El Economista - 70 años
Versión digital

lun 17 Jun

BUE 15°C
Camino al 22-M

Finalmente, el Gobierno cerró el acuerdo con el FMI y la última batalla es el Congreso

El desafío del Gobierno será aprobarlo, minimizando fisuras internas y mostrando el mayor apoyo posible de JxC: eso potenciará el efecto positivo en la economía

Finalmente, el Gobierno cerró el acuerdo con el FMI y la última batalla es el Co
Finalmente, el Gobierno cerró el acuerdo con el FMI y la última batalla es el Co .
Agustín Maza 04 marzo de 2022

Luego de dos años de negociaciones (aunque comenzaron seriamente después de las legislativas de 2021), que se exacerbaron durante las últimas semanas por el conflicto bélico en Ucrania, el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegaron a un acuerdo técnico para un programa de facilidades extendidas por la deuda de US$ 45.000 millones. 

Ahora, el desafío de Alberto Fernández será juntar los votos en el Congreso para darle una resolución definitiva al entendimiento con el organismo, minimizando las fisuras internas y comenzar otra etapa en la gestión.

Ayer, en un comunicado, el FMI confirmó también el entendimiento alcanzado con las autoridades argentinas "sobre las políticas económicas y financieras que serán respaldadas por un Acuerdo de Facilidades Extendidas (EFF, por su siglas en inglés) de 30 meses" y calificó al entendimiento de "pragmático y realista".

La iniciativa, que lleva como título "Acuerdo para el Refinanciamiento de la Deuda entre la República Argentina y el Fondo Monetario Internacional", ingresó al Congreso en los términos de la Ley 27.612 de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, impulsada por el Gobierno. Sin duda, el paso obligado por el Congreso es un avance institucional no menor para Argentina. 

Según informó el Ministerio de Economía, en las próximas horas ingresará al Congreso el texto completo del acuerdo que incluirá como anexo la totalidad de los documentos que conforman el acuerdo: el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras y el Memorándum de Entendimiento Técnico. El grueso del acuerdo ya había sido anticipado, días atrás, por El Economista el 21 de febrero.

El lunes, el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, expondrá en Diputados los principales lineamientos junto al presidente del BCRA, Miguel Pesce y el representante de Argentina ante el FMI, Sergio Chodos. Posteriormente, y según lo acordado ayer entre los jefes de bloque, el martes también acudirán a la comisión de Presupuesto y Hacienda representantes de la CGT, la CTA, movimientos sociales y empresarios. La idea es mostrar un apoyo de los sectores del trabajo y la producción.

Además, serán invitados a exponer los gobernadores. En principio, el miércoles se llevará adelante el plenario de comisiones, con el objetivo de tratar el texto en el recinto antes del viernes próximo.

Negociaciones intensas

Las negociaciones finales llevaron toda la noche del miércoles, gran parte de la madrugada y la mañana del jueves, e incluyeron llamadas constantes entre Buenos Aires y Washington y en las que Guzmán mantuvo contactos con la titular del organismo, Kristalina Georgieva y con el presidente Alberto Fernández.

El grueso de las conversaciones fueron mantenidas, como fue habitual, por Guzmán y Sergio Chodos, con Julie Kozack, Directora Adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental y Luis Cubeddu, Jefe de Misión para Argentina.

El entendimiento viene a reemplazar "el fallido programa Stand By acordado en 2018, por un nuevo programa de Facilidades Extendidas", explicó el Palacio de Hacienda, para "seguir generando condiciones de estabilidad necesarias para abordar los desafíos estructurales existentes y fortalecer las bases para un crecimiento sostenible e inclusivo".

El Acuerdo de Facilidades Extendidas tiene como objetivo "proporcionar a Argentina apoyo presupuestario y de balanza de pagos para abordar los desafíos económicos más apremiantes del país y mejorar las perspectivas de todos los argentinos mediante la implementación de medidas destinadas a promover el crecimiento y proteger los programas sociales esenciales", coincidió el equipo del FMI.

Los detalles

El acuerdo incluye 10 revisiones que se realizarán de manera trimestral durante dos años y medio; un primer desembolso luego de la aprobación del programa por parte del directorio del FMI y el resto tras completarse cada revisión. El período de repago de cada desembolso será de 10 años, con un período de gracia de 4 años y medio, "lo que implica comenzar a pagar la deuda a partir de 2026 y hasta 2034", detalló la cartera que conduce Guzmán.

En el texto del FMI, firmado por Kozack y Cubeddu, se aclara que "el acuerdo a nivel de personal aún está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que ha sido informado informalmente sobre los elementos del programa propuesto".

