El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 27°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 27°C
Divergencia

La grieta entre regulados y el Far West se agranda

Mientras muchos se escandalizan con el mundo cripto por la debacle de FTX, hasta Tether se vuelve un token serio

En FTX había una gran porción de SOL, la moneda nativa de Solana, depositados como garantía.
En FTX había una gran porción de SOL, la moneda nativa de Solana, depositados como garantía.
Compartir

Algo bueno de las crisis como la que está viviendo el ecosistema cripto es que sirve para discriminar los proyectos que valen la pena de aquellos poco serios. Lo que yo no esperaba era que la caída de un exchange como FTX pudiera afectar a una blockchain. Digamos, es lógico que empresas, otros exchanges y proyectos criptos tuvieran exposición a FTX pero lo que es raro es que la situación golpee a una blockchain. 

No me refiero a que caiga el precio de su moneda nativa, eso es obvio que puede pasar y que pasó, sino miren los precios de Bitcoin, Ether o Algo. Me refiero a que los usuarios se retiren de una blockchain.

Eso es lo que aparentemente le pasó y le sigue pasando a Solana. El tema es así: en FTX había una gran porción de SOL, la moneda nativa de Solana, depositados como garantía. A medida que el precio se derrumbaba la posiciones iban siendo liquidadas y, por lo tanto, los liquidadores (valga la redundancia) se quedaron con 48,636,772 tokens SOL, que al precio actual representa algo así como US$ 624 millones. 

La plataforma en la cual esos liquidadores tienen sus SOL es Alameda Research, vinculada con FTX. Dado que esa empresa es parte del proceso de quiebra que se inició con el Chapter Eleven, los fondos no podrán ser usados por mucho tiempo.

Algunos exchanges comenzaron a "delistear" stablecoins en sus versiones residentes en Solana. Esto quiere decir que frenaron los depósitos y retiros de USDC y USDT a través de esa red. Binance, por ejemplo, informó que los movimientos in/out de aquellos cripto dólares fueron "suspendidos temporalmente" sin dar mayores explicaciones. 

¿Será tal vez que tienen miedo de quedar pegados de alguna manera al proceso de quiebra mencionado antes? Es muy complicada la interacción del mundo legal "tradicional" con la situación de las blockchain descentralizadas dado que se dan situaciones anómalas que no tenían cabida previamente. No siempre está claro quién es el dueño de los tokens o en qué jurisdicción se encuentran.

Es la regulación, tal vez, el mayor desafío para el 2023. Durante años el director de la SEC, Gary Gensler, coqueteó con la posibilidad de regular a la filial estadounidense del exchange, pero no lo hizo. Sólo el Estado de Nueva York cuidó como corresponde a sus ciudadanos y, de hecho, si uno revisa las condiciones de FTX US, notará que esa era la única localidad donde los habitantes tenían prohibido operar en el exchange.

Es ese mismo Estado el que regula a los 3 cripto dólares más serios: Gemini dollar, Paxos dollar y Binance dollar, los cuales, luego del desastre de Luna/Terra, tienen que asegurar 100% de reservas diariamente.  Tan seguras son esas stablecoins que Gemini publicó un reporte contable en el que muestra dos fechas distintas, el 19 y el 30 de septiembre. La idea es demostrar que los fondos no entraron y salieron sólo para la auditoría sino que se mantuvieron en el tiempo. Sí, todo el respaldo está en "Money Market Funds" manejados por el banco Goldman Sachs e invertidos enteramente en bonos del Tesoro y otras deudas del gobierno.

Salvando las enormes diferencias también pareciera estar caminando el camino hacia la regulación es Tether, la stablecoin más conocida. Hace rato venimos avisando desde esta columna que Tether viene mejorando las atestaciones que muestran el respaldo para sus tokens. 

De hecho, Vitalik Buterin, el cofundador de Ethereum, publicó un tweet en el cual admitió que USDT superó sus expectativas por la solidez con la cual manejó la debacle cripto. 

De todos modos, tampoco hay que exagerar. Por ahora el paraguas regulatorio que cubre a USDT está lejos de ser el de USDC y ni que hablar si se lo compara con la emitidas en el Estado de Nueva York antes mencionadas. Cuando uno mira con detenimiento su balance, todavía podrá observar US$ 12.000 millones invertidos en activos de riesgo, bonos corporativos, metales preciosos, "otras inversiones" y préstamos securitizados. Eso representa 17% del total del activo y está muy por encima del capital de la empresa que apenas sirve para cubrir 0,37%.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés