El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 11°C
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 11°C
Organizaciones sociales

La informalidad laboral es la “columna vertebral” del movimiento piquetero

¿Por qué no crece el empleo formal? Los convenios colectivos, las cargas sociales y la indemnización por despido

La  institucionalidad es la que hizo poderosos, económica y políticamente y la que los convirtió en la “columna vertebral” del peronismo.
La institucionalidad es la que hizo poderosos, económica y políticamente y la que los convirtió en la “columna vertebral” del peronismo.
Jorge Colina Jorge Colina 29-06-2022
Compartir

En los años '50, Perón les da a sus sindicatos aliados el monopolio de la negociación colectiva. Esto es, crea la figura de la personería gremial por la cual un solo sindicato negocia el convenio colectivo con una o muchas cámaras empresarias. La personería gremial la otorga el Estado, con lo cual, controla al movimiento sindical. 

Además, se establece que el convenio colectivo tendrá extensión administrativa automática (se aplica a todas las empresas aun cuando no estuviera afiliada a la cámara empresaria signataria y a todos los trabajadores aun cuando no estuviesen afiliados al sindicato), tendrá aportes sindicales compulsivos a favor del sindicato (cuotas solidarias) y serán ultra-activos (no vencen nunca). 

Esta institucionalidad es la que hizo poderosos, económica y políticamente, a los sindicatos y la que los convirtió en la “columna vertebral” del peronismo.

  • Pasaron 50 años. Transcurrió el desarrollismo de los '60, la dictadura de los '70, la hiperinflación de los '80, las reformas económicas de los '90 y se llega al año 2002 con una enorme crisis social. Esta crisis desemboca en el otorgamiento de más de 2 millones de planes asistenciales con el nombre Jefas y Jefes de Hogar. Eran muchos planes, pero se pensaba que iban a ser transitorios.

En el 2002 también sucede que China entra a la Organización Mundial del Comercio y demanda muchas exportaciones de Brasil y Argentina provocando el boom de crecimiento económico del período 2004 - 2012. 

  • El empleo asalariado formal en empresas privadas en Argentina pasó de 3,5 millones en el 2002 a 6,5 millones en el 2012. Buenísimo. 

Pero pasó algo raro. Entre el 2004 y el 2012 la cantidad de trabajadores informales, sea como asalariado o cuentapropista, nunca bajó de 8 millones. O sea, el enorme crecimiento del empleo asalariado formal nunca se tradujo en reducción de la informalidad. Esto implicó que el plan Jefas y Jefes se tuvo que ir convirtiendo en otros planes asistenciales que se multiplicaron, aún con boom de empleo formal.

Luego viene la actual década de 2012 - 2022. La economía está estancada y los trabajadores formales también en 6 millones. Así la “columna vertebral” del peronismo no creció en afiliados. En cambio, los trabajadores informales crecieron en 1 millón, o sea, pasaron a ser 9 millones. Aquí es donde abreva el movimiento piquetero con los planes asistenciales del Ministerio de Desarrollo Social.

Estos planes son ahora los que financian las estructuras piqueteras con una institucionalidad asimilable a la que Perón les dio a los sindicatos en los '50. El Estado elige las organizaciones piqueteras afines y las organizaciones les cobran una cuota a los beneficiarios, no muy diferente a la cuota sindical compulsiva de los sindicatos con personería gremial. 

El paralelismo es tal que las organizaciones piqueteras hace rato que vienen solicitando ser reconocidas como sindicatos de los informales (vendría a ser la personería gremial de Perón) con un convenio colectivo de informales (la iniciativa no prospera porque todavía no encuentran quién firme por la parte empleadora, si son informales). 

La pregunta es por qué no crece el empleo formal. Aquí entran a tallar tres instituciones laborales: los convenios colectivos, las cargas sociales y la indemnización por despido.

  • Convenio Colectivo. Supóngase que usted tiene un comercio y quiere tener un empleado en blanco. Lo primero que usted piensa es que tiene que pagar, por lo menos, el Salario Mínimo, Vital y Móvil que está en $45.540. Bueno, equivocado. El contador le comenta que usted tiene que pagar el salario mínimo del convenio colectivo del sindicato de comercio que está en $99.066. O sea, más del doble.
  • Cargas sociales. Sobre esto, usted debe descontarle al trabajador 17% para Anses, Pami y la obra social y, como empleador, usted debe pagar 26% para Anses, Pami, obra social y ART. Pero no termina aquí. Hay que descontarle 3% más al trabajador y usted como empleador poner 2% más para el aporte compulsivo al sindicato. Entonces, el trabajador se termina llevando $ 80.000 (con lo cual ya está disconforme porque esperaba $100.000) y usted tiene que pagar $130.000.  
  • Indemnización por despido. En la legislación laboral, los tres primeros meses son de prueba. Usted no está conforme con el trabajador y quiere rescindir el vínculo. En cuyo caso paga los $130.000 más $50.000 por el proporcional de aguinaldo y vacaciones. Ahora, el contador se equivoca y rescinde el vínculo el 1º día del cuarto mes. Bueno, allí usted tiene que pagar $345.000 porque hay que sumar preaviso e indemnización por despido. ¡Ahh! Pero la secretaria del contador hizo mal la registración del trabajador. Entonces, el monto sube a $450.000 porque la indemnización por despido se duplica a raíz de la falla en la registración laboral.

Estas tres instituciones laborales son las más significativas a la hora de decidir contratar un trabajador en blanco. Son instituciones laborales que vienen desde los '50 y los '70. Son las que hicieron de los sindicatos la “columna vertebral” del peronismo. 

Hoy, son las que multiplican la informalidad laboral que es la “columna vertebral” del movimiento piquetero. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés