“Podemos dar mejores tasas de crédito que los bancos”

15 de septiembre, 2017

“Podemos dar mejores tasas de crédito que los bancos”

 

Entrevista a Daniel Rabinovich Chief Technology Officer (CTO) de Mercado Libre Por Alejandro Shaw

 

Daniel Rabinovich, Chief Technology Officer (CTO) de Mercado Libre, conversó con El Economista sobre la expansión de Mercado Crédito, la plataforma de préstamos de la compañía que utiliza Inteligencia Artificial (IA). Este servicio financiero se basa en un innovador modelo de scoring, entre el historial de ventas y reputación, para dar acceso a préstamos 100% online a miles de personas en América Latina. Sólo en la Argentina, desde febrero de 2016 al 31 de agosto de 2017, la empresa otorgó 5.933 créditos a 4.780 vendedores por $559 millones.

Por el momento, Mercado Crédito sólo opera en Argentina, Brasil y México. Sin embargo, el potencial que tiene es bastante interesante, debido a que Mercado Libre cuenta con 9,4 millones de vendedores y 27,7 millones de compradores activos en la región. Además, en la plataforma se realizan 4.000 búsquedas por segundo y seis compras por segundo de los 85 millones de productos listados.

 

¿Cuáles fueron los primeros pasos que dieron para aplicar la IA?

Hace unos cuantos años, cuando teníamos que aplicar IA para evitar que los usuarios se porten mal eran equipos enormes para construir las bases de datos, tenían que guardar los datos. Debían leer papers para entender cómo escribir esos algoritmos. Todo eterno, todo caro. Hoy los algoritmos están publicados en Internet, pero no para que vos los copies, si no para que vos los uses. Todas las empresas grandes de software tienen algoritmos que corren para vos. Vos les subís la data y te devuelven la data masticada. No hubiésemos tenido que juntar la data, hacer la base datos. Para la base de datos ni siquiera tenés que tener servidores, hoy la podés guardar en la nube (almacenamiento virtual).

 

¿Cómo la utilizan actualmente?

El primer paso que dimos en machine learning fue la optimización de nuestro propio buscador. Cada persona que usa
el buscador lo hace un mejor buscador. El software se vuelve mejor con el tiempo porque continuamente está aprendiendo con el uso. Nuestro buscador era “más tonto”. Después empezó a aprender de lo que buscaba la gente y lo que hacía después de buscar. Si una persona escribe la palabra Babolat, suele buscar más raquetas que raqueteros, entonces le mostramos más raquetas que raqueteros. Ambos productos tienen la misma palabrita en el título, pero el uso no es lo mismo. Todas esas reglas, que son imposibles de escribir a priori, es lo que aprenden estos bichos.

“Hace unos cuantos años, cuando teníamos que aplicar IA para evitar que los usuarios se porten mal eran equipos enormes para construir las bases de datos, tenían que guardar los datos. Debían leer papers para entender cómo escribir esos algoritmos. Todo eterno, todo caro”

 

¿Cuál es el producto más novedoso que utilice IA?

Mercado Crédito es un producto que está basado en entender quienes y por qué pueden tener un crédito. La mayoría de la gente que le vamos a dar créditos no está bancarizada. Son créditos que quizás un banco no les daría. La data que está guardada en el sistema de los bancos no llega a saber lo que nosotros sabemos de nuestros vendedores. Inclusive de los compradores. En cambio, la industria financiera tradicional lo que ve de un consumidor es lo que hoy sabe un buró de crédito como Veraz.

 

¿Desde cuando funciona Mercado Crédito? Está disponible desde el año pasado en Argentina, en Brasil y está arrancando en México. Es un producto muy fuerte para los vendedores porque es más simple para nosotros entender la trayectoria de crédito debido a que operan a través de nuestra plataforma. Conocemos toda su trayectoria, todo lo que venden, lo que despachan, con lo cual estamos mucho más omniscientes y perfectamente podemos saber que ofrecerles. Podemos dar mejores tasas a los vendedores a los que nadie les daría créditos. Hay que hacer cuentas pero es más fácil.

 

¿Y para los consumidores cómo funciona?

