Con los privados sufriendo, el blue siguió avanzando

24 de julio, 2020

Finanzas - bonos dudas mejoras dólar rueda precios Merval bolsa mercado

Por Luis Varela

Sin dudas, el tema más importante de ayer fue un nuevo récord de contagios del Covid-19, con 6.127 casos nuevos en 24 horas y 114 muertes, y ahora con peores datos en varias provincias, lo cual está empezando a provocar cierre de limites provinciales, con casos como los de Santa Fe y Córdoba que se sumaron al cierre del tránsito normal, lo cual sin dudas complica el comercio y debilitará aún más a la economía. Con ese complejo cuadro interno, se sumó, por si fuera poco, un rebrote de casos en muchos países que venían con el virus más amainado, como España, Australia, Israel, Hong Kong y Japón. Y subió la tensión dentro de Estados Unidos, no solo por el número de muertes, sino por el cierre del consulado chino en Houston, por sospechas de robo de datos intelectuales y privados. Y China advirtió que habrá represalias. Además de todo eso, siguieron apareciendo balances en la Bolsa de Nueva York, muchos de los cuales vienen bien para empresas que se benefician en la pandemia, como Microsoft que ganó US$ 38.271 millones en su ejercicio de 2020, 13% más que en el anterior. Pero muchas compañías tecnológicas empiezan a tener competencia y así Twitter cierra el semestre con US$ 1.236 millones de pérdidas.

Con semejante cuadro de situación empieza a titubear la cumbre de la Bolsa de Nueva York y las bolsas del mundo se ponen a las puertas de lo que muchos suponen será una baja generalizada. Ayer hubo caída en Wall Street, con los índices retrocediendo entre 1,2% y 2,3%, y en esta oportunidad el Nasdaq fue lo peor, por lo que de locomotora se está convirtiendo en vagón de cola. Y como lo peor de la pandemia se está notando en América Latina, hubo también una baja fuerte, del 1,9%, en la Bolsa de San Pablo.

Todas estas preocupaciones siguen debilitando al dólar en el mundo. Ayer los inversores globales se siguieron corriendo hacia divisas más duras, salvo en América latina, donde la huida natural de los inversores es por ahora hacia el dólar, aunque detrás de la suba del billete verde hay relaciones cambiarias que se van calentando más. Así, ayer en el exterior, el dólar subió 1,8% en Brasil, 0,6% en México y 0,4% en Chile, pero bajó 0,1% contra la libra y cedió 0,3% contra el euro y el yen.

En Argentina, muy debilitada por toda la coyuntura, el tema cambiario se va agravando. Ayer el Banco Central intentó anclar la moneda para que la huída del peso no se siga acentuando: volvió a perder reservas y sin embargo no logró que con bloqueo de cuentas y todo el dólar blue se acercara a su récord, pero otras monedas como el euro y la libra ya están en números sin precedentes.

Ayer el dólar turista subió 26 centavos hasta $98,62, el oficial subió 20 centavos hasta $75,86, el blue saltó $3 hasta $136. El dólar mayorista bajó 4 centavos hasta $71,84. El Banco Central volvió a perder reservas: se achicaron US$ 30 millones, hasta US$ 43.350 millones. Por lo que el dólar MEP bajó $ 2,67 hasta $ 111,78. Y el contado con limitación bajó $2,52 hasta $114,39. Pero la brecha entre el dólar oficial y el blue se acerca al 80% y la del CCL y el mayorista fue de casi 60%. Y, medidos en pesos, el euro subió 26 centavos hasta 83,22, el real subió 24 centavos hasta 13,77 y la libra subió 13 centavos hasta 91,40.

Esta huída del peso viene acompañada con un elemento no visto hasta ahora. Parte del sindicalismo se une a los empresarios para pedirle al Estado que baje los impuestos y que achique el gasto público que no es dirigido para apoyar las urgencias de la pandemia. Y se aglutinan los cortes y las manifestaciones para quejarse: los privados hacen todo el esfuerzo mientras que hay un cúmulo de empleados públicos que cobran fortunas cada mes, y están muy tranquilos en sus casas.

Con ese marco, el tic tac del final de la reestructuración de la deuda está en horas decisivas. Si dentro de seis días, el 30 de junio, el Gobierno no paga los bonos Discount y Par que surgieron del canje 2005, toda esa operación se reabrirá, por lo que crecerán más reclamos. Y, por si fuera poco, ayer hubo otro revés para la Argentina en los tribunales Londres por reclamos por el cupón PBI que también surgió de aquella negociación.

Por todo eso, muchos inversores arriesgados suponen que el Gobierno terminará firmando obligado el canje y los bonos estuvieron sostenidos, no así las acciones, que tuvieron bajas en Buenos Aires y posición mixta en los ADR de Nueva York. Con pocos negocios, los títulos públicos argentinos mejoraron y el riesgo país bajó 49 unidades, hasta 2.224 puntos básicos.

Pero la Bolsa porteña se sumó al desaliento de los mercados bursátiles externos. El índice S&P Merval bajó 0,5%, con operaciones por $2.371 millones. Y los ADR argentinos tuvieron mejoras en firmas como Cresud y Bunge, porque Rosario tuvo buenos precios en granos, pero se vieron bajas en Irsa, Globant y Edenor. Hay mucho desaliento inmobiliario por la ley de alquileres y hay temor en las empresas de servicios, por amenaza de estatizar a Edesur.

El clima de todas partes se va enturbiando. Y muchos inversores conservadores siguen buscando refugio, por lo que el oro siguió subiendo, acercándose mucho a los US$ 1.900 por onza. Pero por temor a un recrudecimiento de las cuarentenas el petróleo bajó, aunque los metales básicos y los granos estuvieron sostenidos. Y las criptomonedas recuperan luego de varias ruedas con debilidad.