Ya hay 800.000 hectáreas destruidas por incendios

05-01-2017
Compartir

El 2017 empezó con adversidades climáticas inesperadas. Primero, las lluvias en la zona núcleo, que derivaron en graves inundaciones en Santa Fe, y luego los incendios en el norte de Río Negro, que a causa del sentido de los vientos se extendieron hacia regiones de La Pampa y el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, donde localidades como Carmen de Patagones, Villa Arino, Bahía Blanca y el sur de Puán no reciben precipitaciones desde noviembre pasado. La situación preocupa al sector agropecuario en pleno desarrollo de la campaña 2016/17, ya que hasta el momento hay más de 800.000 hectáreas quemadas que no podrán destinarse a la producción, lo que se traducirá en pérdidas millonarias.

Ante este panorama, entidades de la Mesa de Enlace salieron a reclamar medidas al Ejecutivo, en medio de la pelea por los aumentos de impuestos como el Inmobiliario Rural y las tasas municipales. Lo cierto es que gran parte del eslabón primario se niega a acatar las subas dada la falta de obras de infraestructura y el encarecimiento de los costos en mano de obra y transporte, entre otros aspectos, por lo que se respira un clima de descontento entre los dirigentes.

“El daño que ocasionan los incendios en la cobertura vegetal y a los productores requerirá un acompañamiento integral y un esfuerzo económico de las autoridades del Gobierno”, consideró Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). “Si bien las causas en muchos casos parecen ser naturales (empujadas por una fuerte caída de rayos), una vez concluido el siniestro requerirá de la intervención y un gran esfuerzo económico de las autoridades políticas municipales, provinciales y nacionales para reinsertar las condiciones de producción a las zonas afectadas”, agregó en referencia a la necesidad de nuevas facilidades impositivas. Es que para la asociación que dirige Dardo Chiesa la declaración del estado de emergencia y desastre agropecuario no es suficiente en la mayoría de los casos. “La recuperación de la cobertura vegetal, luego de un incendio de tal magnitud, lleva años. Sabemos por experiencia que en el transcurrir de ese tiempo es el productor afectado el que permanece en la más absoluta soledad tratando de recuperarse anímica y materialmente”, expresó, al tiempo que instó al ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman, “a procurar los recursos necesarios para tal fin”.

Si bien desde que se desataron los imprevistos un importante personal se hizo presente para combatir el fuego, el Ministerio de Agroindustria bonaerense decidió convocar a una reunión de la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de Buenos Aires (CEDABA) con carácter de urgencia para el próximo viernes, donde se analizará la situación de cada municipio. “Estamos en contacto en forma permanente con intendentes de las zonas afectadas y estamos trabajando en forma articulada con el equipo de la gobernadora María Eugenia Vidal para dar respuestas”, aseguró el titular de la cartera, Leonardo Sarquís.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés