El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

BCRA mantuvo su tasa estable

Por tercera semana consecutiva, la autoridad monetaria dejó en 30,25% la tasa de las Lebac monetarias, en busca de consolidar la actual desinflación.

27-07-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

El BCRA decidió en su licitación de ayer mantener estable la tasa de Lebac a 35 días, que quedó congelada en 30,25% por tercera semana consecutiva. La decisión ya no parece sorprender tanto, aunque sí ocurre ante visiones divididas entre economistas que consideran que, mirando las expectativas inflacionarias a futuro, hay margen para bajar la tasa, y otros que celebran una actitud de sostenida precaución a futuro, a partir de un desempeño volátil de la inflación núcleo. El BCRA expuso en su comunicado este martes algunos de los índices que está mirando para determinar la tasa de política monetaria. La semana pasada, la explicación se basó en las desaceleraciones de los índices de Córdoba y Mendoza en junio, que dieron 2,7% y 2,1% respectivamente (con una desaceleración de la inflación núcleo en Córdoba al 2,6%), y en los IPC GBA y Ciudad, que dieron desaceleraciones en los índices a 3,1% y 3,2% respectivamente (aunque con aceleraciones de las inflaciones subyacentes, que llegaron al 3% y al 3,6%, respectivamente).

Esta vez, se sumó un dato que era bastante esperado: la inflación de junio en San Luis fue del 1,5%, lo que implica una importante merma con respecto a mayo, cuando había sido del 4,2%. De esa manera, el BCRA logró completar los datos para junio de lo que Federico Sturzenegger denominó el índice de inflación nacional. Este índice toma en cuenta las inflaciones de Córdoba, San Luis y CABA y dio 2,6% para junio, según la autoridad monetaria, por debajo del promedio del segundo trimestre, que fue 4,1% para ese mismo indicador diseñado por el BCRA. A ello, el comunicado sumó el Índice de Precios Mayoristas, que fue del 2,9% y el de Costo de la Construcción que fue de 1%, marcando una desaceleración.

Hasta ahí los datos que el Central pone en primer plano darían una buena justificación a una baja de la tasa de interés de la mano de una desinflación que ya es un hecho, pero lo cierto es que en primer lugar la velocidad de esa desinflación cambia según el indicador que se mire y en segundo lugar, al mirar la inflación núcleo, o resto, se encuentran tendencias dispares, ya que algunos institutos estadísticos oficiales, como el de Córdoba, lo vieron desacelerando y otros como el de CABA y el Indec GBA lo vieron acelerando durante junio.

En ese sentido, el comunicado del BCRA señaló: “Respecto al mes de julio, todos los indicadores y estimaciones de fuentes estatales y privadas que sigue el BCRA muestran un descenso de la inflación respecto a junio, aunque a distintas velocidades según el índice del que se trate”.

Debate

En esos hechos esgrimidos por el BCRA se basan las posiciones de algunos economistas que aseguran que no habría que esperar prontas bajas veloces de la tasa hasta que no aparezcan indicios firmes de que la desinflación de la núcleo es un hecho. Tal es el caso de Julio Piekarz, que hace unos días dijo a El Economista: “Me parece prudente la actitud de esperar signos más fuertes porque la verdad es que, en semanas anteriores, descendió de manera importante y en ocasiones seguidas, incluso no habiendo nuevas cifras de inflación. Poner un freno me pareció una actitud prudente”. Otros economistas ponen el foco sobre otra de las cuestiones en las que el BCRA tiene puesto el ojo: las expectativas inflacionarias a futuro. Mirando ese indicador, consultoras como Analytica sostienen en sus informes que, mirando el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realizó en junio el BCRA, cabe esperar, un IPC-AMBA en julio de 2,2% y en agosto de 1,9%, lo que representaría una notable desaceleración y daría pie para una mayor caída de la tasa que garantice una tasa real positiva de 4%, el objetivo del BCRA.

“Con todo, el BCRA considera que en estas circunstancias el actual nivel de tasa de política monetaria es adecuado para consolidar la desinflación. Por este motivo el BCRA decidió dejar inalterada su tasa de referencia, la correspondiente a la LEBAC de 35 días, en 30,25%. También mantuvo sus tasas de pases pasivo y activo en 26% y 35% respectivamente para operaciones a un día y en 27% y 36% para el plazo de siete días. La autoridad monetaria seguirá manteniendo una política con claro sesgo antiinflacionario para asegurar que el proceso de desinflación continúe hacia su objetivo para este año de una inflación mensual de 1,5% o menor en el último trimestre”, dijo el comunicado emitido ayer por el BCRA.

“Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 77.717 millones, adjudicándose $ 77.662 millones, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 78.834 millones y una baja en el stock en circulación por $ 1.173 millones, generando una expansión de la base monetaria de $ 3.967 millones. Asimismo, en la última semana el BCRA absorbió $ 3.626 millones mediante operaciones en el mercado secundario, registrándose un efecto expansivo total por operaciones de LEBACs de $ 341 millones”, concluyó. Las tasas de corte se ubicaron en 30,25% para las Lebac a 35 días; 29,30% a63días; 28,60% a98días; 28,25% a 119 días; 27,8% a 147 días; 27,2% a 203 días y 26,95% a 252 días.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés