Según informe

Los salarios privados podrían ganarle “levemente” la carrera a los precios (no pasa desde 2017)

Si bien esa recuperación leve en el poder adquisitivo marcaría un cambio en la tendencia, “no podría calificarse más que como incipiente”, dice un trabajo de UNSaM

El salario podría ganarle a la inflación por rimera vez en cuatro años.
Agustín Maza Agustín Maza 18-11-2021
Compartir

La recuperación de la economía de este año está resultando mejor de lo que se esperaba inicialmente. De todas formas, y evidenciando el golpe que significó la crisis sanitaria, el empleo registrado no alcanzó todavía los niveles prepandemia.  

Mientras tanto, el salario privado podría ganarle a la inflación por primera vez en cuatro años, aunque no llegará a sentirse en los bolsillos. 

Así lo indicó un informe realizado por el Area de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (Cetyd) que forma parte de la Universidad Nacional de San Martín. Si bien esa recuperación en el poder adquisitivo sería un cambio de tendencia respecto a lo que sucede desde 2017, “no podría calificarse más que como incipiente teniendo en cuenta la evolución que atravesó el poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores desde fines de 2017”.  

En concreto el documento detalló que entre agosto de 2017 y diciembre de 2020, el salario real se redujo 20%. Desde entonces, y hasta el mes de septiembre de 2021, apenas se recuperaron sólo 2 puntos porcentuales de esa marcada contracción.  

La caída de los ingresos es una de las mayores preocupaciones que tiene el Gobierno, que desde que comenzó el año repite que en 2021 los salarios le ganarán a los precios. Igualmente, vale aclarar que la “leve” mejoría sería para los asalariados registrados y no para los informales, que generalmente tienen desempeños más bajos. 

Otro punto importante respecto a la necesidad de recuperar ingresos es el fomento a un mayor consumo. La economía va a necesitar en los próximos meses incrementar los niveles de demanda para apuntalar la recuperación económica y que un crecimiento que podría ser cercano al 10% este año no se detenga en 2022. La variable clave será la dinámica de los precios. 

Evolución del salario realde los trabajadores registrados.

El Cetyd señaló que a pesar de que durante los primeros meses del año el aumento de los precios fue superior al de los salarios, esa relación se fue “emparejando” a partir del inicio del segundo semestre del año y, tanto en agosto como en septiembre, la variación interanual de las remuneraciones de los asalariados formales del sector privado fue superior a la de la inflación. 

Ese proceso fue fomentado por el Gobierno, que al ver que en la primera mitad del año se aceleraban los precios incentivó la reapertura de paritarias. La primera pauta era del 29%, la segunda del 45% y los analistas ahora esperan cerca de un 50% de inflación para todo 2021.  

“Como consecuencia de esta evolución, es posible que, por primera vez desde 2017, el aumento de los salarios en diciembre de 2021 supere a la inflación”, estimó la Unsam. Sin embargo, resaltaron que ese resultado se alcanzaría aún considerando que durante la primera mitad del año la velocidad de incremento de los precios superó al de las remuneraciones.  

Empleo 

En cuanto al empleo formal en el sector privado, y trazando un paralelismo con los salarios, este sigue en proceso de recuperación aunque lenta. Todavía se encuentra por debajo de los niveles prepandemia, aunque las expectativas de las empresas son positivas. 

Por caso, el informe del Cetyd remarcó que en agosto el número de asalariados registrados en empresas privadas acumuló su décimo mes consecutivo de crecimiento, “pero el ritmo de expansión no ha sido precisamente acelerado”. Como consecuencia de esta evolución, en el octavo mes de 2021 se contaron 74.000 asalariados registrados menos que en febrero de 2020.  

Según subrayó el reporte, las expectativas de los empresarios respecto de la evolución del empleo continúan en proceso de leve mejora. En septiembre, el 6% de los empleadores conjeturó un aumento de la dotación de personal para los próximos meses. “Es el valor más importante desde mayo de 2019”, indicó la Unsam. 

Asimismo, la recuperación del empleo también se expresa en la reducción de la cantidad de trabajadores suspendidos. En efecto, las suspensiones habían constituido una efectiva válvula de escape para aquellas empresas que durante los momentos más críticos se vieron imposibilitadas de cumplir con sus compromisos salariales.  

“Tal es así que en mayo de 2020, el 8,8% del total de los trabajadores asalariados registrados del sector privado se encontraba suspendido. Tras reducirse la incidencia de este fenómeno desde entonces, en septiembre de 2021 el 1,3% de trabajadores estuvo suspendido”, repasó el trabajo. 

Por sectores 

En el detalle por sectores, el Cetyd mencionó que los que mejor evolución tuvieron desde el inicio de la pandemia son la pesca (+4,9%); las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+3,3%) y la industria manufacturera (+2,3%). Por oposición, los sectores más rezagados son hoteles y restaurantes (-20,9%); los servicios comunitarios, sociales y personales (- 4,9%); y transporte, almacenamiento y comunicaciones (-4,1%), en coincidencia con una recuperación más rezagada. 

Se observa un conjunto de sectores que, si bien aún tienen una menor cantidad de asalariados registrados que al inicio de la pandemia, durante el último semestre registraron un crecimiento que estaría revirtiendo esa tendencia”, precisó el estudio.  

Entre esas actividades se destacan la construcción (cuya cantidad de trabajadores registrados aumentó 8% entre febrero y agosto de 2021, pero continúa 1,8% por debajo de febrero de 2020); y el comercio (donde la dotación aumentó 0,9% en el último semestre, pero aún se encuentra 1,1% debajo de febrero de 2020). En situación similar se encuentran la enseñanza, el sector minero y los servicios comunitarios, sociales y personales. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés