El desafío de castigar a Trump sin afectar a Biden

12 de enero, 2021

El desafío de castigar a Trump sin afectar a Biden

El pedido de inicio de juicio político a Donald Trump tendría los votos suficientes en la Cámara de Representantes y sería presentado el miércoles, para que el Senado lo juzgue.

Se trata más de un gesto que de algo que pueda concretarse porque el 20 de enero Trump deja la presidencia. Y en ese caso, el impeachment no podría seguir, porque como señalan los expertos, el desplazamiento de un Presidente no está pensado como forma de castigo, sino como un mecanismo para proteger al país.

Otras alternativas que se analizan es que haya una sanción para Trump por parte del Congreso, algo que la Constitución prevé, que le impida volver a ser candidato.

De todas maneras, no resulta sencillo para Joe Biden definir una estrategia. Por un lado, hay pocas dudas que la actuación de Trump incitando a atacar a las instituciones merece algún tipo de sanción. Pero por otro, lo que menos necesita Biden en este momento es un Congreso concentrado en definir el castigo que le corresponde a Trump.

Biden requiere que el Senado le apruebe los nombramientos para el gabinete y que trate rápido sus iniciativas de asistencia para distintos sectores y de estímulos para la economía.

Además, su mensaje de unir al país no tendría un buen comienzo si la opinión pública se vuelve a polarizar en torno a la sanción a Trump. Que el Senado ocupe una parte del día en juzgar a Trump y la otra a avanzar con su agenda, como sugirió Biden ayer, no parece un camino viable en la práctica.

El objetivo es encontrar, como señala The Washington Post, un camino para que Trump rinda cuentas de sus actos y que al mismo tiempo Biden pueda avanzar con sin demoras con sus iniciativas al comienzo de su gestión.