y la UCR. Mientras que el apoyo del partido amarillo parece estar asegurado, el del radicalismo será más complejo.

La Cámara de Senadores.
La Cámara de Senadores. ee
06 mayo de 2024

Tras la victoria legislativa en Diputados, el oficialismo deberá ahora defender la Ley Bases y el paquete fiscal en el Senado, que funcionará como cámara revisora de los proyectos impulsados por el Poder Ejecutivo

Este martes se iniciará el plenario de comisiones: Legislación General, Presupuesto y Hacienda, y Asuntos Públicos se reunirán a las 14 en el Salón Azul

El objetivo es lograr el dictamen de las iniciativas el jueves 9 de mayo, mientras se lleva a cabo el paro general convocado por la CGT. De esa manera, se buscaría llegar al recinto de la Cámara Alta la semana entrante. 

Además, funcionarios del Gobierno irán este jueves al Senado para defender sus posiciones sobre la Ley Bases y el paquete fiscal. Buscarán dar precisiones y justificar los proyectos que el presidente Javier Milei quiere tener sancionados antes de la firma con los gobernadores del Pacto de Mayo, el 25 de este mes.

La Libertad Avanza tiene 7 senadores, y contará con el apoyo de los 6 senadores del PRO, y de los 3 del bloque Cambio Federal. Con apenas 16 votos asegurados, quedan lejos de los 37 que se requieren para aprobar los proyectos.

Del otro lado se posiciona la amenaza de la oposición, ya que Unión por la Patria tiene 33 senadores y anticiparon que presentarán una postura unánime negativa frente a ambos proyectos. 

Así se expresó Oscar Parrilli, uno de los representantes provinciales con contacto directo con la expresidenta Cristina Kirchner. En diálogo con Splendid 990, dijo: "Los 33 estamos con una postura unánime y firme del rechazo a la Ley Bases que lo que va a lograr es agravar la situación de crisis que está viviendo el país".

En ese marco, el oficialismo deberá pescar votos en los bloques federales y conseguir el respaldo unánime del PRO y la Unión Cívica Radical. Mientras que el apoyo del partido amarillo parece estar asegurado, el del radicalismo será más complejo. 

Internas en la UCR

Es que la UCR tiene 13 senadores, y se presume que votará de manera dividida, como ya ocurrió en Diputados. 

La experiencia del traspaso del DNU por el Senado dejó un registro de 3 votos que pueden ser decisivos para el futuro de los proyectos de ley.  En aquella oportunidad, Maximiliano Abad se abstuvo, mientras que Martín Lousteau y Pablo Blanco votaron por el rechazo.

Sucede que estos tres legisladores quedan por fuera del margen de maniobra del Gobierno a la hora de las negociaciones, ya que no responden a ningún gobernador. En los casos restantes, pueden ejercer presión por los acuerdos que puedan lograr con los mandatarios provinciales.

Presión de los gobernadores

Para provocar un nuevo revés al Gobierno, Unión por la Patria se enfoca en que no haya grietas en el interbloque generado por el Frente Nacional y Popular, conducido por José Mayans, y Unión por la Patria, de Juliana Di Tullio.

Según trascendió, el gobernador Axel Kicillof presiona para que no haya ninguna fuga en el Senado, intentando convencer a sus pares para que no haya disidentes al momento de votar. La idea es detener las dos iniciativas que La Libertad Avanza busca aprobar en la Cámara Alta.

A pesar de ello, ya hay algunas disidencias entre los mandatarios locales. El gobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, se pronunció a favor de las iniciativas, y pidió a los senadores Juan Manzur, Sandra Mendoza y Beatriz Ávila que voten a favor. 

"Soy muy respetuoso, el voto es de ellos, pero les digo que representan a una provincia que se va a ver beneficiada", indicó.

Los tres diputados que responden a Jaldo rompieron con Unión por la Patria y armaron un bloque propio que aportó sus votos positivos a los proyectos. Pero en el Senado, el escenario es más complejo. 

El senador y exgobernador de Tucumán, Manzur, tiene una tensa relación con Jaldo, y posee suficiente autonomía para tomar sus propias decisiones.

En ese caso, la influencia de los gobernadores sobre sus legisladores no es determinante. La Libertad Avanza continuará las negociaciones con los jefes provinciales a fin de pescar votos entre la oposición y asegurar el triunfo de los proyectos. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés