El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Criptoinvierno

El precio del Bitcoin podría ir a cero: ¿y las demás criptomonedas?

Bitcoin no sirve básicamente para casi nada y su precio podría ir a cero

El Bitcoin arrancó el año arriba de US$ 45.000. A un mes del final, está debajo de US$ 20.000.
El Bitcoin arrancó el año arriba de US$ 45.000. A un mes del final, está debajo de US$ 20.000.
Compartir

Si algo hay que reconocerle a Javier Milei es su consistencia. Desde que lo conocemos viene diciendo que hay una caída en la demanda de dinero y una huida del peso. Uno podría preguntarse: ¿hasta cuándo puede caer? ¿Por qué el peso no se va a cero? La respuesta es que, en realidad, no hay tal caída en la demanda de dinero. Si uno suma todos los pesos que hay en el mercado, sea en efectivo, plazo fijo, depósitos de caja de ahorro, bonos, etcétera, notará que la exposición de los argentinos al peso es bastante constante (en términos reales, claro).

Pero más allá de que la cantidad no baje, algo que debemos responder es por qué el peso no se va a cero. ¿Qué o quién lo sostiene para que no desaparezca? Después de todo, uno podría esperar una espiral descendente en la que, al final, nadie quisiera aceptar un peso como pago porque sabe que no tendría tiempo de gastarlo antes de que se deprecie demasiado. 

La razón por la que el peso no se va a cero es justamente que existe alguien que siempre acepta al peso como pago. Ese "tonto" es el gobierno, que siempre va a recibir pesos en concepto de pago de impuestos. Ese es el sostén del peso, esa es la razón por la cual, incluso en épocas de hiperinflación, el peso no desaparece.

Ahora que sabemos que el peso no se va a cero porque el gobierno lo sostiene cuando lo recibe para el pago de impuestos, podemos preguntarnos en qué valor lo acepta, o, lo que es lo mismo, en qué valor sostiene al peso. 

Para responder esa cuestión podemos pararnos del otro lado del mostrador, en los pies de la sociedad que está pagando esos impuestos. Debemos preguntarnos cuánto valoran ellos esos pesos y la respuesta es simple: el valor de lo que están perdiendo es equivalente al esfuerzo que les va a demandar recuperarlo. Así se define el valor del peso, es aquel en el cual se sostiene cuando el gobierno lo demanda para el pago de impuestos; el esfuerzo que tenga que hacer la sociedad para recuperarlo.

¿Cómo hace la sociedad para recuperar ese peso? Cada vez que el gobierno gasta, presta pesos, o paga intereses, la sociedad está recuperando esos pesos que entregó cuando pagó impuestos. El valor del peso, entonces, está definido por los precios que paga el gobierno federal cada vez que gasta (y del colateral que exige cuando presta), porque esa es la forma que la sociedad se hace de esos pesos. Si a un soldado se le paga $1.000 la hora, entonces un peso vale 0.001 horas de soldado. Si hacemos el promedio ponderado de todos los pesos que gasta (incluyendo el pago de intereses) y presta el gobierno, tendremos el valor del peso a cada momento.

¿A qué viene todo esto y qué tiene que ver con las criptos? Y bueno, más de un cripto fan está con los h... en la garganta preguntándose cuándo frenará la caída de los precios. Más de un cripto fan está sintiendo la sensación de caída al vacío, esperando que haya algo o alguien la detenga.

Sabemos que en el caso de las criptos no hay un gobierno que exija su uso para el pago de impuestos. No, en el caso de El Salvador su uso es optativo y, entiendo, que pocos lo usan. ¿Y entonces? Sí, algunas criptos, como Bitcoin, podrían eventualmente ir a cero. 

Alguno podrá argumentar que el oro nunca se ha ido a cero y, después de todo, Bitcoin es el oro digital, ¿no? Pues no, el oro tiene usos decorativos e industriales que le dan un piso mínimo más allá del cual el precio del metal no podría bajar. 

Bitcoin, en cambio, sirve básicamente para casi nada. Como lo expliqué hace poco más de un mes, la filosofía monetaria detrás de esa moneda digital está basada en un mito respecto a la historia del dinero, pero la realidad (como explicó Vitalik Buterin alguna vez) muestra que nunca existió una sociedad que haya operado en base al trueque y que luego haya reemplazado el trueque con "cosas".

Pero el lector atento notará que dije que "algunas" criptos, y no todas, podrían ir a cero. ¿Por qué es eso? Porque la mayoría de las monedas nativas ($Ether, $Sol, $Algo, etcétera) tienen "detrás" una blockchain, un archivo que, supuestamente, es un servicio útil para la sociedad. Si efectivamente proveen ese servicio útil, entonces podrán cobrar por el mismo y ese valor es, justamente, el sostén que podría sostener ese precio.

Es mejor pensar en esas blockchains como empresas que cotizan en bolsa y a sus monedas nativas como acciones. Es por ahí donde habría que estimar el valor de esas criptos, las cuales, solo se irán a cero si las redes que tienen detrás dejan de dar un servicio que la sociedad valore.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés