Aceleración de la inflación

Los precios de los alimentos se recalentaron en octubre

Por las presiones inflacionarias subyacentes y las remarcaciones preventivas ante el nuevo congelamiento, las subas de precios se aceleraron.

El Gobierno busca frenar la suba en los precios de los alimentos y las bebidas.
Agustín Maza Agustín Maza 19-10-2021
Compartir

El Gobierno sabía que los precios comenzaron a acelerarse luego de que agosto marcara la inflación más baja del año (2,5%). Días atrás, lo confirmó el Indec: el mes pasado, los precios tuvieron una variación del 3,5% en septiembre. La previsión oficial es que esa dinámica continúe en octubre, en línea con los datos privados, por lo que avanzaron con la idea de un congelamiento de precios.  

El nuevo secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, asumió su cargo hace una semana y ya reunió a las empresas productoras y comercializadoras de bienes de consumo masivo para acordar un congelamiento de precios por 90 días de 1.247 productos. Es que el nuevo funcionario sostuvo que algunos de estos artículos tuvieron aumentos de hasta 13% en la primera semana del mes corriente.

Luego de que el Indec diera a conocer que la inflación del noveno mes había sido de 3,5% mensual, Feletti reconoció en entrevistas posteriores que esperaban un “número similar o incluso mayor para octubre”. Ese proceso tal vez funcione como explicación para la salida de Paula Español de la Secretaría de Comercio y su reclamo de retrotraer los precios hasta el 1° de octubre. 

Viendo el rubro alimentos y bebidas, la variación mensual de septiembre quedó por debajo del promedio y fue de 2,9%. Este segmento acumuló en los primeros ocho meses 37,3% y en los últimos 12 meses, 52,4%. 

Por otro lado, Feletti apuntó que “el indicador que vamos a usar para definir esta situación tiene que ver con la correlación del impacto de la canasta básica alimentaria en el salario de un trabajador formal. Esa relación, cuando inició nuestro Gobierno, era del 9% y hoy es del 11%, es decir, que a pesar de que tuvieron paritarias, ésta no alcanzó a compensar el precio de los alimentos en el poder adquisitivo del salario”. 

En tanto, algunas mediciones privadas van en línea con las estimaciones del Gobierno. Por ejemplo, la consultora Seido consignó que los alimentos y bebidas están corriendo a una tasa mensual de 5,2% (2,2% semanal en la primera semana del mes y 1,7% en la segunda). 

Por otro lado, respecto a la primer mitad de octubre, la organización Consumidores Libres informó que, en base a los datos publicados por supermercados y negocios barriales de la ciudad de Buenos Aires, la canasta básica de alimentos tuvo un aumento del 1,66% durante la primera quincena. En lo que va del año, la suma acumulada es de 43,05%. 

Para la entidad, las subas de la primera quincena estuvieron lideradas por los artículos de almacén, que subieron 3,11%. En el desagregado las subas fueron azúcar común 5,26% pan fresco 4,55% aceite de litro 3%, yerba 3,51%, arroz 3,2%, fideos 2,6%, leche 2,4% y huevos 1,8%. 

En segundo lugar quedaron las frutas y verduras, con subas promedio del 1,14%. Los más destacados de la quincena fueron la acelga 8,99%, cebolla 6,25%, naranja 4,55% y tomate perita 3,57%. La carne, en tanto, casi se mantuvo estable en línea con las restricciones a la exportación y la merma que se vio en los últimos meses. 

Por otro lado, un reporte del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso) señaló que la intención oficial de congelar precios generó en la última semana remarcaciones preventivas en los supermercados de Capital Federal, Santa Fe y la Patagonia. Algunos alimentos tuvieron una suba del 5,3% en el lapso en una semana. La suba semanal fue de 1,4%, “la más alta desde enero”. 

De acuerdo con el informe, entre los 10 productos que más aumentaron, 7 corresponden a los alimentos secos. En encurtidos hubo una variación de 5,3%; en yerba y galletitas, de 3,2%; en arroz y legumbres del 2,8% y en fideos secos, de 2,8%. El estudio resaltó que la inflación mensual acumulada en los últimos 28 días fue de 3,1%. 

Por su parte, el director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace, diferenció el impacto de los controles de precios en distintos canales de comercialización. “Mientras el consumo crece en grandes superficies comerciales no ocurre lo mismo en autoservicios nacionales, orientales o pequeños establecimientos de consumo masivo porque los accesos por parte del cliente a los acuerdos de precios son más limitados”, dijo.  

“El 30% de las bocas comerciales pertenecen a las grandes cadenas de supermercados donde los acuerdos de precio están presentes. En el 70 % de los comercios restantes en todo el país donde se venden productos de consumo masivo la variación de precios es superior y la temperatura inflacionaria no tiene límites", explicó el economista. 
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés