Tras acuerdo con el Gobierno

El campo celebró la ampliación de la exportación de carne

El Gobierno anunció anoche la liberación de la exportación de carne de las vacas categoría D, E y F tras reunirse con la Mesa de Enlace

carne
10-12-2021
Compartir

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, afirmó hoy que es un "paso muy importante" la disposición del Gobierno de liberar la exportación de carne de vaca de las categorías D, E y F y sostuvo que los productores poseen el compromiso de aumentar la producción si hay "previsibilidad"

"Se va a poner en marcha una reapertura de las exportaciones de carne donde, a partir del 1 de enero, se acaban los cupos", señaló el dirigente ruralista en diálogo con El Destape Radio, y agregó: "Entendemos que es un paso muy importante".

Por su parte, destacó la actuación del ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, al "tomar el tema de manera muy seria" y "trabajar de forma conjunta". "Lo que reclamamos es previsibilidad. Nosotros como productores entendemos que es virtuoso que convivan la exportación y el consumo (interno)", añadió Pino.

Domínguez presentó ayer el plan ganadero GanAr por los próximos dos años, que, además de incluir la creación de líneas de créditos para impulsar la producción a tasa subsidiada del 7% por $100.000 millones, contempla la liberación de la exportación de carne de las vacas categoría D, E y F (vacas de conserva y manufactura por un total de casi 1,3 millones de cabezas) así como el envío de carne de toro.

No obstante, se mantiene la prohibición de envíos al exterior de siete cortes populares que incluyen al asado, tapa de asado, vacío, matambre, falda, paleta y nalga; para que estos sigan siendo comercializados a precios accesibles en el mercado interno.

El presidente de la SRA justificó los incrementos de precios en los primeros días de noviembre al "atraso" frente a la inflación del valor del ganado en pie. "Cuando se cerró la exportación de carne y se empezó a cuotificar el negocio, el ganado en pie y la carne no subieron; y los productores fuimos soportando, como todos los argentinos, un 3%, 3,5% de inflación mensual", sostuvo el integrante de la Mesa de Enlace.

Asimismo, indicó que pese a la baja en el consumo de carne vacuna, "la cuota de proteína animal, los argentinos la tenemos cubierta", a través de otras carnes como la de "cerdo o pollo".

Otro punto del plan ganadero GanAr es el de aumentar la producción de carne: "Vamos a aumentar la productividad porque queremos producir más carne, con un horizonte claro para los próximos dos años: recuperar nuestro stock ganadero", sostuvo Domínguez en la presentación de ayer.

En ese sentido, Pino afirmó que los ganaderos poseen "el compromiso" de incrementar el stock, a condición de haber "previsibilidad". "Cualquier productor quiere producir algo más, seguro. Para adelante, si tenemos previsibilidad como el ministro (Julián Domínguez) nos ha planteado, nosotros seguro vamos a tratar de producir más", manifestó el presidente de la SRA.

Por su parte, el titular interino de Coninagro, Elbio Laucirica, celebró como un “gran paso” la medida del Gobierno nacional de abrir las exportaciones de carne para las categorías D, E y F con destino a los mercados emergentes, y evaluó que la misma traerá “previsibilidad” y “confianza” al sector.

Creo que fue un gran paso. Nosotros pediremos de aquí en adelante que se garanticen estas promesas hechas desde el Gobierno”, manifestó Laucirica esta mañana en diálogo con radio AM750, respecto al compromiso de “no cerrar las exportaciones y no aumentar los derechos de las mismas”.

En ese sentido, agregó: “Nosotros veníamos reclamando desde hace mucho tiempo que hubiera una política integral en todo este manejo, que diera previsibilidad y que generara confianza en el sector porque esto posibilitaría mucha mayor producción, inversiones, empleo y trabajo”.

Del mismo modo, según el dirigente de Coninagro, con la disposición “los efectos sobre el precio y sobre la mesa de los argentinos quedarían, en alguna medida, solucionados”. Subrayó que los efectos sobre los precios "no se solucionan cerrando las exportaciones porque cerrarlas es más hambre para el momento y para mañana porque seguramente habrá mucha menos producción”, y evaluó, en línea con el Gobierno, que la “solución integral al problema es aumentar la producción”.

El Gobierno cerró las exportaciones de carne de forma provisoria por 30 días el pasado mayo, luego de irregularidades detectadas en varios procesos de embarques al exterior y un incremento de los precios internos que llegaron a situarse por encima del 80% en la comparación internanual.

Posteriormente, a mediados de junio, se implementó un nuevo esquema que reabrió las exportaciones con un cupo de hasta el 50% del volumen mensual promedio exportado en 2020 por cada frigorífico, manteniendo la prohibición para media res, cuartos con huesos y los siete cortes que son considerados los de mayor demanda doméstica que son asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

Tras la disposición, entre julio y octubre, la carne registró cuatro meses consecutivos de bajas en los precios, según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva).

En octubre se flexibilizó el cupo permitiendo exportar 140.000 vacas categoría D y E (también denominadas “vaca conserva”) con destino a China, país que absorbe el 75,9% del total de los despachos del país.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés