El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Inflación

¿Massa podrá cumplir el "objetivo patriótico" en 2023?

Mientras que el ministro de Economía, Sergio Massa, se muestra optimista frente al problema de la inflación, los privados y el mercado van en el sentido contrario.

¿Massa podrá cumplir el "objetivo patriótico" en 2023?
15-01-2023
Compartir

El ministro de Economía, Sergio Massa, remarcó que "el objetivo patriótico es construir una economía sin inflación, un problema de la economía argentina en los últimos 40 años".

En diálogo con Infobae, indicó que tanto el Gobierno como la oposición, los empresarios y los trabajadores tienen que participar en ese objetivo "porque la inflación destruye el ahorro y el poder de compra".

Asimismo, el titular de la cartera económica señaló: "La inflación es la fiebre de una economía enferma y, de alguna manera, es el síntoma: cuanto más alta es la inflación, más enferma está la economía".

Aseguró también que "nuestro principal objetivo es bajar la inflación sin congelar la economía, porque la paz de los cementerios no le sirve a nadie. Hay que mantener niveles de actividad y de ocupación, recuperar ingresos paulatinamente, bajar la inflación y aumentar la capacidad de crédito de empresas y consumidores".

¿Qué dicen los privados?

La inflación de 2022 fue récord en 32 años: 94,8% marcó el contador final en diciembre. Así, casi se duplicó el guarismo de 2021, que había marcado 50,1% y quedó muy lejos del 36,1% registrado en 2020.

"Si bien la variación mensual fue 5,1% y volvió a estar debajo de lo esperado, no existen argumentos sólidos a favor de un descenso sostenido de la nominalidad. El margen para usar al tipo de cambio y a las tarifas como anclas es muy limitado, y su puesta en marcha profundizaría aún más los desequilibrios", afirmó en un informe GMA Capital.

"En este contexto, desde el Banco Central primó la prudencia y se decidió mantener la tasa de política monetaria en 75% (TNA). Si bien venimos de dos meses seguidos con tasas reales positivas, reducir el premio al ahorro no haría más que inyectar anabólicos al dólar y al resto de los precios", agregó.

Massa también hizo referencia al respecto: "El plazo fijo le ganó al dólar como instrumento de ahorro en el 2022 en Argentina, sobre todo porque hubo recuperación de tasa. Alineamos tasa, empezamos a bajar la inflación: yo asumí con 7,4% y noviembre y diciembre redondearon 5% y en paralelo, el ritmo de devaluación de la moneda acompañó mucho más la inflación para que los precios relativos no se terminen de desordenar".

En tanto, sobre qué sucederá hacia adelante, GMA Capital señaló: "Desde el Gobierno apuntan a que el aumento del costo de vida converja al 4% hacia abril de este año, siguiendo la tendencia del último bimestre. Sin embargo, creemos que esta dinámica se debe más a factores transitorios que permanentes y, por lo tanto, somos escépticos acerca de una reducción sostenida".

"En los últimos dos meses, la influencia de alimentos y bebidas no alcohólicas ayudó para consolidar una desaceleración en el aumento de precios, ya que se trata de la categoría con más peso dentro de la canasta del IPC (27% del total). Este rol protagónico se vio explicado principalmente por los precios de la carne, que explican en torno al 8% del total de la canasta. Producto de la sequía, la oferta de carne aumentó considerablemente en los últimos dos meses del año, y en consecuencia, se observó una caída en términos reales de su precio", explicó.

La consultora también aseguró que el mercado no ve un proceso de desaceleración inflacionaria.

"Los inversores no creen en una reducción sostenida de la nominalidad. Es que no existen razones para que la emisión monetaria ceda de cara a los próximos meses. Aun suponiendo que el Tesoro siga cumpliendo las metas fiscales, el Banco Central muy probablemente seguirá comprando títulos en el mercado secundario, lo que es una forma de financiamiento indirecto. Y desde mediados de octubre lleva emitidos unos $630.000 millones por esa ventanilla", dijo.

"De cara a los próximos meses, el REM proyecta un piso de 5,6% para enero y un pico de 6,2% para marzo. En la proyección a 12 meses se espera una inflación interanual de 98,4%, lo que implica un promedio mensual de 5,9%. Es cierto que es la primera vez desde febrero de 2022 que se corrige a la baja la proyección a 12 meses vista. Sin embargo, esta se encuentra muy lejos de las perspectivas del Gobierno y de la proyección del Presupuesto de 60%", concluyó la consultora.

  • Por su parte, Econviews cree que la desaceleración de la actividad económica y un mayor peso de los bienes y servicios bajo acuerdos de precios pueden ayudar a sostener un ritmo promedio de 5% en los próximos meses, aunque la suba de $26 en el dólar blue en lo que va del mes puede sumar presión a los precios de enero.

"El mayor riesgo viene por el lado cambiario, porque la sequía reducirá fuertemente el ingreso de dólares y es probable que ello se traduzca en un ensanchamiento de la brecha cambiaria, con su consecuente efecto sobre los precios", advirtió el informe.

"Pero si bien es posible que la inflación se modere en los próximos meses, somos menos optimistas en el segundo semestre. Creemos que habrá mucha oferta de pesos que no encontrará demanda, Massa encontrará dificultades para seguir moderando el gasto en plena campaña y por último los empresarios se adelantarán a la transición y sobre el cuarto trimestre difícilmente no veamos remarcaciones antes incluso que el próximo gobierno mueva sus fichas, independientemente de quien gane", proyectó la consultora y dijo que no espera una inflación menor a la de 2022.

"El déficit deberá ser financiado en su totalidad por el Banco Central, por lo que esperamos una fuerte emisión en este 2023, y las tarifas deberán continuar su ajuste si el Gobierno quiere apuntar a cumplir el acuerdo con el Fondo. Y si no tocan más las tarifas se incrementará el déficit y tendrán que emitir más dinero. Es decir que no hay soluciones fáciles en el camino", agregó Econviews.

"Además, el continuo atraso en el tipo de cambio oficial nos lleva a creer que el próximo gobierno -de cualquier signo político- deberá realizar rápidamente una corrección que se trasladará de manera inmediata en los precios. En este marco, mantenemos nuestra proyección de 110% para fin de año", concluyó. 

Todo sobre la inflación

Hay inflación cuando se produce un aumento general y sostenido de los precios de la economía. No son aumentos puntuales de algún servicio o bien sino de casi todos y, además, que esas subas se sostienen en el tiempo.


Si bien se trata de un proceso complejo y "multicausal", el factor principal suele ser un desequilibrio fiscal que se financia con emisión monetaria o con endeudamiento no sostenible que termina en un repudio a la moneda y/o también una devaluación. Milton Friedman, padre del monetarismo, solía decir: "La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario".

La inflación de Argentina está, hace varios años, entre las más altas del mundo. En 2022 fue de 94,8%, y casi duplicó a la de 2021 (50,1%). Fue la tasa más alta desde 1990. Las proyecciones para 2023 no son buenas y se espera que la inflación vuelva a estar cerca de 100%.

Se dice que la inflación es un impuesto a los pobres porque son esos sectores los que tienen, por un lado, menos ahorros y, por el otro, menos capacidad de poder aumentar sus ingresos (vía paritarias, por ejemplo) ante la suba de precios. Por eso, cuando sube la inflación, los gobiernos tratan de proteger a los sectores de menores ingresos para que no caigan en la pobreza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés