El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Inflación

La carne, clave en IPC, empezó a subir y complica la desinflación

Tras un 2022 en que la carne quedó muy por debajo de la inflación, el mercado espera un aumento de precios

El precio de la carne podría subir alrededor de 30%
El precio de la carne podría subir alrededor de 30% carne
25-01-2023
Compartir

El mercado ganadero registra una fuerte expectativa con respecto a una posible recomposición de los precios de la hacienda, ya que desde marzo de 2022 los valores se venían ubicando por debajo de la inflación, según un informe de Crea.

Desde el Area de Ganadería de Crea se analizó el comportamiento (aumentos y disminuciones) de los precios de las distintas categorías de hacienda, como el novillo promedio, el ternero de 180 kilos y la vaca buena, así como también la variación diaria del novillito de hasta 390 kilos, a partir de datos obtenidos de Mercado Agroganadero y de Entre surcos y corrales.

Con excepción de la vaca buena, todas las categorías registraron incrementos de precios en la última semana. Y en el caso del novillito de hasta 390 kilos se visualiza un aumento de $37,42 pesos a partir del 17 de enero de 2023.

De todas formas, los precios siguen por debajo de la dinámica inflacionaria.

El peso de la carne en el IPC es de casi 5% y representa el 15% dentro del rubro alimentos y bebidas, por lo que la desaceleración observada durante noviembre (3,5%) y diciembre (4,7%) del año pasado estuvo íntimamente relacionada con su precio.

En el caso de diciembre, el aumento de la carne se ubicó en 3%, lo que representa un alza importante respecto al mes anterior cuando se incrementó tan solo 0,9%.

Desde abril, el precio de la carne vacuna se retrasó fuertemente respecto a la inflación, en un escenario de altos niveles de faena y debilidad de la demanda.

De esta manera, en 2022 presentó una suba del 42,4% ubicándose muy por debajo del nivel general (94,8%), de acuerdo a un relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

¿Cómo vienen los precios?

  • El precio de la hacienda de consumo subió desde el viernes pasado hasta este miércoles entre 15,26% y 19,57% dependiendo de la categoría en el Mercado Agroganadero de Cañuelas (MAG).

Según especialistas y referentes de la industria ganadera y cárnica consultados por Télam, las subas responden a un reacomodamiento de los precios, como así también al advenimiento de las lluvias y una menor oferta de animales pesados por parte de los feedlots.

De esta manera, el precio promedio del novillo pasó de $352,61 el kilo a $406,43, mientras que el novillito subió de $347,40 a $415,37 el kilo.

Por su parte, el precio promedio teniendo en cuenta todas las categorías de hacienda, incluidas las de exportación, crecieron 8,5% en dicho lapso de tiempo al crecer de $303,63 a $329,86 el kilo.

El economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), David Miazzo, comentó que el precio "venía muy atrasado, ya que el año pasado había subido 40% frente al 95% de inflación general y era lógico que, tarde o temprano, empezara a repuntar".

El menor aumento de los precios de la carne vacuna durante 2022 respecto al grueso de los precios de la economía respondió, principalmente, a una sobreoferta del mercado producto de la sequía, ya que los ganaderos comenzaron a desprenderse de animales ante la falta de pasturas.

Asimismo, la caída de los precios internacional y una poco activa demanda interna ayudaron a que el precio de la carne "se estancara".

No obstante, Miazzo marcó que en el mercado se "venía advirtiendo que había relativamente baja oferta de gordos (novillos), principalmente porque los feedlot venían con una muy mala rentabilidad, entonces se habían ido vaciando en el segundo semestre". 

"Eso hacía que hubiese una oferta relativamente escasa de gordos. Entonces, tarde o temprano iban a faltar y empezar a presionar los precios. Además, puede haber ayudado las lluvias, en el sentido de que puedan retener (animales) un poco más en los próximos meses", dijo Miazzo. 

En cuanto al impacto en los precios, Miazzo sostuvo que esta suba "se traslada de manera directa al precio en la carnicería, y hay que ver hasta qué punto el consumidor puede convalidarlos", aunque remarcó "no sé si tienen mucho más recorrido que el que ya tuvo. Lo más probable es que se empiece a amesetar y que se vaya viendo el impacto en el precio de la carne".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Matarifes y Abastecedores (Camya), Leonardo Rafael, los aumentos empezaron a registrase en la plaza de operaciones dos semanas atrás, aunque el viernes pasado se dio un salto del 25% en algunos precios.

"Fue un golpe muy fuerte. La realidad que venía retrasado la hacienda 60 o 70 puntos con respecto a la inflación y venían en quebranto todas las operaciones de la gente que sacaba hacienda gorda final", dijo Rafael.

Esta subas reportaron un aumento en el mostrador de entre $50 y $100 por kilo hasta ese momento, mientras que se espera tras las últimas subas que se vienen registrando, según comentó Rafael alcancen subas de entre $300 y $400 que se va "a ir trasladando en la semana".

En esta nota

Todo sobre la inflación

Hay inflación cuando se produce un aumento general y sostenido de los precios de la economía. No son aumentos puntuales de algún servicio o bien sino de casi todos y, además, que esas subas se sostienen en el tiempo.


Si bien se trata de un proceso complejo y "multicausal", el factor principal suele ser un desequilibrio fiscal que se financia con emisión monetaria o con endeudamiento no sostenible que termina en un repudio a la moneda y/o también una devaluación. Milton Friedman, padre del monetarismo, solía decir: "La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario".

La inflación de Argentina está, hace varios años, entre las más altas del mundo. En 2022 fue de 94,8%, y casi duplicó a la de 2021 (50,1%). Fue la tasa más alta desde 1990. Las proyecciones para 2023 no son buenas y se espera que la inflación vuelva a estar cerca de 100%.

Se dice que la inflación es un impuesto a los pobres porque son esos sectores los que tienen, por un lado, menos ahorros y, por el otro, menos capacidad de poder aumentar sus ingresos (vía paritarias, por ejemplo) ante la suba de precios. Por eso, cuando sube la inflación, los gobiernos tratan de proteger a los sectores de menores ingresos para que no caigan en la pobreza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés