Drexler: “El futuro de la música está en la web, la pandemia no hizo más que acelerar los procesos”

23 de abril, 2020

Por Iván Salomonoff (*)

 

¿Por qué la infancia es tan corta? Así se llama el nuevo simple del músico y compositor uruguayo Daniel Drexler. El tema viene acompañado de un video clip y es el adelanto de “Aire”, su octavo disco de estudio que además es un proyecto audiovisual dirigido por un equipo de cine bajo la dirección de René Goya (nominado a los Latin Gramy 2018).

 

“Lo que me disparó la idea de esta nueva canción fue ver a mis hijas saliendo de la infancia, y lo rápido que pasó”, dice el artista en diálogo con El Economista, refiriéndose al llamativo título de la canción. Y agrega: “sobre todo reflexiono sobre lo siguiente: si la humanidad duplicó su expectativa de vida en los últimos cien años, ¿por qué no se duplicaron proporcionalmente cada una de las etapas de la vida? La infancia sigue siendo corta. Siguen siendo diez, once o doce años, pero es mucho más corta todavía en relación al total de la vida actual. Qué loco hubiera sido que en este momento tuviéramos una infancia de veintidós, veintitrés años, una adolescencia que nos llevara hasta los cuarenta y de ahí entrar tranquilamente en la vida adulta. Es una canción de protesta: de protesta biológico-evolutiva”.

 

 

Drexler tenía el año musical planificado, pero la pandemia también afectó su calendario. “Suspendí todos mis shows de acá hasta agosto de 2020, por lo menos. Después veremos cómo se irá retomando la actividad. Pero tuve que pasar todo para el siguiente semestre. Por otro lado, lo que sí estoy haciendo es aprovechar este tiempo para ir lanzando las canciones y los videos de mi nuevo disco, y a su vez estoy componiendo y estudiando mucha música”.

 

Las crisis son, en muchos casos, oportunidades. Y así lo entiende el hermano de Jorge Drexler. “Estoy encerrado en casa estudiando, tomando tres clases por semana de composición a través de Skype y es algo que estoy disfrutando mucho. Esto también dispara un montón de mecanismos compositivos porque la composición también precisa éste silencio, esta necesidad de estar en casa, tranquilo. Así que, como dice el refrán: no hay mal que por bien no venga. En ese sentido la cuarentena está siendo muy provechosa. Hace tiempo que estaba necesitando parar un poco. Estaba yendo a un ritmo muy rápido, tocando mucho afuera de mi país y estaba buscando un espacio como para ponerme a estudiar, así que desde ese punto de vista el parate, dentro de todo lo negativo, me vino bien”.

 

La explosión de la era digital en la música, acelerada por el coronavirus, es una realidad que atraviesa a los músicos de todo el mundo. Sobre este tema y la relevancia que ha adquirido la música en las plataformas virtuales, Drexler aclara: “Los shows por streaming ya estaban sucediendo entre los músicos y creo que sin lugar a dudas van a ocupar un lugar cada vez más importante ya que esta pandemia no hizo más que acelerar los procesos. Hizo que muchísimas cosas se aceleren, como las clases a distancia o el tema del teletrabajo. Para mí los shows por streaming son una bendición y hay que ir encontrando la forma de que sean redituables”.

 

 

Respecto a la monetización de la música en la era digital, tema clave en estos momentos y que está estrechamente relacionado al salario de los músicos, afirma: “Se está peleando para que las plataformas de streaming también retribuyan el derecho autoral, es decir que no sólo nuestros contenidos estén dando vueltas por ahí sino que también de alguna manera recibamos algo por esos contenidos. Creo que ésta es una pelea linda, larga, que se va a seguir dando, y que ahí se juega nuestro futuro: porque sin lugar a dudas el futuro de la música está también en la web”.

 

Encrucijada

 

La vida de Drexler tuvo en su momento una encrucijada, en donde dos de sus mundos, el artístico y el científico (además de músico es médico) se vieron enfrentados. Pero con los años aprendió a convivir con ambas pasiones y, tal como afirmara en alguna entrevista, descubrió que esa encrucijada es una bendición y se dejó llevar por esos dos universos: “la búsqueda de la verdad y la búqueda de la empatía y el amor”.

 

Teniendo en cuenta su faceta de hombre de ciencia, aprovechamos para que nos dé su punto de vista sobre lo que está aconteciendo en el mundo con la pandemia y el nuevo rumbo que está tomando la humanidad.

 

“Una de las cosas que yo noto es que los ideales de la ilustración: el humanismo, el pensamiento científico, los Derechos Humanos, la república, la democracia, el respeto a los derechos de las minorías…todo eso surgió hace trecientos años más o menos, es decir que es bastante reciente para la humanidad. Y tengo la sensación de que en este momento esta pandemia está marcando un punto en el cual la ilustración definitivamente pasa a ser el mainstream del pensamiento humano. O sea, hoy en día, a nadie se le ocurrió ir a preguntarle a un hechicero o ir a ver las entrañas de las aves, o tratar de conectarse con dios para ver de qué forma podemos solucionar esto. Todo el mundo, hasta los políticos más burros como Trump, Bolsonaro y Johnson terminaron llamando a los científicos. Eso en cierta medida hizo que la ciencia en general, y sobre todo las ciencias médicas, claramente tomen un papel muy preponderante y que a todos nos quede clarísimo la importancia que tiene la investigación científica, tener un personal sanitario bien entrenado, tener camas de hospital suficientes. O sea, que estemos hablando de eso, es un subproducto de esta crisis”.

 

Y agrega: “En cierta medida, creo que la ilustración definitivamente toma un lugar. Hoy en día la humanidad está reaccionando en red, como siempre hemos reaccionado, para superar todos los problemas que hemos tenido en nuestra evolución, para adaptarnos al medio, pero esta vez lo hacemos centrando nuestra respuesta en el conocimiento científico. La velocidad con la que está pasando todo me tiene maravillado: a la semana que se declaró el primer caso en China ya se había descrifrado la cadena de ADN del virus. Yo veo permanentemente a través de mis colegas médicos cómo día a día va evolucionando la investigación, cuál es la idea que tenemos de qué es lo que produce la muerte a las personas que lamentablemente están muriendo en el mundo, y estamos adaptando cada vez mejor nuestra respuesta, en tiempo real”.

 

Por último, Drexler hace una analogía sobre las pandemias de otras épocas y deja un mensaje esperanzador para el futuro próximo de la humanidad.

 

“Cuando fue la peste negra, en la Edad Media, después de veinte años nadie entendió lo que había pasado. Entonces hay que poner en perspectiva que ahora estamos prácticamente a cuatro meses del inicio de una pandemia y ya estamos muy cerca de tener una vacuna y de entender cómo tratar a los pacientes graves”, concluye.

 

(*) Periodista y músico @ivansalomusica

 

Dejá un comentario