Por un día de la mujer verde, celeste y por la igualdad de género

8 de marzo, 2020

Por Sandra Choroszczucha Politóloga y Profesora (UBA)

 

Las mujeres nos encontramos desde que somos mujeres luchando por conquistar derechos elementales, necesitando imperiosamente ocupar espacios familiares, sociales y laborales que nos fueron relegados y negados brutal e injustamente. Pero felizmente, en los últimos años, las mujeres logramos en proporciones formidables lo tan deseado y merecido.

 

Hoy nos encontramos empoderadas, nuestros derechos comenzaron a respetarse y a honrarse, mientras continuamos siendo escuchadas con tanto respeto cuando pretendemos seguir conquistando nuevos derechos y espacios de poder.

 

Desde fines del Siglo XIX, luego de luchas y reclamos interminables, con el fin de que la mujer logre la justa ecuanimidad en sociedades que discriminaban y negaban los más elementales derechos femeninos, en 1975, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estableció que era necesario reivindicar los derechos de la totalidad de las mujeres, y que un Día Internacional de la Mujer debía simbolizar el valor de la mujer y la necesaria conquista de los numerosos derechos femeninos oprimidos.

 

En el mundo entero se conmemora cada 8 de marzo un nuevo Día Internacional de la Mujer y, como es de esperar en este preciso día del 2020, las distintas naciones pretenden organizar diferentes manifestaciones artísticas y recreativas, donde poder abrazarnos y seguir expresando con sublime reivindicación la necesidad de que las mujeres sigamos logrando la igualdad.

 

Informarnos que existirán en Argentina, este 8 de marzo, masivas movilizaciones de integrantes de los colectivos de pañuelos verdes versus los celestes en diferentes puntos del país, donde el enfrentamiento de mujeres contra mujeres por el apoyo o el rechazo a la legalización del aborto, se materializará en protestas y prejuicios sobre “la otra” que piensa y siente diferente, es triste e incongruente.

 

Así, se congregarán grupos de mujeres del movimiento feminista en diversos lugares, cuyo evento más importante se realizará en la Ciudad de La Plata, mientras otro grupo de mujeres, convocado por la Iglesia Católica argentina, se reunirá en la Basílica de Luján para ratificar su rechazo al proyecto que impulsa el Gobierno para despenalizar el aborto.

 

Luchamos siglos para que se respeten las diversidades y dejen de discriminarnos, y hoy nos atrevemos a no respetar nuestras propias diferencias y a discriminarnos entre nosotras. Así, en una suerte de riña simbólica, dos colores hoy parecen enfrentarse representando dos concretos universos femeninos, que decidieron prolongar la espantosa lucha de poder, esa lucha de poder que nos anuló y nos lastimó impiadosamente a lo largo de la Historia.

 

Las mujeres hemos sufrido tantas faltas, injusticias y discriminaciones, que pretender conquistar aquellos espacios ansiados y negados por siglos, a través de un juego de suma cero, donde unas se arrogan todos los derechos, y las demás deben perderlos todos, echa por tierra el espíritu de lucha que nos condujo y debe seguir conduciéndonos hacia una mayor equidad entre nosotras y los diversos géneros.

 

¡Feliz día a todas las mujeres!