Los bancarios lograron 45,1% y ahora ATE, que firmó 35% hace menos de un mes, pide reabrir

La Asociación Bancaria (AB) y las cuatro cámaras del sector acordaron ayer un aumento salarial de 45%. Ahora la ATE busca adelantar la revisión de paritarias para lograr una suba mayor al 40%.

23 de junio, 2021

Los bancarios lograron 45,1% y ahora ATE, que firmó 35% hace menos de un mes, pide reabrir

El Gobierno descartó la pauta de inflación del 29% y ahora busca que precios y salarios puedan converger en 40%. En ese marco, varios gremios están solicitando una renegociación de sus acuerdos y otros, varios ellos del sector público, ya firmaron dentro del nuevo esquema. El objetivo es que, cuanto menos en la previa electoral, el salario real se ubique por encima de la inflación.

Según el cálculo de Empiria Consultores, “las paritarias están en modo electoral”. Tal como detallaron, la mediana de los acuerdos firmados en junio se encuentra en 44%. Sin embargo, algunos sindicatos y cámaras empresarias no logran ponerse de acuerdo, y eso está generando cierta crecida en la tensión y los trabajadores amenazan con tomar medidas de fuerza.

paritarias 2021

La Asociación Bancaria (AB) y las cuatro cámaras del sector acordaron ayer, en una reunión virtual a cargo del Ministerio de Trabajo, que la paritaria firmada en 29% a principio de año pase a ser del 45%. Fuentes gremiales informaron que los trabajadores percibirán antes del 6 de noviembre, Día del Bancario, un mínimo de $100.000 en concepto del histórico bono por ese día no laborable, y que el acuerdo será revisado el 15 de diciembre.

Los voceros gremiales confirmaron que en un encuentro virtual con los empresarios, monitoreado por la Directora Nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, Gabriela Marcello y la Directora de Conciliación número 2 de la cartera laboral, Micaella Cimarelli, fue acordada la recomposición salarial que en la práctica será un poco superior al 45%. 

El acuerdo de revisión paritaria salarial para 2021 se sumó a la actualización del 2,1% operada en enero último sobre los salarios de 2020 y a su “base resultante” una mejora del 43%. Así, el incremento alcanzará 45,1%.

La representación sindical fue encabezada en la negociación paritaria por Sergio Palazzo y, entre otros dirigentes, participaron Eduardo Berrozpe, Alejandra Estoup y Gustavo Díaz

En contraste, la paritaria de la alimentación sigue sin acuerdo luego de una nueva audiencia entre gremios y empresarios que fue mediada por el Ministerio de Trabajo en la jornada de ayer. La representación sindical dejó trascender que la patronal aún no presentó una oferta “que garantice un resguardo del poder adquisitivo”.

En el encuentro, la parte empresaria insistió en un ofrecimiento “insuficiente y ajeno a las necesidades de los trabajadores/as del sector”, explicaron desde la Federación de Trabajadores de la Alimentación (Ftia). Los representantes gremiales ratificaron la necesidad de lograr un acuerdo salarial en base a la defensa del poder adquisitivo de los salarios, y por sobre los aumentos de precios que muestran los índices inflacionarios.

Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, la cartera de Trabajo decidió extender la conciliación obligatoria vigente por el plazo de cinco días más y fijó una nueva audiencia para este jueves 24 de junio. En audiencias previas, los empresarios presentaron una oferta de aumento salarial del 32%, lejos de las pretensiones de la organización de superar el 40% y ubicarse en línea a los acuerdos firmados recientemente en otras actividades.

El gremio que conduce Héctor Morcillo calificó el ofrecimiento como “mezquino” y “falto de razonabilidad” y reafirmó el pedido de una oferta que responda a las “necesidades de los trabajadores de la alimentación” y la “preservación de poder adquisitivo de sus salarios”. Además, la Ftia anticipó que de no haber un acuerdo al finalizar la conciliación definida por la cartera laboral se profundizará el plan de lucha iniciado en todas las plantas de alimentación del país.

Estatales pidieron revisión

En esa línea, ATE exigió ayer que se adelante la revisión que estaba prevista para noviembre, “porque es la única manera de garantizar que los salarios superen el nivel de inflación”. 

De todas formas, el secretario general de la organización, Hugo “Cachorro” Godoy, destacó que “haciendo una valoración de lo que está siendo el acuerdo paritario de este periodo 2021-2022, que empezamos a transitar el 26 de mayo pasado, el dato relevante y positivo es que la paritaria está permanentemente abierta”. El dato curioso es la fecha: la paritaria se cerró hace menos de un mes.

Cabe recordar que los estatales habían acordado una base del 35% en varias cuotas que, según destacaron, “mejoraron la situación particularmente en los sectoriales más numerosos y estratégicos como el Sinep, el de profesionales de la salud, con los civiles de las Fuerzas Armadas y lo científico tecnológico”. 

“La paritaria sigue avanzando en niveles por encima del 40% en las distintas sectoriales que se están abordando, entre ellas el Pami, Anses, sectores de la actividad nuclear y creemos que en este momento debería adelantarse la revisión prevista para noviembre porque lamentablemente los sectores de la especulación, de los formadores de precios, siguen actuando. El Gobierno tiene que cumplir con su compromiso de acordar salarios por encima de la inflación y que se garantice una respuesta acorde a esta situación”, puntualizó Godoy.

La necesidad de una nueva pauta

Abandonada la pauta del 29%, el Gobierno aún no definió explícitamente cuál es el nuevo número de inflación que espera para todo el 2021. No obstante, dio varias señales de cuál podría llegar a ser ese porcentaje. 

Si la intención es que las paritarias le ganen “unos puntos a los precios”, cabe pensar que desde la Casa Rosada esperan 40% para este año, 11 puntos porcentuales arriba de lo planteado en el Presupuesto. 

En esa línea apuntó el cotitular de la CGT, Héctor Daer, quien acusó ayer a los empresarios de generar “aumentos que no tienen idea de cómo explicar” y le pidió al ministro de Economía, Martín Guzmán, que “fije una nueva expectativa”. 

Para el sindicalista de Sanidad, “los salarios no son inflacionarios y para que haya recuperación económica los trabajadores tienen que recuperar el poder adquisitivo de su salario”. Asimismo, Daer está negociando con las cámaras de salud su paritaria para 2021, y no viene nada fácil.

Además, el Gobierno viene implementando varios mecanismos para contener precios y, además, volcar dinero “a la calle”. Un claro ejemplo es la eximición del impuesto a las Ganancias para asalariados que cobren hasta $150.000, con lo que se espera que haya $50.000 millones disponibles “extra” para el consumo. Eso regirá desde julio, cuando también se activen los anticipos por lo retenido en la primera mitad de 2021 y venga el aguinaldo. A eso sumó bonos para jubilados y programas sociales, así como la ampliación de la Tarjeta Alimentar, entre otras medidas.