Empresarios de la energía pidieron un precio alto para el gas

1 de diciembre, 2016

Marcha atrás del Gobierno con el aumento retroactivo del gas en 24 cuotas

 

Los principales empresarios del sector energético reclamaron ayer mayor previsibilidad de precios para el gas natural y nuevas pautas de trabajo (ver aparte) que permitan reducir el costo laboral en los yacimientos, con el objetivo puesto en desarrollar los no convencionales en el mediano plazo. “Necesitamos fijar un precio de referencia para el gas de Vaca Muerta en el orden de US$ 7 a US$ 7,5 por millón de BTU para tener una referencia para un período claro: cinco años como mínimo para dar impulso al sistema, alcanzar economía de escala y permitir el desarrollo”, lanzó Paolo Rocca, CEO de Techint, en el marco del encuentro “La energía como motor de desarrollo”, organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

 

En la misma línea opinó Marcelo Mindlin, CEO de Pampa Energía, una de las firmas que más creció y más se diversificó en los últimos meses. Luego de destacar la fuerte reacción de las inversiones en el sector de energía eléctrica, el presidente de Edenor aseguró: “Si en el sector de hidrocarburos, el Gobierno plantea un esquema de precios previsibles, con mucha visibilidad, para saber hacia dónde vamos después de 2017, cuando se termina el Plan Gas, la reacción del empresariado va a ser igual, van a invertir fuertemente”.

 

En diciembre de 2017 vencen el Plan Gas 1 y 2, diseñados por el kirchnerismo y mantenidos por el macrismo, por el que las empresas con inyección completa reciben US$ 7,5 por millón de BTU, por encima del precio al que se importa el combustible de Bolivia o por barco en GNL. El último mes de 2018, en tanto, concluye el tercer Plan Gas.

 

En ese sentido, lo que piden los empresarios es una garantía de precios elevados más allá de ese período. Así lo puso Fernando Giliberti, vicepresidente de Estrategia y Desarrollo de Negocios de YPF: “En el manual petrolero, lo que uno busca es un mecanismo de precios en el largo plazo que permita llenar en la planilla de cálculos de retornos de inversión suficientes casilleros de manera tal que la inversión sea rentable”. “La previsibilidad de precios a largo plazo es importante”, aseguró y respaldó que con un precio de US$ 7,5 por millón de BTU durante cinco años “tranquilamente” se logrará perforar 1.000 pozos por año, como consideró Rocca que es necesario para el desarrollo pleno de Vaca Muerta. Por su parte, el gobernador neuquino Omar Gutiérrez también reclamó la ampliación del Plan Gas “por lo menos hasta 2020” y la eliminación de las retenciones al petróleo y gas.

 

En la primera fila, y posterior a los empresarios en el cronograma del evento, esperaba el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren. Para los empresarios del sector, el estímulo de precios es indispensable para que lleguen las inversiones, mientras que para el Gobierno, un gas caro implica más subsidios –y un esfuerzo fiscal consecuentemente más alto, en un momento de cuentas públicas ajustadas– o un costo político elevado, si trasladan el costo a los usuarios. Por eso, el entredicho entre unos y otros vuelve una y otra vez a primera plana.

 

“No creo en los dos precios o en el spread de US$ 3,5 entre el gas consumido y el producido por tantos años, pero sí con mejorar las condiciones para que se tome la decisión de invertir”, respondió el ministro a su turno, y profundizó luego, en diálogo con la prensa presente. “(Rocca) es alguien que produce y que por lo tanto le conviene tener un precio atractivo para rentabilizar su inversión, pero también hay alguien que consume, como las industrias, que quieren tener su costo más bajo. Nosotros tenemos que estar en el medio, laudando, arbitrando, sobre qué es lo que le conviene al país y no solo a un único sector”, sostuvo y aseguró que el precio de US$ 7,5 por millón de BTU es un “tope” que debería bajar a US$ 7 o US$ 6,5 en el futuro para estimular las inversiones y al mismo tiempo, “dar señales de que los precios van confluyendo a valores un poco más bajos”. El ritmo de esa merma, es lo que todavía es una incógnita.

 

Del evento, participaron también el ministro de Producción, Francisco Cabrera, el ex secretario de Energía, Daniel Montamat, y empresarios del sector.