El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Abr

BUE 18°C
Método de cultivo

Agricultura hidropónica: ¿una técnica con futuro?

La práctica está alcanzando un gran auge en los países donde las condiciones para la agricultura resultan adversas

Agricultura hidropónica.
Agricultura hidropónica.
Amalie Ablin 19 abril de 2022

La hidroponía o agricultura hidropónica es un método utilizado para cultivar plantas usando disoluciones minerales en diversos tipos de recipientes sin disponer de suelo agrícola. De esta manera, las raíces de las plantas reciben una solución nutritiva y equilibrada disuelta en agua con los elementos químicos esenciales para su desarrollo, pudiendo crecer en dicha solución acuosa, o bien en un medio inerte, tal como arena lavada, grava o perlita, entre muchas otras.

De forma equivalente a las plantas acuáticas flotantes, los cultivos hidropónicos también absorben los minerales esenciales para su nutrición por medio de iones inorgánicos disueltos en el agua y minerales que las propias plantas contienen. 

Así, mientras en condiciones naturales el suelo actúa como reserva de nutrientes y minerales, el mismo no resulta esencial para que la planta crezca, ya que cuando los nutrientes minerales de la tierra se disuelven en agua, las raíces de la planta los absorben. De esta manera, un huerto hidropónico funciona con las raíces en suspensión en soportes diferentes por donde circula el agua con los nutrientes necesarios para que los cultivos resulten exitosos. 

Al presente, esta práctica está alcanzando gran auge en los países donde las condiciones para la agricultura resultan adversas, mientras que la combinación de la hidroponía con un buen manejo de invernadero permite ocasionalmente alcanzar rendimientos muy superiores a los que se obtienen en cultivos a cielo abierto. Asimismo, su eficiencia en el uso de recursos como el agua y los nutrientes, junto a la prescindencia del terreno -y por ende de la necesidad de contar con amplios espacios- la hidroponía supone un ahorro de mano de obra, el acceso a un control de plagas más sencillo y económico, así como una cosecha de mayor calidad.

En efecto, la ausencia de hierbas nocivas, la baja o nula concentración de pesticidas, y el posible uso de áreas desérticas o de escasa fertilidad para su desarrollo -junto a su destacada sostenibilidad- tornan esta metodología de cultivo  altamente propicia para aproximarse a un mundo más ecológico. Asimismo, la producción puede desarrollarse varias veces al año utilizando luz artificial, evitando así la dependencia de las respectivas temporadas de cultivo. 

Al presente, la hidroponía ha avanzado gracias al desarrollo del análisis químico, al punto que muchos la consideran una esperanza para el futuro de la humanidad, convirtiéndose en una potencial herramienta para combatir el hambre y la inseguridad alimentaria que genera la creciente población mundial, con el consiguiente incremento en la demanda de alimentos. 

En efecto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) prevé que la población mundial alcance los 9.100 millones de habitantes hacia 2050, por lo que se requerirá que la producción alimenticia aumente entre 25% y 70% para poder satisfacer su consumo.

Así, algunos países de escaso desarrollo podrían aprovechar el gran potencial de la hidroponía para superar las limitaciones derivadas de la carencia de suelo para uso agrícola en territorios sobrepoblados, con elevados niveles de pobreza. Al mismo tiempo, países científicamente avanzados como Israel se han inclinado por esta técnica para el aprovechamiento de su escaso espacio y un territorio poco apto para la agricultura.

Europa ha liderado tradicionalmente la implementación de técnicas avanzadas en la horticultura hidropónica de invernadero inteligente: se destacan los Países Bajos, España y Francia

Cabe destacar que el volumen del mercado hidropónico global fue estimado en 2020 en U$S 2.100 millones, esperándose su expansión a una tasa anual compuesta cercana al 21% durante la década en curso. 

