El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 15°C
Panorama

Grandes cambios ante un miércoles que se presenta difícil

El Gobierno lanzó una batería de decisiones para tratar de sacar del mercado una gigantesca masa de pesos. Este miércoles lanzará letras y bonos para que bancos e inversores salgan del cortísimo plazo. El blue subió, pero los financieros bajaron y los títulos tanto públicos como privados lograron el empate.

Grandes cambios ante un miércoles que se presenta difícil
Luis Varela 19 diciembre de 2023

Apuntando a un miércoles que puede ser el primer test complejo que enfrente el flamante Gobierno de Javier Milei, el Gobierno lanzó ayer una batería de decisiones que terminó ayer con un lunes mixto en el mercado financiero: volvió a subir el dólar blue, bajaron los financieros, hubo suba de reservas, los bonos mejoraron, bajó el riesgo país, la Bolsa local cedió apenas y los ADR argentinos en Nueva York tuvieron un gran día.

Tal como adelantamos en las columnas anteriores se confirmaron los movimientos para desarmar la bomba de pases y Leliqs que tienen los bancos en el BCRA, pero esto vino con una sorpresa: se les rechazó a las entidades que anulen los plazos fijos UVA a 90 días, pero se les permite que bajen la tasa que pagan a 30 días por los plazos tradicionales, que ya no pagarán 133% anual, sino que el premio se achica a 110%.

Además, el ministro Caputo realiza una jugada muy arriesgada: llama a licitación este mismo miércoles para sacar los pesos que arden a un día de plazo e invita a los bancos a subirse a Letras a 30 días y a los inversores comunes a tomar bonos largos ajustados por inflación, todo para sacar el dinero que incendia el corto plazo y que puede provocar un salto inflacionario de proporciones.

Puntualmente, el Gobierno llama a licitación para este miércoles ofreciéndoles una letra en pesos a un mes para los denominados creadores de mercado, que en principio tendría una tasa del orden del 15% mensual, muy superior al 10,6% que pagan las Leliq y que el 8,8% que pagan los pases. Y a los inversores en general les propone un anzuelo tentador: les presentará dos bonos ajustados por CER, uno a 14 meses con pago de inflación +4,5% y otro a 35 meses con pago de inflación + 2%.

De alguna manera obligando a las entidades a abandonar sus colocaciones de dinero en el BCRA, quedan suspendidas a partir de ahora las licitaciones de leliqs, por lo que el dinero de los plazos fijos, que se habían convertido en Leliq en una entidad que jamás defaulteó como el BCRA pasará (si esta alquimia funciona) al Tesoro, que ya defaulteó nueve veces en los últimos años.

Esta verdadero momento de stress del mercado local confronta con un mercado internacional en el que las variables continúan en un tibio sube y baja. Ayer se anotó una leve alza en las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5% anual a 1 año de plazo, 3,9% a 5 años, 3,9% a 10 años y 4,1% a 30 años. Y con eso, en el exterior el dólar subió 0,6% contra el yen, 0,5% en chile, 0,2% contra la libra y contra el yuan, pero bajó 0,2% contra el euro, el franco suizo y el mexicano, cayó 0,8% en Brasil.

En el mercado local, gracias al tipo de cambio exportador de $ 862, el BCRA pudo comprar en el mercado US$ 215 millones, que al final del día terminaron en un aumento de US$ 29 M a las reservas de la autoridad monetaria.

Pero, contrariando al crawling peg anunciado del 2% mensual que se había anunciado, ayer el dólar turista subió $2,40 hasta $1.316, el oficial subió $2,05 hasta $840,23 y el mayorista avanzó $1,55 hasta $802,65.

Y los dólares libres tuvieron una respuesta inversa. El dólar blue saltó $15 hasta $985. Pero el Senebi bajó $11,80 hasta $1.033,20, el MEP cayó $40,80 hasta $963,14 y el contado con liquidación cayó $47,71 hasta $949,46. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 17% y la del CCL y el mayorista fue del 18%.

Frente a eso, con menos negocios pero con una selectividad extrema, los bonos argentinos subieron 0,7% y el riesgo país bajó 10 unidades hasta 1.844 puntos básicos. Pero en realidad hubo puntas escandalosas, con papeles que saltaron más del 30% y otros que cayeron más del 10%.

En papeles privados, confiados en que la Fed realizará en 2024 seis bajas de tasas de 25 puntos básicos cada una, llevando la tasa base actual del 5,5% al 4% anual, los toros volvieron a bramar en Manhattan y hubo otra rueda positiva en la Bolsa de Nueva York: el Nasdaq subió 0,6%, el S&P mejoró 0,5% y el Dow terminó sin cambios. Al tiempo que hubo suba del 0,8% en la Bolsa de San Pablo y del 1,1% en la de México

A nivel local, los inversores se quedaron con un raro gusto en la boca. Con $13.845 millones operados en acciones y $22.876 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,40%. Pero los ADR argentinos en Nueva York sonrieron: hubo saltos un salto del 1% al 8% para Edenor, Macro, Galicia, Supervielle, YPF, Telecom, Pampa E, Loma Negra, Francés, Central Puerto y Cresud, sin bajas para destacar.

La realidad de las commodities

Debajo de la gran maraña de bonos, acciones y monedas, las commodities están bailando con otra música. Hubo una suba del 1,1% para el petróleo. Los metales preciosos actuaron débiles. Los metales básicos estuvieron mixtos. Hubo un día en general negativo para los granos tanto en Chicago como en Rosario. Y los ceños fruncidos del día estuvieron en el mundo cripto: el Bitcoin bajó 2,7%, con descensos de hasta el 4% para el resto de los valores del panel.

Sin dudas se vienen horas decisivas. Habrá que ver cómo responden los bancos y sobre todo los inversores. Cambiar de una entidad que jamás defaulteó a un defaulteador serial, calificado como stand alone, por todo el mundo no será una decisión sencilla, sobre todo si el 20 de diciembre hay mucha gente en la calle, que se resiste subirse a la vereda.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés