Los salarios (en pesos y dólares), en alza hasta las elecciones

Los analistas observan que las principales variables económicas llegarán con un modesto envión a las próximas elecciones.

10 de agosto, 2021

Los salarios (en pesos y dólares), en alza hasta las elecciones

Falta muy poco para las elecciones. Las PASO se harán el 12 de septiembre y las generales, el 14 de noviembre. Si bien varias cosas pueden cambiar en una Argentina tan vertiginosa como la actual, otras cuestiones ya están jugadas.

El oficialismo viene aplicando la clásica receta de años electorales: atrasar el tipo de cambio y las tarifas para moderar la inflación, y estimular el gasto fiscal para dinamizar el consumo.

Para Equilibra, las principales variables económicas, y en especial las de mayor sensibilidad social, llegarán con un modesto envión a las próximas elecciones. Así lo consignó la consultora en su último reporte, donde proyectó una evolución positiva de la actividad económica, el empleo, los salarios y la inflación durante los próximos meses previos a las citas electorales.

El trabajo rescató que la receta aplicada por el Gobierno no es infalible y su éxito tampoco es garantía de una victoria electoral. “Pero sin lugar a duda, llegar a las elecciones con una economía en recuperación, la segunda ola de contagios superada y un mejor humor social vinculado a la recomposición del poder de compra de las familias y la mejora de indicadores sociales, será clave para incrementar las chances de una victoria oficialista”, argumentaron.

Actividad 

A medida que se aceleró el ritmo de vacunación, y cayó el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva, se siguieron relajando paulatinamente las restricciones vigentes. Como consecuencia, los niveles de movilidad ya son similares a los de mediados de marzo de 2020, cuando aún no se había establecido la cuarentena, pero empezaban a confirmarse los primeros contagios.

En base al estudio, la actividad económica cayó, en términos desestacionalizados, en torno al 1,5% en el segundo trimestre respecto al primero. El piso lo marcó mayo, debido al mayor impacto por la segunda ola. De todas formas, Equilibra proyectó que el PIB crecerá medio punto en el tercer trimestre y un punto en el cuarto, para cerrar el año con una recuperación en torno al 7%. “En Argentina, el costo económico asociado a la cuarentena ha sido mayor que en otros países, y la actividad retomará sus niveles prepandemia recién en 2022”, consideraron.

La consultora también consignó que el PIB per cápita en pesos constantes cerrará el año en sus menores niveles desde 2006, exceptuando 2020. Respecto a 2019, la caída rondará el 5,4%, con una menor participación de la remuneración del trabajo asalariado respecto de las últimas elecciones presidenciales: en el primer trimestre de 2019 representaba 49% del valor agregado bruto contra el 46,1% en el primer cuarto de este año.

Empleo

Respecto al empleo, estimaron que llegará a las elecciones con 377.000 puestos menos que en el primer trimestre de 2020, previo a las restricciones, y 231.000 puestos por debajo de la previa de los comicios de 2019. “Entre los asalariados, el empleo privado formal también llegará a las primarias por debajo de sus niveles de 2019 (-177.000), mientras que el empleo público habrá sumado 63.000 empleos”, detalló el informe. 

Por su parte, afirmaron que el segmento informal, que fue el que más sufrió con la pandemia, llegará a las elecciones habiendo perdido 263.000 empleos respecto a los últimos comicios. En tanto, el empleo no asalariado es el que más dinamismo viene mostrando, con un importante aumento del número de monotributistas y autónomos, y llegará a las elecciones con 147.000 puestos más que en 2019. “En este escenario, la tasa de empleo cerrará el tercer trimestre tres puntos por debajo de la de 2019”, manifestó Equilibra.

Inflación y salarios

Una apuesta importante del Gobierno, para llegar con mejor imagen a las elecciones, tiene que ver con una promesa que la inflación puso en duda durante los primeros meses del año: que los salarios le vayan a ganar a la inflación. De ese punto también depende que haya buenos niveles de consumo y que la rueda de la economía comience a girar. 