Esta alta tasa de crecimiento se atribuye al uso cada vez mayor de sistemas hidropónicos para el cultivo de hortalizas en interiores, al igual que otras tecnologías agrícolas alternativas que brindan altos rendimientos en menor tiempo para poder cubrir las necesidades ya señaladas de una población mundial cada vez mayor. En este sentido, puede observarse que en regiones del Asia Pacífico y Europa -donde la tierra cultivable y el agua escasean- se avanza en la adopción de tecnologías agrícolas alternativas de alto rendimiento para satisfacer sus mercados.

Así, por ejemplo, la empresa Signify Holding -primera granja comercial integrada verticalmente a escala en Europa, radicada en los Países Bajos- invirtió en 2020 casi 5% de sus ingresos en investigación y desarrollo particularmente orientado a dichas tecnologías alternativas que le permitan mejorar su oferta de productos.

En este sentido, Europa ha liderado tradicionalmente la implementación de técnicas avanzadas en la horticultura hidropónica de invernadero inteligente, destacándose los Países Bajos, España y Francia entre los países que disponen de grandes áreas de cultivo bajo invernadero -instalación que ha fomentado el crecimiento de la hidroponía en Europa, aunque hasta ahora la mayor parte de los cultivos se concretan en invernaderos simples en forma de túnel, sin contar con tecnologías de control climático.  

En igual dirección puede mencionarse que en 2020 en los Estados Unidos (EE.UU.) se registraron inversiones por U$S 929 millones de dólares en emprendimientos de cultivo bajo techo, duplicándose así el valor asignado el año anterior según PitchBook, fuente que compila datos al respecto. 

Igualmente, puede observarse en los EE.UU, que las cadenas de supermercados -así como los principales productores de cerezas de California- también se están asociando a estos desarrollos. Así, por ejemplo la empresa Bowery, que concentra granjas integradas verticalmente, ya está cultivando verduras hidropónicas que han llamado la atención de los chefs en el ámbito de la restauración.  

De igual forma, en enero de 2021 AppHarvest -invernadero hidropónico más grande de los EE.UU.- incorporó instalaciones en Kentucky que integran una nueva generación de enormes explotaciones agrícolas de interior, cuya tecnología le permite ajustar el sabor, la textura y otros atributos de la oferta.

Por su parte, en nuestro país el Ministerio de Economía y Energía, a través del Instituto de Desarrollo Rural de la provincia de Mendoza, capacitó durante 2021 a más de 220 productores y emprendedores interesados los cultivos hidropónicos, actividad que permitió adquirir conocimientos específicos sobre esta modalidad de cultivo que muestra fuertes señales de crecimiento a nivel regional y nacional. 

A su vez, el Grupo Tenaris presentó como parte del proyecto tecnológico 2021 del programa educativo GEN Técnico la construcción de un invernadero hidropónico sustentable y automatizado de la que participarán estudiantes de escuelas técnicas de las localidades de Campana y Zárate (provincia de Buenos Aires), quienes durante el proceso podrán acceder a nuevas capacidades en la materia.  

En igual dirección cabe destacar que la empresa ADBlick Agro inauguró en octubre de 2021 el invernadero hidropónico más grande de la Argentina en la ciudad de Lima (provincia de Buenos Aires), que con una dimensión de 1,44 hectáreas contiene 270.000 plantas de frutillas (fresas) de tres variedades (Albion, Monterrey y San Andreas), proyectando producir 300 toneladas anuales de las mismas. Dicho proyecto demandó una inversión de U$S 1,5 millones y contempla exportar un tercio de la producción una vez que el sistema esté consolidado, mientras ya comercializa localmente la fruta en supermercados y comercios minoristas selectos bajo la marca Zempre.

La hidroponía presenta, para determinadas producciones, varias ventajas respecto de los cultivos tradicionales, siendo la principal el menor recurso de un bien escaso como el agua

Por último, no puede dejar de mencionarse que en la Base Marambio -ubicada en la Antártida Argentina- se encuentra en marcha un proyecto de cultivos hidropónicos desarrollados por investigadores del INTA Santa Cruz junto a la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, con el apoyo del Comando Conjunto Antártico. El mismo se halla destinado a la producción de vegetales de hoja verde con el objetivo de contribuir a mejorar la integración de la dieta del personal destacado en la base, cuyo abastecimiento de productos vegetales frescos es particularmente dificultoso y escaso.

Los ejemplos antes mencionados demuestran asimismo que -frente al crecimiento de la demanda por alimentos con menor huella ambiental- se expande en el país el interés por desarrollar esta tecnología de cultivo, cuya mayor limitante reside, según los operadores, en los costos de la inversión inicial. 

Por ello, hasta ahora la hidroponía se desarrolla en Argentina de la mano de pequeños productores, la mayoría de los cuales proviene de otros sectores que vislumbran esta actividad como un emprendimiento colateral, concentrándose en la producción de hortalizas de hojas verdes y frutillas. 

En conclusión, la hidroponía presenta para determinadas producciones varias ventajas respecto de los cultivos tradicionales, siendo la principal la economía del recurso agua, elemento cada vez más escaso cuyo empleo puede llegar a ahorrar hasta 80%, dada la utilización de esquemas de recirculación por un sistema cerrado.  A ello se agrega una fuerte disminución de las plagas que afectan los cultivos y por ende el nulo uso de plaguicidas -redundando en productos más sanos- los que además pueden producirse directamente en el mercado al cual están destinados.

Asimismo, la hidroponía permite desarrollar -asumiendo un buen dominio de los ciclos productivos- una amplia diversidad de cultivos, aún en localizaciones poco favorables, siendo su desventaja el elevado costo inicial de las instalaciones para su operación, que desalienta a muchos productores.

Por ello, aunque el perfil nutricional de los productos hidropónicos continúa progresivamente mejorando, no puede aún apostarse al impacto de largo plazo que eventualmente proveerían las frutas y verduras que no hayan sido cultivadas de forma tradicional en tierra. 

En efecto, más allá del volumen y calidad de los nutrientes que se incorporen al agua bajo esta técnica, los críticos continúan insistiendo en que las granjas bajo techo nunca podrán igualar el sabor ni el valor nutricional de los cultivos que provienen de la tierra.

No obstante, la devastadora pandemia de coronavirus que se expandió durante los últimos dos años ha redundado en un creciente incremento de la adopción de los sistemas de agricultura hidropónica urbana en todo el mundo, aprovechando que muchos consumidores han desarrollado tendencias que valoran una mayor seguridad en materia alimentaria, conllevando una creciente inclinación hacia las comidas preparadas en el hogar. 

Ello a su vez ha inducido a los investigadores y productores a profundizar su esfuerzo tendiente a mejorar la eficiencia de la tecnología hidropónica de forma de lograr aumentar la calidad y cantidad de los productos susceptibles de utilizar este mecanismo. 

Así, muchas empresas están impulsando fuertemente sus actividades de investigación y desarrollo con el objetivo de obtener tecnologías de punta que potencien las producciones y permitan ampliar la variedad de cultivos posibles. En tal sentido se observa el avance de asociaciones estratégicas de las empresas del sector con laboratorios e institutos de investigación que alientan aún más el crecimiento del mercado hidropónico. 

De esta forma se espera que los avances en el control climático de los cultivos, las técnicas de nutrientes y las tecnologías de detección de una adecuada absorción de los mismos constituyan un buen augurio para el crecimiento de este segmento de mercado en un futuro próximo. 

A tal efecto, los proveedores de soluciones tecnológicas en materia de agricultura hidropónica ofrecen a los consumidores diversas formas de monitorear y administrar sus cultivos a través de numerosos sensores, plataformas web, software y aplicaciones móviles, esperándose como resultado incrementar el universo de consumidores de productos elaborados con el método de hidroponía. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés