Chile elegirá constituyentes para redactar una nueva Carta Magna

14 de mayo, 2021

Chile elegirá constituyentes para redactar una nueva Carta Magna

Este fin de semana, se llevarán a cabo históricas elecciones en Chile para elegir a los responsables de redactar una nueva Constitución.

Este proceso comenzó “informalmente” durante las multitudinarias protestas que sacudieron al país vecino en 2019. Tras los reclamos, en los que se exigió mayor igualdad social, el Gobierno de Sebastián Piñera accedió a realizar un referéndum para que la población decidiera si quería remplazar la Carta Magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

En octubre del año pasado, ganó el “sí” con el 80% de los votos. Ahora, este 15 y 16 de mayo, los chilenos deberán elegir a las 155 personas, entre los casi 1.400 candidatos, que tendrán que elaborar una nueva Constitución (la Convención Constituyente deberá estar compuesta por igual cantidad de hombres y mujeres y tendrá 17 lugares reservados para los pueblos originarios). Los elegidos dispondrán de nueve meses, con tres más de prórroga, para elaborar el nuevo texto que deberá ser aprobado en un nuevo plebiscito en 2022.

Además, también se votarán alcaldes, concejales y gobernadores regionales, lo cual eleva el número de candidatos a 16.730. Esto será algo inédito para las 16 regiones administrativas: el cargo de intendente existe hace tiempo, pero siempre fue nombrado por el propio presidente.

Las autoridades informaron que 14,9 millones de ciudadanos estarán habilitados para participar de la doble jornada electoral. Según el diario El Mercurio, el bloque oficialista de “Chile Vamos” lograría, como mínimo, el 33% de los constituyentes. Por su parte, la “Lista del Apruebo” sería la principal fuerza opositora y obtendría unos 40 cupos.

Respecto a la economía y la situación social chilena, la pandemia del coronavirus no ha ayudado a mejorar casi nada desde los incidentes de 2019. En 2020, el PIB se contrajo 6%, generando la pérdida de dos millones de empleos, y el déficit fiscal aumentó al 7,5% del PIB, el más alto en las últimas décadas. Esto repercutió directamente en la deuda pública, que aumentó 33% el año pasado.

Todos estos parámetros hacen pronosticar que la pobreza se elevará desde el actual 8% hasta el 12,2%. A esto se suma que la mitad de los trabajadores en el país vecino tiene un salario menor al promedio de los 400.000 pesos chilenos (US$ 550), cuando el costo de vida ronda los US$645. Este fin de semana podría ser el primer paso para generar un cambio.