El informe resaltó que el anclaje del dólar y el congelamiento de tarifas permitirán que las variaciones de precios mensuales desciendan por debajo del 3%, un piso que no se rompió durante los primeros seis meses del año. Así, la inflación anualizada del segundo semestre rozará el 39%, lo que implica una desaceleración importante respecto al 57% anualizado de la primera mitad del año. Igualmente, “preocupa la inflación en alimentos, que se ha movido por encima del promedio general en lo que va del año, afectando principalmente a los sectores de menores ingresos”. 

Así las cosas, Equilibra proyectó que, como resultado de la reapertura de paritarias, el poder de compra de los salarios evidenciará una mejora de 3 puntos porcentuales en el tercer trimestre, “que se traducen en 5 kilos de asado más”. Es interesante notar que el salario real cayó 22% desde mediados de 2018 a la fecha y 3% desde que asumió Alberto Fernández la Presidencia. Antes de noviembre, el salario real sumará un punto más.

La merma en kilos de asado que puede comprar un salario medio fue de unos 70 kilos desde mediados de 2018 y 55 kilos desde diciembre de 2019. En pesos de hoy, el salario medio cayó 5% respecto al de las primarias de 2019 y 14,3% en comparación a las de 2017.

Por otro lado, y según el trabajo, la masa salarial real (el salario real multiplicado por el número de gente empleada) llegaría a las elecciones habiendo crecido 5,1% en el último año, pero 7,2% por debajo del tercer trimestre de 2019. “Si además de los salarios, sumamos jubilaciones, asignaciones, y otros gastos sociales, la masa de ingresos reales de las familias llegará a las elecciones habiendo crecido un 2,6% en el último año, pero 4,4% por debajo del tercer trimestre de 2019”, repasó la consultora.  

Salarios en dólares

Otro punto interesante para analizar es la evolución de los salarios medidos en moneda dura. En dólares oficiales, el salario medio cerró julio en torno a US$ 920, US$ 137 por debajo del mismo mes de 2019 (previo al salto cambiario tras las PASO) y US$ 515 por debajo de la previa de las elecciones de 2017. 

Sin embargo, “gracias a la utilización del tipo de cambio como ancla nominal”, subieron US$ 70 desde el mínimo de mayo de 2020. “Si, en cambio, tomamos el dólar financiero en lugar del oficial, las mermas respecto a 2019 y 2017 ascienden a US$ 522 y US$ 900, respectivamente. Y la mejora desde el piso de mayo de 2020 se reduce hasta US$ 41”, dijo el reporte. 

Los salarios (en pesos y dólares), en alza hasta las elecciones
Fuente: Equilibra

De acá a las elecciones primarias, esperamos una suba de US$ 40 en el salario medio medido en dólares oficiales y de US$ 20 al paralelo, mientras que entre las PASO y las generales las mejoras serán de US$ 35 y US$ 9, respectivamente”, expresó Equilibra.

¿Qué mirará el electorado a la hora de decidir su voto: la suave recuperación de los próximos meses o la fuerte pérdida previa?

// El Gobierno llega a las PASO con el doble ciclo a favor

Push electoral y riesgo cambiario

Por su parte, el trabajo explicó que el costo fiscal de las medidas de “push electoral” (de impulso al consumo, programas de financiamiento a tasas subsidiadas y obra pública) rondará el 1,5% del PIB en todo el año. Para financiarlo, el Tesoro deberá acudir a asistencia del BCRA por AR$ 680.000 millones en lo que resta del año. 

Para Equilibra, las preguntas del millón son dos. 

-¿Podrá el mercado financiero digerir semejante volumen de pesos sin una devaluación o ensanchamiento de la brecha? 

-¿Podrá hacerlo durante los meses electorales, cuando el sector privado tiende a dolarizar su cartera?

La consultora subrayó que con un gasto fuertemente estimulado y el dólar oficial planchado, es indispensable que el gobierno logre controlar las brechas cambiarias. 

El BCRA seguramente deberá seguir interviniendo a un ritmo similar al de la segunda mitad de julio (unos US$ 25 millones diarios) para que la brecha “intervenida” se mantenga por debajo de 75% y la brecha “libre” no supere el 90%, remarcaron. Esto implica desembolsos por US$ 2.130 millones en los próximos cinco meses, la mitad de las reservas netas que el BCRA lleva acumuladas en el año.