Los supuestos macroeconómicos del acuerdo con el FMI
Los supuestos macroeconómicos del acuerdo con el FMI

De esta forma, próximamente "se espera que el Directorio Ejecutivo analice la solicitud del programa respaldado por el FMI después de que el Congreso apruebe el programa económico y financiero incorporado en el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras y los documentos relacionados que las autoridades compartirán con los legisladores".

En el comunicado que sacó ayer Economía se consignó que se apunta a una reducción gradual del déficit fiscal, “consistente con un crecimiento moderado del gasto en términos reales con el objetivo de apuntalar la recuperación económica en curso, al tiempo que se fortalecen el crédito y la moneda nacional”. 

“Hemos desarrollado una estrategia de consolidación fiscal plurianual con el objetivo de lograr un déficit primario del 2,5% del PIB en 2022, cayendo al 1,9% del PIB en 2023 y al 0,9% del PIB para el 2024”, añadió el documento. También se confirmó una baja importante en la asistencia del BCRA al Tesoro, que forzará a Guzmán a estar muy fino en el mercado de deuda en pesos. 

El financiamiento monetario será de 1% del PIB en 2022, 0,6% en 2023 y cercano a 0 en 2024. Los otros detalles, que fueron filtrados en un borrador, se verificarán cuando el Gobierno presente la “letra chica” ante el Congreso. El punto central que trababa las negociaciones (la reducción de subsidios a la energía) fue resuelto en los últimos días e implicará un nuevo esquema de segmentación tarifaria.

Generar consensos

El desafío del Gobierno en las próximas semanas será generar consensos internos y con la oposición para que el acuerdo sea sancionado en ambas cámaras lo antes posible. La fecha límite es el 22 de marzo, cuando vencen US$ 2.800 millones con el organismo, pago que no puede afrontar nuestro país debido a la falta de reservas en el BCRA.

La interna del Frente de Todos tiene que ver con la insatisfacción del kirchnerismo con el acuerdo alcanzado y con el tenor político con el que se viene manejando Fernández. Cerca de la vicepresidenta Cristina Fernández aseguran que el crecimiento será condicionado en los próximos años por los lineamientos del entendimiento y pedían además un ajuste tarifario de sólo 20% que finalmente, aunque no representará una reducción significativa en los subsidios, será mayor al previsto originalmente.

Otro punto de desacuerdo tiene más un tinte político. Desde el Instituto Patria reconocen que probablemente no hubieran conseguido un acuerdo mejor con Washington, pero dicen que hubieran negociado de otra forma. En concreto, una postura más belicosa que refleje una posición más “dura” a la hora de negociar con el organismo.

Además, la postura dentro del kirchnerismo sostiene que el anuncio de un acuerdo no debería ser “celebrado” para evitar una señal a la sociedad de que el “culpable” de las posibles dificultades de los próximos años sea el peronismo. 

En definitiva, insistir con que el responsable fue el Gobierno de Mauricio Macri. En ese punto, el Presidente realizó un guiño a la vice y su sector durante su discurso ante la Asamblea Legislativa al mencionar la investigación por la deuda tomada en 2018 y 2019. Desde la Casa Rosada saben que no hay posibilidades de avanzar en ese sentido, pero saben que sirve como arma política. 

Eso no cayó nada bien en el PRO y, de hecho, eso fue lo que gatilló su salida del recinto. Quizás ahora le sirva al FdT como una carta de negociación.

***

Arias a Vallejos: “Son propuestas inviables lejanas a la realidad”

El secretario de Política Tributaria, Roberto Arias y la diputada nacional Fernanda Vallejos tuvieron un cruce (bastante respetuoso) en Twitter. Hace varias semanas, Vallejos, que no habla a título personal, viene criticando el acuerdo con el FMI desde varios flancos y proponiendo alternativas como acudir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, o hacer una consulta popular, como el que hizo Grecia. Según Vallejos, el FMI violó su estatuto con el SBA de 2018. “¿A cuántos países endeudó el FMI en el 1300% de su cuota dejando q se fugue cada dólar?”, dijo. Arias le contestó: “Ahora, ¿cuántos países lograron una quita del 50% de la deuda del FMI, como propone Yanis Varoufakis? ¿Cuántos fueron a la CIJ y tuvieron una solución favorable? Son propuestas inviables, muy lejanas a la realidad”, sentenció.

***

Un video de La Cámpora

Horas después de que el Gobierno anunciara el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional por la deuda contraída durante la anterior administración, La Cámpora difundió un video muy duro contra el FMI. El mismo consiste en una parte de un discurso expresado por el expresidente Néstor Kirchner en el que cargaba duramente contra el organismo. El video dejó en claro la insatisfacción del camporismo, aunque las situaciones no sean comparables. Kirchner pudo pagar la deuda en su momento porque había reservas. Hoy, no hay. ¿Cómo votarán los diputados y senadores de La Cámpora? 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés