El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 24°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 24°C
Wall Street

"Massa no es Messi": Goldman Sachs alerta que la macro se está volviendo más complicada

"Argentina ganó la Copa Mundial de la FIFA 2022, ¿puede ahora ganar el juego de reequilibrio macro en 2023?", se preguntó el banco de inversión

"La imagen macro se está volviendo más complicada, y Massa no es Messi, incluso con la ayuda del FMI", dijo
"La imagen macro se está volviendo más complicada, y Massa no es Messi, incluso con la ayuda del FMI", dijo
Leandro Gabin Leandro Gabin 13-01-2023
Compartir

Ni condenados al éxito ni al fracaso per se, Argentina es, para los bancos de inversión más importantes del mundo, un enigma. Después de que el país volvió a los titulares en los principales medios por haber ganado la Copa del Mundo, poniendo momentáneamente de lado el desastre económico que siempre ocupó cierta cobertura mediática, algunos incluso le bajan un poco la espuma al bull market criollo que se armó desde que Sergio Massa entró a Economía y cuando los activos estaban por el piso. 

Goldman Sachs, uno de los bancos más importantes del mundo y que recientemente estuvo en el ojo de la tormenta por liderar los despidos en el mundo financiero (echó a 3.200 empleados), realizó un ping pong sobre las tendencias de Latam para el 2023. Claro, Argentina figuraba allí. 

¿Qué se preguntó y qué se dijo?

En forma didáctica, el economista de GS Alberto Ramos se preguntó: "Argentina ganó la Copa Mundial de la FIFA 2022, ¿puede ahora ganar el juego de reequilibrio macro en 2023?". La respuesta de Goldman fue lapidaria: "No, muy improbable. La imagen macro se está volviendo más complicada, y Massa no es Messi, incluso con la ayuda del FMI". 

Para la entidad comandada por David Solomon, señala que "las reformas y el ajuste macro son la mejor esperanza después de las elecciones, en 2024-25". Y recuerda que "el contexto macroeconómico de Argentina sigue siendo un caso aparte en Latinoamérica". 

  • Para Goldman, la política macro sigue siendo profundamente heterodoxa y las políticas fiscales y monetaria laxas en medio de niveles crecientes de represión financiera están conduciendo a desequilibrios macro y financieros más amplios. Y enumera: inflación cercana a los tres dígitos, moneda cada vez más desalineada, intensas presiones cambiarias y de reservas internacionales, y micro distorsiones crecientes y asignación ineficiente de recursos debido a una conjunto amplio y creciente de controles distorsionadores de capital, financieros, comerciales, del mercado laboral y de precios. 

"La credibilidad de las políticas sigue siendo débil y el programa del FMI no ha podido orientar la política macroeconómica hacia políticas más convencionales y reequilibrar la economía", alertó Ramos, el jefe para Latam de Goldman que escribió el informe. 

De hecho, el banco estadounidense cree probable que la "profunda polarización política y social y una elección presidencial fundamental en octubre de 2023 mantengan alta la incertidumbre y muy bajo el apetito por las políticas de ajuste macroeconómico". 

"Por lo tanto, dada la baja inclinación manifiesta de las autoridades a adoptar una combinación de políticas más fuerte, es probable que el reequilibrio macroeconómico y las reformas tengan que esperar hasta después de las elecciones (es decir, 2024-2025), e incluso entonces no son un hecho", sostuvo, pesimista, Goldman Sachs. 

Recientemente otra entidad estadounidense de peso como Citigroup había salido a plantear con cierto repero lo que habría que esperar del escenario local. "Argentina probablemente tendrá otro duro año, con el gasto público y la inflación acelerando a medida que se acercan las elecciones", dijo, escéptico, la entidad. 

"Los inversores estarán atentos a un posible cambio en la administración que podría fomentar expectativas positivas. Pero el ajuste macroeconómico requerido es masivo y un desafío para cualquier gobierno", advirtió el Citi quien le dice a los clientes que a pesar de la ola de gobiernos de izquierda en la región (Lula en Brasil y Gustavo Petro en Colombia) la Argentina -que a menudo va contra la corriente- "podría romper este patrón en 2023". Léase, cree que es más probable que gane la oposición este año.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés