9 provincias retomarán las clases presenciales en agosto

14 de julio, 2020

educación escuela pública Estadoeducación escuela pública Estado

Nueve provincias empezarán las clases presenciales a partir del 3 de agosto en forma escalonada y se enviarán $2.300 millones para que todas las jurisdicciones comiencen a efectuar obras en sus escuelas con el fin de adecuarlas a los protocolos marco aprobados en el Consejo Federal de Educación, informó hoy el Ministerio de Educación.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, se reunió por videoconferencia con gobernadores y sus pares provinciales para planificar el regreso a las clases presenciales en aquellas zonas, localidades, pueblos y microrregiones que se encuentren en la fase 5 de distanciamiento social. 

Los criterios sobre dónde, cómo, cuándo y en qué escuelas y secciones se retomarán las clases, serán responsabilidad de cada provincia. Nación afirmó que acompañará las decisiones de cada distrito y los ayudará a financiarse para el mantenimiento y reparación de infraestructura escolar y la compra de insumos de higiene y seguridad. 

“En cuanto a las provincias patagónicas, desde La Pampa hacia el sur , siempre teniendo en cuenta el análisis de la realidad epidemiológica y el sostenimiento nulo o bajo nivel de circulación del virus, estamos proyectando el regreso para fines de agosto y principios de setiembre”, dijo Trotta.

El encuentro contó con la participación de los gobernadores provinciales: Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Valdés (Corrientes), Gildo Insfrán (Formosa), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Sergio Uñac (San Juan), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Omar Perotti (Santa Fe), Alberto Rodríguez Saa (San Luis) y Juan Manzur (Tucumán).

En la reunión se coincidió en el criterio de una vuelta escalonada y progresiva, con asistencia alternada y oferta combinada en zonas libres de casos Covid-19, entre otras posibilidades, en pueblos con baja densidad poblacional, menor uso de transporte y ruralidad o plurigrado focalizando los esfuerzos en estudiantes con mayor necesidad de continuidad pedagógica por las limitaciones o ausencia de conexión a Internet. 

Las provincias podrán definir distintas fechas de tránsito a la presencialidad entre jurisdicciones, dentro de cada jurisdicción y para los distintos grados escolares. En este sentido, desde el Gobierno aclararon que la apertura de una escuela no significa necesariamente que todos los grados o años escolares van a retomar la presencialidad en esta primera etapa.

Asimismo, se priorizarán los establecimientos urbanos y periurbanos, donde haya una tasa regular mínima o nula de contagios y los momentos críticos de la escolaridad como lo son la finalización e inicio de los niveles educativos obligatorios.

“Debemos priorizar las zonas, localidades y pueblos donde las condiciones epidemiológicas lo permitan, de modo escalonado con enfoque en los últimos años de cada nivel, entendiendo que en muchos casos se hará de modo alternado, por grupos, combinando presencialidad con trabajo virtual o no presencial”, remarcó Trotta.

Y agregó: “No está en discusión la obligatoriedad de la educación básica, que deberá asegurarse tanto bajo la modalidad presencial como no presencial. En esta instancia excepcional se atenderán todas las situaciones en las que, por distintas razones, la presencialidad no pueda asegurarse. Manteniendo las acciones de evaluación que se vienen desarrollando, y la acreditación de saberes una vez que se haya regresado a las aulas”.

 

La inversión

El Gobierno invertirá $2.300 millones para retomar las clases presenciales. $500 millones serán destinados a transferencias de hasta $50.000, directo a las escuelas para la adquisición de insumos como alcohol, lavandina, artículos de limpieza, tapabocas, entre otros.

$1.300 millones serán utilizados para obras destinadas a provisión de agua, reparaciones de sanitarios y acondicionamiento de higiene y seguridad, con un sistema mixto: directo a escuelas hasta $400.000 y vía provincia montos mayores

Por último, $500 millones serán para reforzar del programa 37 de infraestructura escolar, destinado a reparaciones menores de las escuelas, con el objetivo de su puesta a punto para el reinicio de la presencialidad.

El sistema de asignación directa a escuelas se hará mediante una tarjeta de pago que la directora o director de la institución destina a la compra de materiales de los rubros aprobados. La distribución por jurisdicción estará directamente vinculada a las necesidades para las acciones de regreso a la presencialidad, conforme las defina cada provincia.

Dejá un comentario