El Economista - 70 años
Versión digital

dom 02 Oct

BUE 14°C
Versión digital

dom 02 Oct

BUE 14°C
Fórmula 1

Bernie Ecclestone se declaró “no culpable” en juicio por fraude: denuncian que ocultó US$ 650 millones

Está acusado de no declarar una cuenta bancaria en Singapur, donde fueron depositados alrededor de US$ 650 millones.

Bernie Ecclestone, acusado de fraude fiscal
Bernie Ecclestone, acusado de fraude fiscal
22-08-2022
Compartir

El ex presidente y director de la Fórmula 1, el británico Bernie Ecclestone, negó este lunes ante un tribunal de Londres haber incurrido en fraude por no declarar al Gobierno unos 400 millones de libras (471 millones de euros) en concepto de activos en el extranjero.

Ecclestone, de 91 años, se presentó escoltado por sus abogados y guardaespaldas a una vista judicial celebrada este lunes en la Corte de Magistrados de Westminster (Londres). 

En su intervención, se declaró "no culpable" de un cargo de fraude por representación falsa, cometido presuntamente entre 2013 y 2016.

El tribunal determinó la libertad bajo fianza "sin condiciones" para el exjefe de la F1, quien deberá comparecer ante otra corte británica, la de Southwark, el próximo 19 de septiembre.

La historia de Ecclestone en la Fórmula 1

El británico Bernard Charles Ecclestone, nacido el 28 de enero de 1930, en Bungay, Suffolk, Inglaterra; convirtió a la categoría en un negocio de escala global durante cuatro décadas hasta el desembarco de los nuevos propietarios, el grupo estadounidense Liberty.

Apenas salido de su adolescencia, el inglés mostraba una personalidad que lo vinculó en el mundo de los negocios con la venta de autos durante la posguerra.

Años más tarde tuvo su primera experiencia como piloto pero en 1951 un accidente en Brands Hatch lo hizo bajar de la butaca de corredor para convertirse en manager del piloto Stuart Lewis Evans y dueño del equipo Connaught después.

Tras un intento fallido por volver a correr, Ecclestone se asoció con el propietario de Lotus y fue representante de Jochen Rindt -campeón postmorten-; dos años después compró la escudería Brabham y luego fundó Asociación de Constructores junto a Frank Williams, Colin Chapman, Teddy Mayer, Ken Tyrrel y Max Mosley.

En 1978 negoció con el presidente de la Federación Internacional del Automovilismo (FIA), el francés Jean-Marie Balestre y logró la división de las ganancias de los derechos televisivos, lo que resultó el cimiento para la constitución de su imperio.

Ecclestone le dio forma a la compañía Fórmula Uno Management (FOM) y con ella explotó como nadie antes el negocio de la máxima categoría del automovilismo mundial.

En 2000 su amigo Max Mosley, entonces presidente de la FIA, le cedió los derechos comerciales de la Fórmula 1 hasta 2010 por 360 millones de dólares. Ecclestone quedó liberado para negociar a gusto con las compañías de TV y también con los gobiernos de los países emergentes decididos a ingresar en el calendario de la F1.

El negocio se multiplicó pero también creció la desconfianza sobre su figura, por lo que tuvo que hacer frente a una demanda de soborno y corrupción en Alemania en 2014. Pactó con la justicia un pago de 100 millones de dólares para librarse de prisión, pero quedó manchado y con la llegada de Liberty Media su historia en la F1 fue llegando al fin.

Así, a principios de 2017, fue reemplazado por un nuevo CEO, el neoyorquino Chase Carey, fanático del rugby y el béisbol, pero especialmente muy apto en el mundo mediático por su rol como director general del conglomerado News Corporation.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés