El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 6°C
Con tan sólo 5,3% de inflación en febrero, Argentina cruzará el 100% interanual
Tras el 6% de enero

Inflación de febrero de 2023: proyectan que estará entre 5,5% y 7%

Sigue la presión sobre los precios en el segundo mes del año

14 febrero de 2023

El Indec informó la inflación de enero y, tal como se preveía, marcó una aceleración importante: pasó de 4,9% en noviembre, a 5,1% en diciembre y ahora, a 6% en el primer mes de 2023. La inflación de febrero serguirá en esos niveles.

Se trata de un mal dato, que ya era anticipado por el mercado y también, por el Gobierno. El piso de 5-6% mensual parece muy difícil de perforar, más allá de la batería de medias de Sergio Massa y su equipo.

A nivel interanual, la inflación quedó en 98,8%, a poco de los temidos tres dígitos.

Las subas estuvieron motorizadas por los alimentos y bebidas, que subieron 6,8%. Las subas (en GBA) estuvieron lideradas por verduras, tubérculos y legumbres con 16,7% y frutas, con 11,6%. El rubro carnes y derivados avanzó 3,9%.

Sin embargo, el rubro con más subas fue recreación y cultura, con 9% y vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, con 8%.

Las dos divisiones de menor variación en enero fueron prendas de vestir y calzado (2,3%) y educación (1,1%).

Los precios estacionales (eso incluye frutas y verduras, por ejemplo) subieron 7,9%; los regulados, 7,1% y la inflación núcleo (que excluye a ambos) fue de 5,4%.

  • Según el primer REM del BCRA, para 2023, la expectativa es que la inflación sea de 97,6%, superior a la de 2022 y casi 40 puntos más que la que proyecta el Gobierno en su Presupuesto.

¿Y cómo sigue la inflación?

  • Según el relevamiento de precios minoristas de C&T para GBA, en febrero la inflación de alimentos está subiendo fuertemente, con gran protagonismo de la carne. Por el contrario, los rubros ligados al turismo pierden algo de dinamismo porque febrero es menos importante estacionalmente. Así, la inflación de febrero estaría en torno a 5,5% mensual.
  • "La inflación núcleo sigue sin mostrar mejoras en la dinámica subyacente", dijeron desde Facimex Valores. El ajuste fiscal del segundo semestre de 2022 permitió contener el desanclaje de las expectativas partiendo de una inflación núcleo de 7,3% mensual en julio, "pero aún no hay elementos para esperar una desaceleración adicional", detallaron. De cara a febrero, desde Facimex esperan una inflación de 7% ante datos de alta frecuencia del IPC-OJF de Ferreres que midieron una suba de precios del 7% en las últimas 4 semanas. 

"La aceleración que esperamos con respecto a enero refleja exclusivamente la fuerte suba de los precios de las carnes, que se encaminan a cerrar febrero con subas mayores a 15% (por eso, el Gobierno lanzó Precios Justos Carne congelando los precios de 7 cortes hasta abril)", detallaron. 

"Finalmente, esperamos que la inflación de 2023 sea de 97%, similar a la de 2022. No hay margen para anclar el tipo de cambio y las tensiones alrededor del mercado de pesos dificultan el anclaje de expectativas, dejando al ajuste como el único camino para contener la inflación en un año electoral", concluyeron.

  • El dato es muy negativo, dijeron desde Aurum Valores, "dado que exhibe una consolidación de la aceleración inflacionaria (diciembre también había sido más alto que el mes anterior) luego de algunos meses de moderadas mejoras".

La foto es aún peor cuando se considera que el rubro carnes que ha experimentado una fuerte suba en las últimas semanas tuvo un muy moderado impacto en enero (se registraron subas entre 3,9% y 4,7% según la región) y, por ende, "casi todo el efecto de las subas de precios repercutirá en febrero".

El dato de enero vuelve a mostrar, como casi todos los meses del último año, un máximo mensual en más de 3 décadas.

  • Corrida la primera semana de febrero, el Relevamiento de Precios de Alimentos de LCG reflejó un aumento del 6% mensual, sumando la séptima semana al hilo en aceleración. El reanudado empuje del precio de la carne y la estacionalidad de frutas y verduras pondrán mayor presión durante este mes, dijeron en LCG. En contraposición habrá que ver el efecto que pueda tener la renovación del programa de Precios Justos, lo que impuso un aumento promedio del 3,2% mensual vs. 4% en la versión anterior. 

A su vez, se registrarán aumentos de productos regulados, aunque desacelerarían alrededor de 3 puntos respecto al mes de enero (combustibles 4%, prepagas 6,6% y telefonía 10% en febrero), pero seguirá sumando algunos grados de presión a la inflación. 

Por último, cabe mencionar que la inflación mayorista continúa en un ritmo del 6% mensual (101% anualizado). "Si bien la aplicación de acuerdos de precios puede moderar los aumentos en góndolas, entendemos que la dinámica inflacionaria aún no se termina de relajar. En este sentido, una inercia alta en conjunto con un calendario electoral plagado de desafíos (como la administración de la brecha cambiaria en un contexto de sequía o el refinanciamiento de los $18 billones de deuda que vencen entre abril y septiembre) podrá amenazar con reavivar las expectativas y remarcaciones de precios", dijeron en LCG. 

En suma, LCG resume: "Esperamos que la inflación del 2023 se mantenga en torno al 95% anual, sujeta a los acuerdos paritarios que se firmen, donde el Gobierno ya ha manifestado su intención de que los salarios se ajusten 60% en el año, aunque no somos optimistas en que logre hacerlo en tan magros niveles".

¿Qué dijo Rubinstein?

El Secretario de Política Económica, Gabriel Rubinstein, comentó: "Los fundamentos macroeconómicos, básicamente las políticas fiscales, monetarias y cambiarias, serían consistentes con tasas mensuales de inflación del 4% o menos". 

¿Qué pasó entonces, en enero?

En el muy alto registro de enero, hubo diversos factores que aumentaron la inflación, dijo el N°2 de Sergio Massa.

  • Fuerte suba en frutas y verduras, debido a factores estacionales y efectos climáticos adversos (heladas y sequía).
  • Fuerte suba en algunos rubros regulados, como ser boleto de colectivos, tarifas de gas, tarifas de agua, tabaco, telefonía celular e Internet, y medicina prepaga.
  • Aumento de los servicios de turismo, a raíz de la temporada de vacaciones.

"Cabe señalar también, la muy importante incidencia que tienen los aspectos inerciales, ligados al alto grado de indexación prevaleciente. En tal sentido seguimos trabajando para hacer frente a este aspecto. Los acuerdos de precios firmados registran un elevado grado de cumplimiento, por lo que confiamos que la extensión de los mismos a muchos más rubros y productos nos permitirán ir reduciendo márgenes y los mencionados factores inerciales", dijo en sus redes.

"Seguimos trabajando desde la macroeconomía y desde la microeconomía, para que en los meses venideros se registren bajas significativas en las tasas de inflación, y esperamos que, hacia fines de año, las tasas mensuales se acerquen al 3% y la tasa de inflación en el año pueda rondar el 60% presupuestado", agregó Rubinstein.

 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés