El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Sep

BUE 19°C
Versión digital

sab 24 Sep

BUE 19°C
Emae

La actividad económica aumentó 6,4% interanual en junio

Solo el sector “agricultura, ganadería, caza y silvicultura" incidió negativamente en el índice

En comparación a junio de 2021, 14 de los sectores de actividad presentaron subas
En comparación a junio de 2021, 14 de los sectores de actividad presentaron subas -
23-08-2022
Compartir

El Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) registró en junio un incremento de 6,4% en la comparación interanual, y de 1,1% respecto a mayo en la medición desestacionalizada, informó el Indec este martes.

Así, la economía cierra 3 meses consecutivos con crecimiento. 

Con relación a igual mes de 2021, 14 de los sectores de actividad presentaron subas, entre las que se destacan las de hoteles y restaurantes (+39,2%), explotación de minas y canteras (+14,2%) y transporte y comunicaciones (+10,8%).

thumbnail_img_1707
 

El sector de comercio mayorista, minorista y reparaciones (+8,4%) fue el de mayor incidencia en la variación interanual, seguido por industria manufacturera (+6,2%) y transporte y comunicaciones (+10,8%).

  • Estos sectores aportaron 3 puntos porcentuales al incremento interanual del índice total.

Por su parte, el sector agricultura, ganadería, caza y silvicultura fue el único que registró una caída en junio en la comparación interanual: la producción se contrajo 4,9% y restó 0,5 puntos porcentuales a la variación.

Las actividades con mayor incidencia positiva en términos interanuales fueron “comercio mayorista, minorista y reparaciones” e “industria manufacturera”. En contraposición, la única rama de actividad con incidencia negativa fue “agricultura, ganadería, caza y silvicultura".

Al respecto, Ecolatina dijo: “Cabe señalar que el sector agropecuario fue el único que mostró una contracción interanual (-4,9%), por lo que estimamos que, sin el desempeño de este sector, el nivel general hubiese exhibido un crecimiento de 7,4% en términos interanuales. Por otro lado, la actividad económica se ubicó 2,8% por encima de los primeros 6 meses de 2019 y 0,2% sobre el mismo periodo de 2018”.

En un informe, LCG señaló que, durante el mes relevado, la economía operó 1,4% por encima de diciembre de 2021 y 7% por encima de los niveles de prepandemia; aunque todavía se ubica 1,5% por debajo del máximo alcanzado a finales de 2017.

“La economía se mantuvo en un sendero de crecimiento pese a los desequilibrios macroeconómicos que se fueron acumulando y acentuando. No obstante, la inestabilidad experimentada luego de la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía debería empezar a incidir en los próximos meses”, afirmó la consultora. 

En este sentido agregó que inicialmente el impacto podría ser algo menor por el efecto adelantamiento del consumo en un escenario de inflación en ascenso. Pero consideran que esta dinámica no es sostenible en el tiempo, por lo que creen que para la segunda mitad del año, erosión de los salarios mediante, el freno de la actividad comenzará a hacerse más palpable.

 “A esto sumará los efectos de las mayores regulaciones al acceso de dólares para importaciones, que tendrá impacto sobre la producción de numerosos sectores, y la renovada presión por conseguir alcanzar la meta fiscal comprometida con el FMI lo que supondrá un recorte significativo del gasto en la última parte del año. Con todo, proyectamos un crecimiento de la actividad entre 3%-3,5% promedio anual que, descontando el arrastre estadístico que dejó la recuperación de 2021, sería equivalente a una caída del 3,3% medida entre puntas”, concluyó LCG.

Por su parte, Ecolatina espera un desempeño acotado para la segunda parte del año (en torno al 1% interanual).

“Para julio, estimamos una contracción en términos desestacionalizados. Las nuevas restricciones a las importaciones en conjunto con los costos de reposición inciertos que trajo la incertidumbre cambiaria y el alza de los dólares paralelos generarán un magro desempeño de los Bienes (con especial impacto sobre la industria manufacturera, que se combinará con la continuación de la contracción del sector agropecuario). De todas formas, un desempeño algo más favorable de los sectores de Servicios actuarían como contrapeso para la performance del nivel general”, aseguró en un informe.

Como resultado, la consultora cree que el tercer trimestre del año exhibiría una caída respecto al segundo trimestre (que estima estará cerca de 1 punto porcentual), donde también podría impactar negativamente la aceleración inflacionaria y el deterioro del salario (principalmente del sector informal), en conjunto con las subas de tasas de interés y tarifas de servicios públicos y un menor impulso fiscal.

“Estimamos que la economía crecerá 3,8% interanual en el promedio de 2022. Si la actividad económica mantuviese el nivel de junio, la economía crecería en torno al 5% en el año, por lo que estamos estimando un avance negativo en términos desestacionalizados para el segundo semestre”, concluyó.

 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés