El Economista - 70 años
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 14°C
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 14°C

El impacto de la litigiosidad laboral en la competitividad industrial

La Segunda Jornada de Justicia Laboral se centró en reducir los conflictos sin desproteger a los trabajadores

10-11-2017
Compartir

Por Carlos Boyadjian

Desde hace años el tema de la litigiosidad en el terreno laboral, en gran medida asociada a las zonas grises del sistema de riesgos del trabajo, se instaló con fuerza en la agenda de los empresarios. Hoy existe consenso en la necesidad de resolver la litigiosidad laboral, considerado como “uno de los principales obstáculos que afectan la competitividad industrial”. Hasta el momento sólo hay tres provincias que adhirieron a la ley 27.348 de reforma de riesgos del trabajo (CABA, Córdoba y Mendoza) y se espera que en breve pueda hacerlo la provincia de Buenos Aires.

En el marco de la Segunda Jornada de Justicia Laboral, realizada en el Alvear Palace Hotel, se respiró un clima de consenso respecto de la necesidad de diálogo y dar señales claras y previsibles en materia de normas laborales, para poder crecer y generar empleo. Se analizó la problemática de la litigiosidad laboral, un conflicto que se convirtió en “uno de los principales obturadores de la competitividad industrial”.

Tomás Karagozian, director de TN&Platex y uno de los organizadores del evento junto al abogado Andrés Prieto, recordó que en esa compañía tenían un “grave” problema de ausentismo superior al 12%. “Pusimos toda nuestra energía en un plan de combate incluyendo a todas las partes involucradas, y en conjunto resolvimos este problema que no sólo afectaba nuestra eficiencia productiva sino también el clima de trabajo al interior de nuestras plantas”, enfatizó el joven empresario. Al cabo de dos años el ausentismo se redujo al 2%.

Hoy existe consenso en la necesidad de resolver la litigiosidad laboral, considerado como “uno de los principales obstáculos que afectan la competitividad industrial”

El plato fuerte de la jornada fue la presencia del ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, quien destacó que “Argentina necesita, para poder crecer y generar empleo, señales claras, previsibles y transparentes para todos los actores”. Para el ministro el punto clave es “cómo hacer las cosas mejor para iniciar el camino al desarrollo, con reglas más claras, menores niveles de litigiosidad”, aunque instó a las partes involucradas a que “no haya abusos porque son los que desequilibran la balanza”. En este sentido, Garavano elogió el ámbito de discusión de este desafío “para encontrar equilibrio entre los derechos de los trabajadores, que hay que respetarlos, y la posibilidad de progresar”.

Voces divergentes

A su turno, Daniel Funes de Rioja, titular de Copal, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina y copresidente del B-20, pidió adecuar “los convenios del '75 a la industria 4.0” que rige hoy y advirtió sobre la urgencia en tomar una decisión: “O tenemos un sistema legal realista, o migran las fábricas o migran los trabajadores. Nosotros queremos producción y empleo en la Argentina”, remató.

El diputado nacional Facundo Moyano (FR), de extracción sindical, reclamó que la parte empresaria se haga cargo del 35% de trabajo en negro que hay en el país y explicó que “la principal causa de la litigiosidad es el alto nivel de litigiosidad”. En ese sentido, pidió “empezar a hablar de los accidentes laborales y no de los juicios” porque el principal problema “es el nivel de siniestralidad y no de los juicios”.

“Pusimos toda nuestra energía en un plan de combate incluyendo a todas las partes involucradas, y en conjunto resolvimos este problema que no sólo afectaba nuestra eficiencia productiva sino también el clima de trabajo al interior de nuestras plantas”, enfatizó el joven empresario

Por su parte, Mara Bettiol, titular de la Unión de Aseguradoras del Riesgo del Trabajo (UART), retrucó que el origen de la litigiosidad esté vinculado a la siniestralidad y con estadísticas en la mano señaló que en los últimos diez años mientras la siniestralidad bajó, la litigiosidad aumentó. También recordó que “por primera vez en la ciudad de Buenos Aires en septiembre se registró una caída del 44% en los juicios, la contacara fue la provincia de Buenos Aires -la ley de ART tiene media sanción- donde aumentaron 58%.

El cierre del panel estuvo a cargo de Teddy Karagozian, CEO de TN&Platex, para quien “una parte importante del desincentivo para generar empleo” en el sector privado “es producto de la alta conflictividad laboral que desmotiva a pequeñas, medianas y grandes empresas”. El camino para revertir la situación, en su opinión, es modificar tres reglas que intervienen en la conflictividad laboral: la responsabilidad de las empresas en los accidentes in itinere (en camino hacia y desde el trabajo); el reconocimiento de los empleados como débil en relación con el empleador; y los fallos ejemplares que afectan los puestos de trabajo de terceras personas.

  

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés