La quiebra de una low cost hace tambalear la economía de Islandia

23 de mayo, 2019

La reciente quiebra de la aerolínea de low cost, Wow Air, dio un golpe tan fuerte a la industria turística de Islandia y a la economía en general, que el banco central redujo el miércoles su tasa de interés principal en medio punto al 4%. También dijo que la economía ahora está programada para contraerse un 0,4%, en comparación con una estimación previa de crecimiento del 1,8%.

 

El anuncio deja en claro lo mal que el fracaso de Wow Air afectó a Islandia, que también según reportes, viene de una temporada de pesca desastrosa. La aerolínea ayudó a convertir el turismo en la mayor fuente de ingresos de Islandia, alimentando un auge que sacó al país de su colapso financiero hace más de una década. Su desaparición en marzo supuso un abrupto final a ese auge.

 

El turismo en Islandia viene creciendo impulsado por atracciones como la aurora boreal, pero también por nuevas modas como las rutas que recorren los paisajes que se han popularizado a raíz del éxito de la serie Game of Thrones. Sin embargo, el sector turístico se vio abruptamente afectado por el colapso de la aerolínea Wow Air, a lo que se añadieron los problemas de su competidora Icelandair: tuvo que dejar en tierra los aviones Boeing 737 MAX que opera tras el accidente mortal de Ethiopian Airlines a principios de marzo.

 

Al igual que otros operadores europeos que colapsaron, Wow había estado luchando para hacer frente a los costos de combustible fluctuantes y el exceso de capacidad en la industria. Múltiples rondas de conversaciones con posibles inversores al final no lograron un rescate.

 

 

El Banco Central de Islandia dijo que el “deterioro de los pronósticos económicos ha provocado que las perspectivas de inflación cambien notablemente en un corto período de tiempo”.

 

El banco revisó el martes su pronóstico de desempleo para este año a 3.9%, mientras que pronostica que la inflación alcanzará un máximo de 3.4% en 2019 antes de que disminuya hacia la meta de 2.5% en los próximos dos años.

 

En tanto, el Gobierno señaló que podría intervenir para ayudar a la economía. Ha pasado los últimos años reduciendo la deuda, mientras que el banco central ha estado engordando sus reservas de divisas. “Aunque la contracción económica será un desafío para los hogares y las empresas, la economía es mucho más resistente que antes”, aseguró el banco. “Además, la política monetaria tiene un margen considerable para responder a la contracción, en particular si la inflación y las expectativas de inflación permanecen cercanas a la meta, como se prevé actualmente”.

 

Dejá un comentario