Es un poco más difícil. Para que algo sea simple para el usuario, es más complejo abajo del capot. Para que vos simplemente veas un crédito, se necesita un montón de complejidad para entender que vos realmente te lo merecés y lo puedas honrar. Pero ya es se están haciendo las primeras pruebas para los compradores.

“El software se vuelve mejor con el tiempo porque continuamente está aprendiendo con el uso. Nuestro buscador era “más tonto”. Después empezó a aprender de lo que buscaba la gente y lo que hacía después de buscar”

 

¿Algo más con IA?

Los productos de recomendaciones. Cuando ves un producto ya te estamos recomendando otro, esto ya está en producción. Recomendamos sustitutos y complementarios. Un sustituto sería, si estás viendo un celular, mostrarte un celular mejor. Y un complementario sería mostrarte fundas y accesorios. Ambas cosas son interesantes y para entender como recomendar, de vuelta, no puedo escribir una regla, porque hay millones de productos. Entonces, lo que hacemos es aprender de lo que hacen millones de usuarios, poner todo en el sistema y automáticamente generar recomendaciones. El uso de ese sistema va haciendo el sistema mejor. Por eso, nuestros sistemas de recomendaciones actuales están OK, creo que dentro de un año van a ser muchísimo mejores porque están aprendiendo de sí mismos.

 

¿Qué los diferencia de otros e-commerce de la región que se quedaron a mitad de camino?

Nosotros operamos todo el tiempo con la premisa de que no mejorar implica morirse. Compañías que eran el “holy grail” (santo grial) del mundo, como Nokia, que era la mejor empresa de Europa, hoy está preguntándose para dónde ir. Todo el mundo tenía una BlackBerry, hoy todos se olvidaron de BlackBerry. Empresas fenomenalmente grandes se murieron en muy poco tiempo o, quizás, perdieron mucha relevancia. En muy poco tiempo podés pasar a ser irrelevante y puede ser peor que morirse. Eso lo tenemos muy en claro, desde siempre. Que hoy seamos la compañía más grande de América Latina, de la Argentina y ganando en todos los mercados, todo eso puede cambiar el año próximo. Todos los cambios drásticos que hicimos apuntan a evitarlo.

 

Para que algo sea simple para el usuario, es más complejo abajo del capot. Para que vos simplemente veas un crédito, se necesita un montón de complejidad para entender que vos realmente te lo merecés y lo puedas honrar

 

¿Qué hicieron para reinventarse?

Hace dieciocho años éramos una empresa de subastas, para vender cosas usadas. Lo primero que dijimos vamos a vender cosas nuevas y las subastas quedaron en el tiempo. Fue una reinvención muy grande. Antes cobrábamos por publicar, hoy no cobramos nada por publicar. Sólo cobramos una comisión por venta. No teníamos pagos, no teníamos envíos, no queríamos tocar inventarios. Ahora estamos muy metidos en los pagos y los envíos porque vimos que es una mejor experiencia de usuario. No tenemos miedo en sacrificar vacas sagradas. Vendemos cepillos de dientes y comida para perros y mañana vamos a querer vender lechuga. Vemos para dónde va el mercado y rompemos lo que haga falta romper internamente para poder reinventarnos todo el tiempo. Prefiero que la disrupción venga de adentro y no de afuera. Muchas compañías terminan muriendo porque se aferran tanto a lo que, en un momento, anda bien pero después no innovan.

 

¿Hay que regular la IA y cuáles son los límites?

No tiene sentido limitar el desarrollo de la IA, porque es tapar el Sol con la mano. Hay que limitar y regular muy bien su uso. Si hay alguna compañía dominante que abusa de su posición, me parece bárbaro que insistan los gobiernos para que eso no pase. Con todas las innovaciones pasó lo mismo. Como cualquier agente lógico es necesario ir migrando de a poco, pero me parece que como sociedad vamos a estar mucho mejor. Creo que el Gobierno siempre tiene que lograr que nadie abuse y si hay minorías a las que les duele la transición el Gobierno debe asistirlas. Porque tampoco es bueno que de un día para el otro dejen de existir las máquinas de escribir y que los dactilógrafos se mueran. Estaría bueno que los ayuden. Tampoco vas a parar el progreso porque hay un grupo de empleos que están en riesgo. Hay que regularlo, pero no limitar el progreso.